Biografía de Haakon I de Noruega

Haakon  Adalsteinsfostre (c. 920 d.C – Fitjar, Noruega, 961 d.C) Conocido también como Haakon I de Noruega o Haakon El Bueno (Håkon Den Gode, en noruego) fue un líder militar y político de origen noruego, quien llegó a ser Rey de Noruega. Es considerado uno de los mejores monarcas que haya tenido este país nórdico, debido a la abolición de impuestos, así como a la cercanía al pueblo con el que gobernó. Igualmente, es recordado por su intento de convertir Noruega al cristianismo.


Lo más reciente:

Asunción al trono

Haakon I El bueno nació alrededor del año 920 d.C. Se desconoce el sitio exacto de su nacimiento. Era hijo ilegítimo del rey noruego Harald I y su dama de servicio, Tora Monsterstong, igualmente era el menor de todos los hijos de este soberano. Como parte de los acuerdos de paz, entre Herald I y el rey de Inglaterra, Athelstan, Haakon fue enviado, siendo apenas un bebé, a la corte inglesa, donde fue criado y educado tanto académica como militarmente, al tiempo que le fue inculcada la fe cristiana. Cuando Haakon cumplió los quince años, el rey Herald I murió, siendo sucedido en el trono por Erik I Bloodax (hacha sangrienta), apodado así, por haber asesinado a ocho de sus medio hermanos.

Los historiadores debaten entre los motivos que llevaron a Haakon a regresar a Noruega, con el fin de reclamar para sí el trono. Por una parte, algunos se inclinan a pensar que fue por voluntad propia, mientras que otros señalan que fue por influjo del rey inglés Athelstan, mientras otros más señalan que Haakon fue advertido y llamado por los opositores de su medio hermano Erik, ahora coronado Rey. Sea cuales fueran las causas, Haakon contó con el apoyo del soberano inglés, y regresó a su país natal, acompañado de una escuadra naval inglesa. Una vez en Noruega, también contó con el apoyo de los propietarios de tierras, quienes se pusieron de su parte ante la promesa de eliminar el sistema de impuestos, instaurado por su padre, que suponía la expropiación de los territorios y el destierro de quien no cancelaras las altas cifras monetarias.

Ante el despliegue militar y popular con el que contó Haakon, Erik I Bloodax se vio en la necesidad de huir hacia las islas británicas, donde murió trágicamente. Por su parte, sus hijos y esposa Gunhild, quien era una princesa danesa y hermana del Rey de Dinamarca, Harald Blåtand, se refugiaron en el reino danés. Despejado el camino al trono, Haakon I de Noruega se coronó Rey de Noruega, comenzando un mandato, que contó con gran apoyo popular, por lo que fue apodado históricamente como Haakon El Bueno. Entre sus principales reformas se encuentran el Leidang y el Gulating, las cuales vinieron a acercar un poco más al pueblo con su Rey, promoviendo un trabajo conjunto por la defensa de la nación.

Reformas

En este sentido, como ya se mencionó, el mandato de su padre Herald I se distinguió por un fuerte sistema de impuestos, que casi siempre conducía a la expropiación y destierro del dueño, en pro de ceder estas tierras a los hombres fieles al Rey. Una sistema fiscal de este tipo, ameritaba un gran poder militar, que se encargara tanto de recabar los impuestos, como de hacer cumplir las sanciones y de cuidar al trono. Haakon cambió radicalmente esta situación, con lo cual logró un clima de paz, dotando al campesino de un sistema de seguridad y bienestar. Esta atmósfera de armonía entre Rey y campesinos hizo que el componente militar, apenas contara con algunos guardaespaldas.

Sin embargo, se necesitaban de hombres que pudieran defender el país de alguna invasión, para esto, el rey Haakon dividió el país en tres territorios marítimos, y junto a los campesinos se creó el Leidang, un sistema de defensa organizado, donde cada territorio era responsable de un barco de guerra, armas y provisiones, con las cuales defender el territorio. Para algunos historiadores estas acciones revelan la instrucción militar, recibida por este soberano en la corte del rey Athelstan.

Igualmente, Haakon I influyó profundamente en el campo legislativo y judicial. Para esto creó las reformas denominadas Gulating, en las cuales instauró un sistema judicial local, conformado por asambleas y tribunales, destinadas a encargarse de todos los asuntos legales en cada una de las regiones en las que tenían jurisprudencia. Sin embargo, no todas las propuestas de este soberano fueron bien recibidas. Fiel a su fe cristiana, Haakon I pretendió convertir su reino al cristianismo, para lo cual instauró los ritos cristianos, construyó templos e iglesias y mandó a llamar misioneros desde Inglaterra. Con el tiempo, a fin de evitar una sublevación, Haakon I desistió de este intento evangelizador, permitiendo que sus súbditos practicaran su fe pagana.

Batallas y años finales

Una vez que sus sobrinos, hijos de su medio hermano Erik Bloodax, crecieron, emprendieron acciones encaminadas a destronar a Haakon I y hacerse con la corona de Noruega. Para esta empresa contaban con el apoyo de su otro tío, hermano de su madre, el Rey danés, Haral Blåtand, quien a la vez estaba interesado en tomar para su control las rutas comerciales, pertenecientes a Noruega. La primera invasión a la que Haakon tuvo que hacer frente, dio origen a la Batalla de Avladsnes, ocurrida en el 953 d.C. En este enfrentamiento, Haakon contó con el apoyo militar de Trøndelag, saliendo victorioso.

Dos años después, en el año 955 d.C, los hijos de Erik regresaron, esta vez con un gran ejército danés, dando lugar a la Batalla de Rastarkalv, desarrollada en Frei, y en la cual Haakon volvió a vencer. Finalmente, en el año 961 d.C, los hijos de Erik marcharon nuevamente sobre Noruega, haciendo estallar la Batalla de Fitjar, donde nuevamente ganó el rey Haakon. No obstante, durante el combate una flecha lo hirió profundamente en la espalda, ocasionándole una hemorragia, que acabó con su vida. Lo sucedió en el trono su sobrino Harald II.

Fuente de imagen:

Biografía de Haakon I de Noruega
julio 31, 2015
Se habla de:         

Ver más Artículo al azar