Breve historia de la Berenjena

Considerada por algunos como el sustituto perfecto de la pasta o la carne, en aquellos platos que buscan prescindir de estos ingredientes, teniendo como objetivo una alimentación más sana, la Berenjena gana mucha más popularidad cada día, pese a que durante casi toda su evolución en la historia de la humanidad ha sido considerada un alimento sumamente beneficioso.

Sin embargo, antes de abordar el proceso histórico que ha vivido la Berenjena desde su origen hasta su uso globalizado, se revisarán algunos aspectos sobre esta fruta, que día a día conquista más paladares alrededor del mundo.

La berenjena

En consecuencia, se puede comenzar por decir que la Berenjena ha sido explicada por la Botánica como una fruta comestible, la cual nace de una planta, identificada como parte de la familia de las solanáceas. Así mismo, la disciplina botánica señala que la Berenjena recibe el nombre científico de Solanum melongena.

Características físicas

Con respecto a su anatomía, la Berenjena puede ser descrita entonces como una baya comestible y anual, que cuenta con una forma oblonga y cilíndrica, cuya longitud puede estar entre los seis y treinta centímetros.

Por igual, la Berenjena se distingue por estar recubierta de una cáscara suave, brillante y por lo general de color morado, aun cuando dependiendo de la especie pueden encontrarse también cáscaras que presenten otros tonos como por ejemplo rojo, amarillo, blanco o incluso negro.

En cuanto a su interior, la Berenjena se caracteriza por tener una pulpa carnosa, de un sabor ligeramente amargo, la cual siempre debe consumirse cocida, puesto que cruda resulta altamente tóxica para la salud humana.

Esta pulpa por lo general es de color blanco o ligeramente color crema. En ella pueden verse también pequeñas semillas, de color amarillo, que se van oscureciendo conforme la fruta va madurando.

Propiedades nutricionales de la Berenjena

Aun cuando aquellos pueblos que conocen la Berenjena han caído rendidos ante su sabor y versatilidad, estos rasgos no son los únicos que hacen que las personas procuren el consumo de esta baya comestible, la cual es reconocida como un alimento con grandes propiedades nutricionales.

Al respecto, los expertos en nutrición señalan que en la Berenjena se pueden encontrar varios nutrientes, como por ejemplo Carbohidratos, Azúcares, Grasas, Proteínas y Fibra alimenticia, por lo que su consumo es asociado igualmente con una ingesta de energía, sin que esto reporte para el cuerpo un consumo excesivo de calorías.

Además, los especialistas indican que en la Berenjena puede conseguirse al menos 93% de agua en su composición, por lo que además de refrescante, ayuda al cuerpo a mantenerse hidratado. Igualmente, la Berenjena es considerada como una fuente importante de vitaminas, entre ellas se encuentran la Tiamina (B1), Riboflavina (B2), Niacina (B3), Ácido pantoténico (B5), vitamina B6, Ácido fólico (vitamina B9), vitamina C y vitamina E.

Finalmente, en la composición de la Berenjena, los científicos han podido encontrar también gran cantidad de minerales, vitales para el buen funcionamiento del cuerpo humano, como por ejemplo, Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Potasio y Zinc.

Breve historia de la berenjena

Una vez se han revisado estos datos sobre la Berenjena, puede que ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse a revisar algunos de los pasos que marcaron el camino de esta fruta por conquistar el mundo. Sin embargo, quizás también sea conveniente analizar esta evolución por etapas, tal como se muestra a continuación:

Origen de la Berenjena

En este sentido, los expertos señalan que la Berenjena es una baya comestible que nació de forma silvestre en algún punto de las tierras, pertenecientes al sudeste asiático. Por ende, la Berenjena tiene como cuna a Asia.

De igual manera, los historiadores han señalado que su cultivo pudo comenzar a practicarse hacia el año 2000 a.C. específicamente en la India, tierra ésta en donde se cree fue cultivada en principio en Assam. Sin embargo, se tienen registros de que la Berenjena pudo ser cultivada en la misma época en otras regiones de Asia como China o Birmania.

Viaje a Europa

Por otro lado, los historiadores han señalado que los responsables del viaje de la Berenjena desde Asia hasta el viejo continente fueron los árabes, quienes durante sus procesos de conquista y expansión llevaron esta fruta primero al norte de África, y luego –ya hacia la Edad Media- a Europa.

En el viejo continente, la Berenjena encontró un clima propicio para su producción y expansión. Sin embargo, durante algunos siglos careció de popularidad entre la población europea, siendo asociada a problemas digestivos y de salud, situación que seguramente está asociada a errores en su consumo. Por ende, durante algún tiempo fue cultivada y usada solo con fines ornamentales.

Afortunadamente para la Historia de la culinaria occidental, los cocineros fueron descubriendo formas deliciosas de comerla cocida. Siendo adoptada por completo en la cocina europea.

Viaje a América

Por último, así como los árabes se encargaron de llevar la Berenjena desde Asia hasta Europa, fueron los españoles –quienes la conocieron durante la invasión de los árabes al territorio español- quienes la llevaron a América, durante la época de conquista al nuevo mundo.

A su llegada al continente americano, la Berenjena encontró también buenas condiciones para su prosperidad, como por ejemplo los suelos y los climas. Así mismo, fue adoptada como parte integral de la dieta de los habitantes de América.

Sin embargo, aun cuando la Berenjena puede considerarse una fruta globalizada, en la época moderna, los países asiáticos que la vieron nacer originalmente siguen siendo los grandes productores, seguidos de cerca por otros países europeos como Grecia, Italia y España.

Imagen: pixabay.com

Breve historia de la Berenjena
julio 31, 2019
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar