Características del narrador en segunda persona

El Narrador es la voz literaria que nos cuenta los sucesos, hechos, aventuras y emociones de uno o varios personajes, así como la historia vivida por ellos, pudiendo ser el protagonista, un simple testigo o el conocedor de toda la historia, es decir, narra según la perspectiva que tenga de la historia.

En este sentido, la perspectiva (o focalización) da pie a distintos tipos de voces narrativas, entre las que se distinguen las principales: Primera Persona (intradiegético), Segunda Persona (autodiegético) y Tercera Persona (extradiegético).

En esta oportunidad, describiremos y veremos algunos ejemplos del narrador autodigético, el cual –de acuerdo a la Teoría Literaria- es muy poco común. Igualmente, se caracteriza por ser una voz narrativa que cuenta su propia historia (es decir, es el protagonista) pero que se refiere constantemente al lector.

Resumen de El hombre invisible En el ámbito de la Literatura universal, se conoce con el título de El hombre invisible (The invisib...
¿Para qué sirve la enciclopedia? Dentro de los textos de temática académica, se puede definir como Enciclopedia a una obra en la cual...
Acróstico de sensibilidad Se puede definir como Acróstico a la composición poética que se caracteriza por el hecho de que letr...

Dentro de esta categoría se pueden distinguir a su vez dos tipos de voz: la segunda aparente, donde se puede apreciar un “yo” que le habla a un “tú”, y que usa la primera persona de pronombre personal en singular constantemente; y la segunda plena, voz que siempre le habla a un tú, usando constantemente pronombres personales en segunda persona (tú, te, a ti) para referirse al lector, en quien siempre busca complicidad.

Un ejemplo del uso de la voz narrativa en segunda persona, en específico de la segunda plena, lo constituye este fragmento extraído de la novela Si una noche de invierno un viajero del escritor Italo Calvino:

Estás a punto de empezar a leer la nueva novela de Ítalo Calvino, Si una noche de invierno un viajero.  Relájate.  Concéntrate.  Aleja de ti cualquier otra idea.  Deja que el mundo que te rodea se esfume en lo indistinto. La puerta es mejor cerrarla… (Italo Calvino, Si una noche de invierno un viajero, Madrid, Ediciones Siruela, 1989).

Fuente de imagen: frasesbonitasweb.com

Características del narrador en segunda persona
septiembre 6, 2015