Cómo preparar recetas a base de rábanos

El rábano, esa hortaliza roja, redonda y un poco picante, es la raíz de una planta perteneciente a la familia de las Brassicaceae, la cual es cultivada simplemente para obtener estas raíces redondeadas, tan usadas en la culinaria universal por sus grandes propiedades nutricionales y su particular sabor.


Lo más reciente:

Propiedades nutricionales del rábano

Originario de China, aun cuando se piensa que su introducción a occidente pudo venir de mano de los babilónicos y antiguos egipcios, quienes serían los primeros en haberlo usado como alimento, durante los últimos siglos, esta hortaliza ha venido imponiéndose en las mesas y menús de la mayoría de las civilizaciones que se han dado a la tarea de cultivarlo, a fin de poder aprovechar sus numerosas propiedades nutricionales, entre las cuales se encuentran las siguientes:

  • El rábano constituye una fuente importante de yodo, por lo que su consumo pareciera estar relacionado con la protección de la tiroides.
  • Así mismo, según las fuentes científicas, el rábano también constituye una importante fuente de vitamina C, por lo que su consumo ayuda al fortalecimiento del sistema inmunológico, al igual que a la regeneración de los tejidos.
  • Por otro lado, también se distinguen como componentes de esta hortaliza, algunos minerales vitales para el ser humano, como por ejemplo el azufre y el hierro.

Ejemplos de recetas en base a rábano

Sin embargo, por mucho que se conozcan las propiedades nutricionales del rábano y que se desee incorporar este alimento a la dieta cotidiana, en el mundo occidental, no todas las personas y amantes de la cocina tienen muy claro de qué manera puede usarse esta hortaliza, por lo que casi siempre termina siendo usado de forma tímida en una que otra ensalada, y no de forma regular. No obstante, al consultar algunas fuentes de culinaria, son cientos las recetas en donde muestran cómo hacer uso de este alimento, y entre las cuales se pueden algunas como estas que se presentan a continuación:

Ensalada de atún con rábanos y cangrejo

Una buena forma de combinar el rábano puede ser en una ensalada fresca, que combine distintos sabores y texturas marinas, como esta que incluye el rico sabor del cangrejo, la frescura del atún y lo picante del rábano. Para prepararla, se necesitará contar con los siguientes ingredientes: una (1) libra de pasta corta / una (1) docena de tomates cherry / cien (100) gramos de queso feta en aceite / dos (2) latas de lomo de atún, en aceite de oliva / una (1) cebolla / tres (3) rábanos / tres (3) pepinillos en vinagre /  tres (3) palitos de cangrejo / dos (2) docenas de aceitunas verdes sin hueso / una (1) pizca de sal / una (1) cucharada de vinagre balsámico / un (1) chorrito de aceite de oliva.

Con todos los ingredientes a mano, se deberá proceder a preparar esta receta, por lo que el primer paso será preparar la pasta, en agua hirviendo, hasta que esté al dente. Por otro lado, se deberán cortar en rebanadas muy delgaditas los rábanos, los tomates cherry y la cebolla, dejándolos reservados para después. A continuación, se abrirán las latas de atún, escurriendo el aceite, sin embargo, éste no debe botarse, sino reservarse aparte. Se le agregan a las rebanadas de rábano, cebolla y tomate cherry, el atún escurrido, así como los pepinillos, las aceitunas y los palitos de cangrejo, picados en finas rodajitas. Igualmente, se agrega el queso feta en cuadritos. Al final, se agrega la pasta, y se mezcla todo. En una salsera, se vierte el aceite del atún, el vinagre balsámico, una pisca de sal y una de pimienta, se mezcla muy bien, y se vierte sobre la ensalada, en forma de aderezo. Y ya está lista para servirla.

Risotto de calabacín y rábano

Sin embargo, las ensaladas no son las únicas que pueden beneficiarse con la crujiente textura del rábano, pues este ingrediente puede resultar igualmente ideal para la realización de arroces y risottos. Un ejemplo de esto lo constituye este risotto cuyos sabores principales son los calabacines, los rábanos y las setas. Para prepararlo, se necesitarán reunir los siguientes ingredientes: una (1) taza de arroz / un (1) calabacín mediano / cien (100 gr.) gramos de setas o en su defecto champiñones / un (1) rábano pequeño / medio (1/2) pimentón verde / una (1) cebolla morada / un (1) vaso de vino blanco / tres (3) tazas de caldo de verduras / cuarenta (40 gr.) de queso camembert / una (1) pizca de nuez moscada / una (1) pizca de cilantro en polvo / una (1) pizca de cúrcuma / una (1) pizca de pimienta negra / media (1/2) cucharadita de sal marina / aceite de oliva.

Cuando se dispongan de todos los ingredientes, se debe comenzar entonces los pasos para preparar el risotto. En este sentido, se comenzará por colocar un chorrito de aceite de oliva en una sartén caliente, y en seguida la cebolla, a fin de pocharla, cuando haya soltado sus jugos, y comience a abrillantarse, se deberán agregar el pimiento verde y el rábano, picados en finas lonjas, y se deja nuevamente cocinar, hasta lograr que se rehoguen, es decir, que suelten la mayor cantidad de líquido. Concluido este proceso, se deberá entonces, con la ayuda de un procesador de alimentos, triturar estos vegetales en una taza del caldo de verduras, obteniendo una crema de textura muy fina.

En la olla en donde se preparará el risotto, se debe agregar un poquito de aceite de oliva, y la crema obtenida con las verduras, mientras se remueve. Se agregará la taza de arroz, y se seguirá removiendo mientras se cocina. Cuando el caldo se haya reducido casi en su totalidad, se agregará otro vaso de caldo de verduras, y se continuará removiendo la preparación mientras se cocina el arroz. Cuando el caldo se haya reducido nuevamente por segunda vez, se agregarán los condimentos, y la tercera taza de caldo de verduras, nuevamente removiendo hasta que se seque el caldo. En ese momento, sin dejar de remover, se agregarán las setas y el vaso de vino, dejando al fuego hasta que el alcohol del vino también se haya evaporado. Agregar el queso, y mezclar hasta que se derrita, obteniendo un arroz cremoso. Bajar del fuero, y servir. Se puede agregar aceite de oliva y pimienta.

Carpaccio de rábano

Otra receta genial en donde el rábano juega un papel principal es el carpaccio de rábano, el cual puede ser usado como una entrada vegana, que no tendrá nada que envidiarle a un carpaccio de lomito o de salmón, ni en cuanto a su sabor ni a su textura. Para prepararlo, se necesitarán los siguientes ingredientes: una (1) docena de rábanos / una (1) cebolla / un (1) limón / aceite de oliva / cuatro (4) hojas de albahaca / una (1) pizca de sal / una (1) pizca de pimienta. Con todos los ingredientes a mano, se deberá proceder a la preparación. Para hacerlo, se necesitará cortar en rebanadas sumamente finas los rábanos, colocándolas de forma extendida sobre el plato en donde se presentará a los comensales. A parte, se pican finamente las hojas de albahaca y la cebolla, para después agregar a las finas lonjas de rábano por encima. Se agrega la sal y la pimienta, y finalmente se agrega el aceite de oliva. Y ya, está listo para servir.

Imagen: pixabay.com

Cómo preparar recetas a base de rábanos
mayo 22, 2017
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar