Biografía de el marqués de Sade

Donatien-Alphonse-François de Sade, mejor conocido históricamente por su título nobiliario del marqués de Sade. (París, Francia, 2 de junio de 1740 – Chaderton, Francia, 2 de diciembre de 1814). Noble, filósofo y escritor francés, quien es reconocido por sus controversiales historias, las cuales han sido catalogadas como de gran contenido sexual, dando incluso nombre a la inclinación de obtener placer a través del dolor que se puede infligir en otros, lo cual ha sido bautizado en su honor -desde el siglo XIX- como sadismo.

Primeros años

Según lo que apuntan sus biógrafos, Donatien-Alphonse-François nació el 2 de junio de 1740, en el Hôtel de Condé, residencia de los príncipes Condé, ubicado en París, convirtiéndose en el primogénito y único hijo de Jean-Bastiste François Joseph de Sade y su esposa de Marie Eleonore de Maille de Carman, ésta última perteneciente a la casta noble de los Borbón, y quien se desempeñaba como dama de compañía de la princesa Condé.

Por esta razón,  Donatien-Alphonse-François contará con el privilegio de criarse y recibir educación junto al príncipe Luis José De Borbón-Condé. No obstante, cuando este futuro escritor cumple los cuatro años, debe abandonar su hogar en el palacio de los príncipes, para trasladarse al castillo de Saumane, a fin de quedar bajo la tutela de su abuela paterna, puesto que sus padres debían trasladarse a Colonia, motivado a la nueva responsabilidad de su padre, quien se desempeñaba dentro de la corte como Diplomático. Un año después, su padre le pide a su hermano, Jacques François Paul Aldonce de Sade, que se encargue de la educación del pequeño Donatien-Alphonse-François.

Este noble, cumplía con la función de ser abad de Saint-Léger d’Ebreuil, siendo además un reconocido escritor. No obstante, Jacques François Paul Aldonce de Sade también contaba con fama de libertino. Complaciendo el pedido de su hermano, este noble llevó al pequeño Donatien al monasterio Saint-Léger d’Ebreuil, donde se le fue asignado como abab a Jacques Francois Amblet, quien lo acompañaría a lo largo de los años.

Regreso a París

Después de pasar algunos años viviendo en claustro, y luego que su madre ingresara a un convento, el pequeño Donatien regresa a París. De acuerdo a lo que dicta la historia tenía diez años. En compañía de su inseparable abad, ingresa al colegio Louis-le-Grand, manejado por jesuitas, en donde se entrega fervientemente a la lectura, sobre todo de aquellos libros que podían darle cuenta sobre culturas lejanas. Así mismo, durante estos años desarrolló especial pasión por la música, el esgrima, la escultura y sobre todo el teatro.  No obstante, el arte que más le atraía era la Pintura.

Carrera militar

Luego de años de formación, y a pesar de sus gustos artísticos, el 24 de mayo de 1754, unos meses antes de cumplir los 14 años, Donatien ingresa a la Academia Militar. Un año después, habiendo conseguido el grado de subteniente honorario, comienza a formar parte del cuerpo élite del Ejército Francés, demostrando con esto una carrera impecable, que igualmente lo llevaría un año después al Regimiento Real de Infantería, donde ascendería con el cargo de Segundo Teniente, en donde seguiría desarrollando su carrera militar.

Su participación marcial más importante tuvo lugar con motivo de la Guerra de los Siete Años, la cual estalló oficialmente el 19 de mayo de 1756, ofreciéndole la oportunidad a Donatien de comandar, desde el grado de teniente, cuatro compañías, junto a las cuales se enfrentó a los ingleses, que se encontraban bajo el mando del Conde de Provenza. Fue un ataque feroz y frontal, en donde a pesar de las numerosas bajas, se lograron los objetivos logrados.

Así mismo, durante su ida al frente de Prusia, lograría importantes cargos y distinciones, como por ejemplo cuando fue nombrado portaestandarte en el Regimiento de Carabineros del Rey (1757) o cuando fue ascendido al rango de capitán, dentro de la caballería de Borgoña durante el mismo año. Seis años después, la guerra termina, sellándose el Tratado de París, lo cual hace que Donatien regrese a Paría, durante el año 1763.

Boda

Preocupado siempre por el futuro de su hijo, el padre de Donatien comienza –desde el regreso de éste- a negociar la boda de su hijo, a fin de poder consolidar una buena alianza con algunas de las familias más influyentes de la nobleza francesa. Es así como el 17 de mayo de 1763, Danatien contrae matrimonio en la iglesia de Saint-Rocho de Paría, con la hija mayor de la familia Monteuil, Renèe-Pélagie Cordier de Launay de Montreuil, a pesar de que en realidad el joven Donatien se había enamorado perdidamente de la señorita de Laurais, joven de la nobleza de Lacoste. Sin embargo, cumple a cabalidad con el mandato paterno. El matrimonio se constituyó rápidamente, y engendró tres hijos: Louis-Marie, el primogénito, Donatien-Claude-Armand y Medeleine-Laure. Sin embargo, cinco años después de la unión eclesiástica, Donatien, quien se había casado sólo por obedecer a su padre, se separó unos cinco años después, abandonando a su esposa.

