Clasificación de las empresas

Administración, economía y afines

Dentro de las Ciencias de la Economía, se puede definir la Empresa como aquella unidad económica primordial, que a través de la dirección y organización del capital, trabajo y recursos materiales puede generar el bien común social.

Objetivo de la Empresa

En este sentido, y en concordancia con su definición, se puede determinar entonces que los objetivos de una Empresa serán básicamente los de promover el de atesorar y producir capital, generar ganancias, ofrecer empleos y producir bienes materiales y de consumo, dirigidos a satisfacer las necesidades de una sociedad. De esta forma, se puede decir que una Empresa, aun cuando sea de capital privado –en teoría- incide de forma positiva en la sociedad en donde se encuentra inscrita, al proveer riquezas y bienes, al tiempo que genera empleo y recursos financieros. Así mismo, en algunos esquemas ideológicos, como el liberalismo, la Empresa es vista también como la unidad básica de la Economía.

Clases de empresas

No obstante, la definición general de Empresa, la Economía también apunta a distinguir entre varios tipos distintos de empresas, las cuales se clasificarán según distintos tipos de criterio, los cuales van orientados a señalar desde la actividad a la que se dedica la empresa, hasta el tipo de capital sobre el que se sustenta o el modo de sociedad que sostienen sus miembros directivos.

Resulta pertinente entonces hacer una breve descripción del tipo de empresas que son contempladas por la Economía, así como los criterios de clasificación en los cuales se basa esta clasificación. A continuación, los tipos de empresa reconocidos por las Ciencias Económicas:

Según la actividad que realiza

Un primer modo de clasificar los distintos tipos de empresa es aquel que se enfoca en el tipo de actividad o rubro económico en el cual se puede considerar inscrita la empresa. En este sentido, la Economía distingue al menos cinco distintos tipos, los cuales se describen a continuación:

  • Agropecuarias: son aquellas empresas que se dedican a la producción o administración de bienes agrícolas y pecuarios. Sin embargo, para que una Empresa sea considerada de tipo agropecuario, los recursos producidos o administrados deben ser de gran importancia.
  • Mineras: por su parte, las empresas mineras serán aquellas que se especializan en la explotación de los recursos minerales de un territorio, a fin de extraerlos y comercializarlos.
  • Industriales: así mismo, otro tipo de empresa que puede distinguirse dentro de una clasificación en torno a los rubros, son aquellas de tipo industrial, descritas como las empresas encargadas de la transformación de materias primas en bienes de consumo.
  • Comerciales: igualmente, se encuentran las empresas de tipo comercial, las cuales se dedican de lleno a la comercialización (compra y venta) de materiales ya producidos.
  • Servicios: finalmente, dentro de la clasificación de empresas según su actividad, resaltan las empresas de servicios, las cuales se encargas de generar, administrar, mantener y ofrecer servicios a la comunidad, garantizándole el acceso y uso a los distintos servicios de transporte, formación, salud, recreación, entre otros.

Según su propiedad

Un segundo criterio de clasificación empresarial es aquel que se enfoca en discernir los distintos tipos de propiedad que ejercen los dueños de una empresa sobre ella, ya que en materia empresarial no existe un solo tipo de posesión, ni un solo tipo de dueño. De hecho, entre ellos se distinguen al menos tres distintos tipos de empresa:

  • Privadas: cuando el capital y los recursos para su fundación y funcionamiento provienen de personas (bien si es una sola o varias)  particulares, sin ningún nexo con el sector público.
  • Públicas: cuando el capital y los recursos destinados a su fundación, funcionamiento e incluso mantenimiento provienen de fondos estatales, es decir, que el dueño y administrador es el estado.
  • Mixtas: finalmente, existen empresas cuyos aportes y administración pueden ser de origen misto, es decir, que pueden provenir tanto del Estado como de entes particulares o privados.

De acuerdo a su tamaño

Así también, la Economía toma el tamaño o envergadura de una empresa como criterio para su clasificación. De esta forma, de acuerdo al tamaño o alcance de una empresa, ésta puede ser considerada de la siguiente manera:

  • Microempresa: son aquellas empresas –por lo general familiares y de pequeño impacto en una comunidad, cuya principal característica es contar con menos de diez trabajadores en su funcionamiento.
  • Pequeña empresa: un poco más grande, pero con una estructura bastante sencilla, las pequeñas empresas se encuentran inscritas también en una comunidad o localidad específica, en la cual pueden tener incidencia, caracterizándose por contar con menos de cincuenta empleados en su nómina.
  • Mediana empresa: son estructuras empresariales que cuentan entre cincuenta y doscientos cincuenta empleados. Así mismo, se caracteriza por contar con un nivel de especialización mucho mayor que las anteriores, y aunque trasciende el ámbito local, su incidencia es de tipo nacional, bien si se encarga de una empresa de servicios, comercio o producción de bienes.
  • Gran empresa: finalmente, dentro del criterio de clasificación empresarial hecho de acuerdo a su trabajo, la Gran Empresa será aquella que cuenta en su nómina con más de doscientos cincuenta empleados, contando además con un nivel de organización interna, que tiende a la especialización y la departamentalización. Así mismo, su nivel de incidencia puede traspasar las fronteras nacionales, convirtiéndose en una empresa internacional.

Según el número de propietarios

Finalmente, la Economía también plantea una clasificación basada en el número total de propietarios con los que cuenta una empresa, número que hará que se desprendan varios tipos de entidades, como las que se describen a continuación:

  • Individuales: como su nombre lo indica, este tipo de empresas cuentan con un único dueño o propietario, aun cuando la Junta Directiva pueda albergar más miembros.
  • Unipersonales: son aquellas empresas, cuya propiedad recae en personas naturales o jurídicas, quienes se dedican a la actividad comercial, dedicando sus activos a diversas actividades mercantiles.
  • Sociedades: este tipo de empresas cuenta en su haber con más de un propietario, por lo que se considera que la propiedad de esta entidad económica recae en los socios, que es el nombre que recibe cada uno de los dueños. No obstante, también se puede hablar de distintos tipos de sociedades, como por ejemplo: Sociedad de Personas (Colectiva, En Comandita Simple); Sociedad de Capital (Sociedad Anónima, En Comandita por acciones); Sociedades Mixtas y Sociedades sin Ánimo de Lucro (Leer más en Tipos de sociedades).

Imagen: pixabay.com

Clasificación de las empresas

¿Conoces acerca de...?