Biografía de Napoleón Bonaparte

Napoleón Bonaparte (Ajaccio, Córcega, Francia, 15 de agosto 1769 – Isla de Santa Elena, Reino Unido, 05 de mayo 1821) Militar y político de origen francés, considerado uno de los líderes más importantes del mundo. Es recordado por ser el primer Emperador de Francia, así como por las importantes reformas realizadas dentro el ejército francés, el sistema jurídico y la Educación. Igualmente, fue quien le devolvió a la Iglesia católica la supremacía sobre el territorio francés.

También te puede interesar:

Años tempranos

Napoleón nació en Ajaccio, Córcega, isla del territorio francés, el 15 de agosto de 1769, siendo uno de los cuatro hijos del matrimonio entre el abogado Carlo Buonaparte y Litizia Ramolino. Su familia era de origen noble, no obstante no tenían riquezas. Cursó sus primeros estudios en el Colegio d´Autun en Francia. En 1785, se graduó en la academia militar francesa. Ese año, su padre murió de cáncer de estómago, por lo que Napoleón tuvo que volver a Córcega.

En 1793, al estallar la Guerra Civil de Córcega, se trasladó con su familia a Francia, adoptando la forma francesa Bonaparte para su apellido y reincorporándose al Ejército francés. Igualmente se alió políticamente con los Jacobinos, estableciendo estrechos nexos de amistad con Agustín Robespiere, hermano de Maximilien de Robespiere, principal propulsor del Reinado del Terror durante la Revolución Francesa. En 1794, los jacobinos perdieron el poder. Los hermanos Robespiere fueron guillotinados, mientras que Napoleón fue condenado a arresto domiciliario por sus vínculos con ellos.

Carrera militar

En 1795, el poder fue asumido por una junta de cinco personas, conocido como el Directorio. Napoleón no demoró en establecer relaciones políticas con el grupo. Ese mismo año, salvó al nuevo gobierno de una rebelión monárquica, obteniendo el cargo de Comandante del Ejército del Interior. Un año después, obtuvo el de Comandante General del Ejército. En poco tiempo, logró que sus tropas, conformadas por 30 mil hombres, se convirtieran bajo su mando en un Ejército victorioso que le permitió a Francia expandir su dominio. En 1796, gozando de gran fama, se casó en una ceremonia civil con una viuda seis años mayor que él, llamada Josefina de Beauharnais.

En 1798, dirigió su ejército al medio oriente, con el fin de socavar las rutas comerciales que Gran Bretaña sostenía con la India. Napoleón decidió invadir Egipto. En julio de 1798, las tropas napoleónicas lograron vencer a los mamelucos durante la Batalla de las Pirámides. Sin embargo, al mes siguiente, fueron derrotados por los ingleses en la Batalla del Nilo. En 1799, Napoleón decidió marchar contra Siria, no obstante su ejército fracasó. Ante la incertidumbre política que vivía Francia, a raíz del golpe de Estado ocurrido en junio de 1799, por parte de los Jacobinos, Napoleón abandonó sus tropas y regresó a Francia. Su campaña en el medio oriente resultó por menos que desastrosa, trayendo como origen una coalición contra Francia, conformada por Gran Bretaña, Austria, Turquía y Rusia. Ese mismo año, Francia perdió gran parte de su territorio frente a Italia.

Consulado y gobierno Napoleónico

Ya en territorio francés, Napoleón estableció alianzas con Emmanuel Sieyès y Pierre-Roger Ducos, a fin de fraguar un nuevo golpe de estado. En noviembre de 1799, Napoleón logró ser proclamado como nuevo Cónsul de Francia. En 1800, se estableció una nueva Constitución y hubo remoción de todos los cargos, los cuales fueron renovados por el mismo Napoleón, quien escogió personalmente a sus ministros, generales, magistrados y demás funcionarios. Así mismo desarrolló reformas importantes. Instauró el Código Napoleónico, proclamó la libertad de religión, aunque restableció el catolicismo como religión del Estado francés, decretó la meritocracia para cargos gubernamentales y negoció la paz internacional. En 1802 fue proclamado Cónsul vitalicio y en 1804, Emperador de Francia.

No obstante, la paz conseguida se rompió en 1803, cuando Francia fue a la guerra de nuevo con Gran Bretaña, Rusia y Austria. En 1805, sus tropas fueron derrotadas por los ingleses en Trafalgar. Napoleón descartó sus planes de invadir Inglaterra y marchó sobre Austria y Rusia. Después de varias victorias importantes, Napoleón logró extender considerablemente el territorio francés, colocando en Holanda, Nápoles, Westfalia, Suecia, Italia y España, donde instaló como gobernantes a sus familiares y amigos. En 1810, anuló su matrimonio con Josefina, quien no había podido darle hijos. Y se casó la joven Marie-Louise, hija del emperador de Austria, con quien el 20 de marzo de 1811, tuvo un hijo al que bautizaron Napoleón II.

Sin embargo, a partir de 1810, sus tropas comenzaron a vivir una serie de derrotas, debido a una disminución en el presupuesto militar francés. En 1812, Francia intentó invadir Rusia, fracasando en una terrible derrota que redujo sus tropas de 600 mil soldados a solo 100 mil. Esta derrota devolvió los ánimos a sus enemigos. En Francia tuvo lugar un intento de golpe de Estado. Inglaterra comenzó a apropiarse de territorios franceses. Sin recursos económicos y con su territorio sitiado, Napoleón se rindió el 30 de marzo de 1814, exiliándose en la isla de Elba.

Retoma del poder y exilio en Santa Elena

En 1815, escapó de Elba y entró triunfante en una Francia donde existía ausencia de liderazgos. Napoleón retomó el poder y marchó contra Bélgica, venciendo el 16 de junio a los prusianos. Sin embargo, el 18 de junio de 1815, fue derrotado por los ingleses en Waterloo. Cuatro días después, el 22 de junio, renunció al poder. Gran Bretaña lo envió al exilio a una lejana isla de Santa Elena. Después de varios años de padecimientos estomacales, el 5 de mayo de 1821, Napoleón Bonaparte falleció. Sus restos fueron enterrados en la Isla, a pesar de su deseo de descansar en Francia. En 1840, finalmente fueron repatriados en territorio francés, donde reposan en Les Invalides, en París.

Fuente de imagen: biography.com

Biografía de Napoleón Bonaparte
junio 24, 2015
Se habla de:     

Ver más Artículo al azar