Prisión

A partir del año 1768, el destino de Donatien sufrió un giro dramático, siendo el protagonista de largos períodos de prisión. El primero de ellos ocurrió durante estos años, cuando fue acusado directamente por su criada de procurarle torturas y tratos crueles. No obstante, después de algún tiempo, recuperó la Libertad, al verse favorecido con un indulto real. Sin embargo, apenas cuatro años después del primer arresto, es condenado a muerte bajo la acusación de terribles delitos sexuales. Esta vez, Donatien logra eludir la pena, escapando y dirigiéndose a territorio italiano. No obstante, cinco años después comete el error de regresar a París, donde su propio suegro lo delata. Es apresado y conducido a Vincennes. Siete años, todavía en prisión, es llevado a la Bastilla, para posteriormente cinco años después ser confinado en el Hospital Psiquiátrico de Charenton.

Luego de años de arresto, finalmente en 1790 logra un indulto, gracias a la acción de la Asamblea, que se había instituido a raíz de la Revolución Francesa, que había logrado derrumbar la monarquía. Desde entonces se mantuvo participando en política, para sorpresa de sus contemporáneos e incluso de los historiadores, desde una posición bastante ecuánime. Empero, la desgracia llegaría nuevamente a su vida, cuando a raíz del escándalo suscitado a raíz de la publicación de su obra Filosofía del tocador (1801) fuese internado por segunda vez en el Hospital Psiquiátrico de Charenton, donde encontró el fin de sus días.

Obra escrita

Con respecto a su obra, sus críticos han indicado que la mayoría de sus escritos corresponden a la época de la prisión, aun cuando fueron sus primeros textos los que produjeron su encierro, escandalizando al público contemporáneo, que lo tildó de obsceno. Hoy por hoy, los críticos lo consideran como un gran escritor, que lejos de ser depravado, por el contrario se dio a la tarea de denunciar la hipocresía en la que vivían sus semejantes, por lo que por el contrario puede ser incluso tildado de moralista.

Entre su obra escrita destacan los siguientes títulos, de los cuales se detallará el año de publicación, recordando que este autor fue duramente criticado en su época, y sólo descubierto, valorado y publicado por los surrealistas:  La Verdad (1961); Justine o los infortunios de la virtud (1791); Alina y Valcour o la novela filosófica (1795); La filosofía del tocador (1795); La nueva Justina (1797); Los crímenes del amor, novelas heroicas y trágicas (1800); Historia de Juliette o las prosperidades del vicio (1801); La marquesa de Gange (1813); Dorci, o las rarezas del destino (1881); Las ciento veinte jornadas de Sodoma o la escuela de libertinaje (1904); Diálogo entre un sacerdote y un moribundo (1926); Historietas, cuentos y fábulas (1926);  Los infortunios de la virtud (1930);  Historia secreta de Isabel de Baviera, reina de Francia (1953); Adelaida de Brunswick, princesa de Sajonia (1954).

Así mismo, el marqués de Sade fue un prolífico dramaturgo. Entre sus obras teatrales se distinguen los siguientes títulos: El inconstante (1781); La doble prueba o el transgresor (1783); El marido crédulo o la prueba loca (1783); Oxtiern o las desdichas del liberinaje (1800); El filósofo en su opinión (1967); Los anticuarios (1970); El tocador (1970); La caprichosa (1970), entre otros escritos que junto a sus Escritos políticos y otras notas dispersas conforman una nutrida obra escrita, que convierte a Sade en uno de los escritores más prolíficos del siglo XVIII.

Últimos días

Sade pasó sus últimos años, confinado al encierro en el hospital para enfermos mentales de Charenton, tiempo que sin embargo lo vio como un retiro apacible, donde en compañía de Constance pudo dedicarse a la lectura y la escritura, llegando incluso a tener un grupo de teatro. Sin embargo, los largos años tuvieron efectos en su salud, los cuales se manifestaron en la pérdida de la vista, hecho que no lo detuvo en su actividad intelectual, haciendo que otros pacientes leyeran para él. Así mismo, fue presa de una obesidad mórbida. Después de un tiempo de agonía, finalmente este escritor falleció el 2 de diciembre de 1814, en Charenton, Francia. Pese a su última voluntad fue enterrado en el cementerio de San Mauricio, aun cuando él había dispuesto que su cuerpo fuese llevado y enterrado en una tierra de su propiedad en el bosque de Malmaison.

Imagen: wikipedia.org

Biografía de el marqués de Sade
septiembre 27, 2016

Ver más Artículo al azar