Cócteles a base de vino

Ampliar este tema:

Quizás lo mejor, antes de avanzar hacia la exposición de algunas de las más deliciosas y populares recetas a base de vino, sea revisar de forma breve la propia definición y origen de este antiguo y exquisito licor, que ha conquistado paladares en todos los rincones del mundo, en donde existen sus propias versiones y tipos.

El vino

De esta manera, se puede comenzar por decir que el vino es definido básicamente como una bebida alcohólica, obtenida en base a la fermentación del mosto o jugo de la uva. De hecho, aun cuando se habla de vino de arroz o de otros elementos, en realidad, por tradición se le reconoce el nombre de vino, solo a la bebida en base a la fermentación del zumo de uva (de la especia Vitis vinífera).

En cuanto, al origen de esta bebida milenaria, los especialistas señalan que se han encontrado indicios que sugieren que el vino comenzó a ser fabricado, de manera consciente, como bebida alcohólica a partir del año 3000 a.C., es decir, durante la Edad de Bronce. Así mismo, se cree que la tierra que vio nacer el vino se encuentra ubicada en los territorios en donde se encontraba asentada la antigua civilización mesopotámica.

En la actualidad, el cultivo de la Vitis vinífera se da sobre todo en tierras de clima mediterráneo, lo cual hace que por su puesto Francia, Italia y España asuman al menos la mitad de la producción de esta fruta, es decir, de la uva, de la cual a su vez 66% se destina a la elaboración de una de los licores más celebrados y disfrutados en el mundo: el vino, el cual incluso por algunas religiones, como por ejemplo la católica, es considerado en ocasiones como sagrado, así como parte importante de sus rituales.

Cócteles a base de vino

Sin embargo, aun cuando por lo general el vino, en todas sus formas: blanco, tinto, rosado o verde, se consume casi siempre solo, cuidando simplemente su temperatura adecuada, así como la copa indicada en donde debe beberse, existen también innumerables opciones, diseñadas por cientos de bármanes alrededor del mundo. Algunos ejemplos de esta gran variedad de recetas de cócteles a base de vino serían los siguientes:

Cóctel Mojirose

Una de las opciones preferidas por las damas, así como para cualquiera que quiera degustar de un refrescante trago poseedor del característico sabor del vino, es el Mojirose, el cual cuenta como alma al vino rosado. Original del barman profesional Carlos Rodríguez, perteneciente a la Asociación de Barmans de Navarra, España, este cóctel se prepara teniendo a mano los siguientes ingredientes: un (1) puñado de hielo picado / dos (2) limones / dos cientos cincuenta (250 gr.) gramos de azúcar / cuatro (4) hojitas de hierbabuena / diez (10) mililitros de vino rosado / una (1) chispa de agua con gas / algunas (4 0 5) frambuesas.

Al momento de iniciar la preparación, será indispensable, según señala esta receta, elaborar un almíbar, para lo cual se colocará al fuego el azúcar y al menos una taza de agua. Después de haber dejado en reposo un rato el almíbar preparado, se le agregarán los limones y las hojitas de hierbabuena, procesando la mezcla en una licuadora, y llevando nuevamente a reposo, pero esta vez en una heladera.

Pasado un tiempo prudente, en que la mezcla se haya enfriado, se coloca un poco de ella en el fondo de una copa para vino tinto, en la cual se ha agregado también el puñado de hielo picado. Se toma la precaución de mezclar bien el almíbar con el hielo. Así mismo, se agrega el vino rosado, y con la ayuda del mezclador, se tiene cuidado de que la bebida se mezcle adecuadamente. Igualmente se agrega la chispa de soda, y se decora con las frambuesas. Se sirve frío.

Blackeberry cola

Por su parte, los amantes de bebidas dulces pero con gran personalidad también tienen su opción al momento de disfrutar algún cóctel a base de vino: el blackberry cola, el cual además de refrescante, es la oportunidad perfecta para degustar juntos los deliciosos sabores del brandy, el jerez y el vino tinto.

Para prepararlo, será necesario tener a mano los siguientes ingredientes: una y media (1 y ½ ) onzas de brandy / una y media (1 y ½ ) onza de jerez seco / una y media (1 y ½ ) onza de jerez dulce / una (1) onza de vino tinto / cuatro (4) onzas del refresco de cola preferido. Una vez se tengan a mano todos estos elementos, se procederá a verterlos en el mismo orden en una coctelera, la cual se agitará vigorosamente. Se sirve la preparación luego en un vaso largo, el cual se ha llenado anteriormente con un puñado de hielo.

Queen Charlotte

Así mismo, los amantes del vino tinto tienen otra opción para probar el motivo de su pasión con un toque diferente: el Queen Charlotte, preparación que además de deliciosa resulta bastante chic y llamativa. Para prepararlo será necesario tener a disposición algunos elementos como por ejemplo dos (2) onzas de vino tinto / una (1) onza de granadina / una (1) onza de gaseosa de limón / un (1) puñado de hielo.

En cuanto a su preparación, los portales en donde citan esta receta señalan que lo mejor será tomar un vaso corto, colocar en él hielo, el vino tinto y la granadina. Se completa la preparación con la gaseosa de limón. Con la ayuda de un mezclador se unen todos los ingredientes, y se sirve. Se puede decorar esta bebida con dos hojitas de menta.

Cóctel de fresas y durazno

No obstante, el amor por el vino no tiene por qué estar reñido con el amor a las frutas. En consecuencia una buena opción para quienes estén buscando un cóctel a base de vino, que tenga bastante cuerpo y sabores es este cóctel de fresas y durazno, el cual además con sus dos colores, se convierte en un verdadero espectáculo de colores y texturas.

Al momento de elaborar esta receta, se necesitará tener a mano los siguientes ingredientes: una (1) botella de vino / dos (2) duraznos en almíbar, previamente congelados / dos (2) vasos de fresas, las cuales también han de lavarse, picarse y congelarse con anticipación. En consecuencia, la preparación de este cóctel puede implicar una anticipación, colocando en la heladera los elementos al menos dos horas antes de comenzar con la preparación del cóctel.

Reunidos estos elementos, se comenzará por procesar en la licuadora dos vasos de vino y los duraznos, obteniendo una mezcla homogénea, con una consistencia bastante parecida al helado. Se guarda aparte esta preparación. Acto seguido se hará exactamente igual con las fresas. Nuevamente, se llevan ambas preparaciones al congelador, por un tiempo de unos quince minutos. La idea es que no se noten tan líquidas. Pasado este tiempo, se deberá servir el cóctel, para esto simplemente se toma un vaso corto, se llena hasta la mitad con el cóctel de fresas, mientras que sobre este se sirve el de duraznos. Se decora con unas hojitas de yerbabuena, y se sirve frío.

Cóctel de frutas

Otra de las opciones para aquellos que aman el vino y las frutas es este cóctel, que mezcla los sabores deliciosos de los frutos del bosque con el delicioso sabor del vino tinto. De esta manera, al momento de elaborarlo será necesario tener a disposición los siguientes ingredientes: trescientos cincuenta (350 gr.) gramos de frutos del bosque (fresas, frambuesas, arándanos, cerezas, etc.) / una (1) botella de vino tinto / un (1) vaso de gaseosa de limón / dos (2) cucharadas de azúcar.

En el momento de iniciar con la preparación, se deberán llevar todos los ingredientes a una licuadora, en donde se procesarán hasta obtener una mezcla bastante homogénea. Se llevará esta preparación al congelador por al menos unas seis horas. Transcurrido este tiempo, y asumiendo que la preparación se encuentra totalmente congelada, se lleva nuevamente a la licuadora, hasta obtener una preparación cremosa, de una textura bastante similar a una malteada. Se sirve en una copa tipo huracán. Se decora con hojitas de menta.

Sangría

Finalmente, no existiría un recetario completo de cócteles a base de vino, si en este no se anotara alguna receta de la popular y siempre solicitada sangría. Aun cuando existen decenas de versiones de este trago, en donde cada región o creador le ha colocado su propio toque, quizás una de las más comunes y fáciles de preparar es esta receta, que se elabora mezclando los ricos sabores del brandy, el vino y las frutas cítricas.

Al momento de preparar esta receta de sangría, se comenzará por reunir los siguientes ingredientes: trescientos (300 ml) mililitros / setenta (70 ml) mililitros de brandy / setenta (70) mililitros de jugo de naranja, el cual puede ser natural, solo que se tendrá la precaución de observar que no tenga pulpa / dos cientos cincuenta (250 gr.) gramos de frutas variadas, se pueden escoger entre las siguientes frutas: naranja, duraznos, fresas, piña, etc., las cuales deben haber sido lavadas, picadas y congeladas previamente.

Teniendo a mano todos estos elementos, se procede entonces a verterlos en una licuadora, en donde se procesan hasta obtener una mezcla lo más homogénea posible. Se procede a servir en una copa de vino tinto, o incluso en una copa tipo huracán, las cuales pueden decorarse con rodajas delgadas de naranja. Así también como con hojitas de yerbabuena. Se sirve fría.

Imagen: pixabay.com

Cócteles a base de vino

Bibliografía ►

Se habla de:                         


Ver más Artículo al azar