Acróstico de sensibilidad

Se puede definir como Acróstico a la composición poética que se caracteriza por el hecho de que letras iniciales, centrales o finales de sus versos conforman una palabra con sentido, que puede ser leída, verticalmente, de arriba abajo, y que también recibe el nombre de Acróstico en el campo literario.

Origen de los Acrósticos

Con respecto a su etimología, las fuentes especializadas refieren que la palabra acróstico, etimológicamente proviene de dos palabras griegas: ákros, que significa “extremo o final”; y stikhos, que puede traducirse como “verso”. De esta forma, la palabra Acróstico significaría exactamente –tomando en cuenta su origen etimológico- “verso del extremo”, por lo que algún poeta ha indicado que esta palabra contiene dentro de su estructura su propia definición.

Por su parte, los historiadores han indicado que los primeros en cultivar este tipo de Poesía fueron los poetas provenzales. Sin embargo, algunas investigaciones han revelado que los trovadores de la Lengua provenzal en realidad aprendieron este tipo de composiciones de los poetas castellanos, por lo que sería la Lengua Castellana entonces la primera en practicar este tipo de poema, que ha sido usada en determinados momentos históricos, sobre todo durante algunas de las vanguardias artísticas.

Definición de sensibilidad

En cuanto a la definición de Sensibilidad, ésta se puede considerar como la cualidad por medio de la cual un individuo presenta una disposición especial a conectarse emotivamente con las cosas y seres que los rodean. Así mismo, esta definición puede ampliarse también a la capacidad de afectación que puede experimentar un individuo con respecto al ambiente en donde se desarrolla. De esta forma, una persona sensible es aquella que es capaz de entablar relaciones de empatía y solidaridad con los seres que los rodean, así también como de ser afectados por los objetos, atmósferas, situaciones y colores pertenecientes al ambiente que los rodea.

De esta forma, la Sensibilidad se revela también como una cualidad que –aun cuando es natural e inherente al ser humano- debe ser cultivada desde la niñez, responsabilidad que recae entonces en padres y maestros, quienes deberán emprender distintas estrategias a fin de cultivar la Sensibilidad en los más pequeños. Un buen ejercicio es enseñarle a los niños que las emociones propias y ajenas importan mucho, por lo que nunca se le deberá decir al niño, cuando se caiga o golpee o se asuste que “no ha pasado nada”, por el contrario hay que explicarle lo que ha sucedido y cuál es el sentimiento que experimenta, para que así el niño crezca aprendiendo a identificar y manejar sus emociones, al tiempo de que cobra conciencia sobre su importancia, y por ende también entenderá la importancia que tienen las emociones del otro.

Otra buena forma de sembrar y cultivar la cualidad de la Sensibilidad en los más pequeños es el Arte, puesto que esta disciplina y sus distintas manifestaciones (Literatura, Pintura Escultura, Poesía, Teatro, etc.) hacen que el niño cobre conciencia de su entorno, estableciendo nuevas relaciones con él, y volcándose hacia los otros y los elementos que están a su alrededor, desarrollando de esta forma un nivel de Sensibilidad.

Acróstico de Sensibilidad

Regresando al tema de los Acrósticos, valdría decir que en la mayoría de los casos los poetas que desarrollan este tipo de composiciones se decantan por inspirarse en nombres propios de personas, animales, empresas, países o ciudades. No obstante, en algunos casos, los escritores también optan por componer acrósticos que busquen transmitir cualidades, valores o capacidades humanas, a fin de fomentar su cultivo entre las personas a quienes llegue el poema.

Un ejemplo de ello lo puede constituir este Acróstico compuesto en torno a la cualidad de la Sensibilidad. A continuación, el texto:

Somos todos seres
Espirituales, con un universos dentro de nuestra conciencia.
No podemos nunca cultivar la indiferencia o el olvido
Sobre aquello de nos rodea,
Incluso si nos molesta. Por el contrario, debemos
Beber de todas las fuentes,
Interactuar con todos los seres,
Limpiar nuestras almas,
Interesarnos por todos, y
Dar
A los otros como si nos
Diéramos a nosotros mismos.  

Imagen: pixabay.com

Acróstico de sensibilidad
julio 15, 2016
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar