Complemento Circunstancial de Causa

Entre los distintos tipos de Complementos Circunstanciales que existen, al menos en el Español, se encuentra el Complemento Circunstancial de Causa. Sin embargo, previo a abordar una explicación sobre esta clase partícula sintáctica, se revisarán algunas definiciones, que permitirán entenderla en su justo contexto.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

Por consiguiente, se tomará también la decisión de delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: Verbo y Complemento Circunstancial, por encontrarse directamente relacionados a la clase de partícula que se estudiará posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

El verbo

De esta manera, se puede comenzar por decir que el Verbo ha sido explicado, por las distintas fuentes como uno de los distintos tipos de palabras, que existen en la mayoría de las lenguas naturales. Sin embargo, si se deseara tener una visión mucho más integral sobre esta partícula, se deberá tomar en cuenta también las distintas definiciones, que han sido promulgadas por las principales disciplinas de la Lingüística.

En este sentido, podrá encontrarse por ejemplo cómo la Semántica –área de la Lingüística que se encarga de estudiar los significados- ha descrito al verbo como una palabra, cuya misión es señalar la acción ejecutada por el sujeto, en tanto se trate claro está de un sujeto activo. Así mismo, el verbo puede señalar cuál es la acción que ha sufrido el sujeto pasivo.

Por su lado, la Sintaxis –disciplina que estudiar las partículas lingüísticas de acuerdo a su posición y función dentro de la lengua- considera que el verbo debe ser visto como el núcleo mismo del Predicado, así también como del Sintagma verbal.

Para la Morfología –materia que se enfoca en estudiar la constitución de las partículas lingüísticas- ve al verbo como una clase de palabra variable, la cual cuenta entonces con la capacidad de modificar su estructura, en tanto debe adaptarse a los diferentes accidentes verbales: Modo, Tiempo, Persona, Número, Voz, etc.

Complemento circunstancial

En segundo lugar, también se deberá tomar un momento para lanzar luces sobre el concepto de Complemento circunstancial, el cual es visto –a grandes rasgos- como una de las principales estructuras sintácticas, que sirven de complemento al verbo.

De forma mucho más específica, el Complemento Circunstancial viene a acompañar o referir al verbo, con el fin de señalar cuáles han sido las circunstancias en las que ha ocurrido, ocurre u ocurrirá la acción.

Por ende, no existe un solo Complemento Circunstancial, sino que se reconocen, al menos en el Español, más de diez distintos complementos circunstanciales, los cuales se encargan entonces de señalar el lugar, el modo, tiempo, causa, finalidad, compañía o destinatario, entre otras informaciones.

De acuerdo a lo que señalan las distintas fuentes, la forma de identificar el Complemento Circunstancial, en una oración, es tomar el texto, y preguntarle directamente cómo, cuándo, dónde, por qué, para qué, con quién o para quién, entre otras interrogantes, pasa, ha pasado o pasará la acción, señalada por el verbo al cual se interroga.

Complemento circunstancial de causa

Toda vez se han revisado estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre el Complemento circunstancial de causa, el cual ha sido explicado como uno de los distintos complementos circunstanciales, que vienen a referir y completar lo expresado por el verbo.

Más específicamente, el Complemento circunstancial de causa es también explicado como una estructura sintáctica, que en la oración cumple con el papel complementar al verbo, señalando la causa por la cual ha ocurrido la acción.

Tal como el resto de complementos circunstanciales, el C.C. de Causa se identifica en la oración, preguntándole directamente al verbo ¿por qué ha ocurrido la acción? No obstante, esta es solo una forma, pues también esta estructura es introducida por algunas preposiciones o estructuras sintácticas como las siguientes: por, porque, debido a, a causa de, gracias a, por culpa de.

Ejemplo de Complemento Circunstancial de Causa

Sin embargo, quizás la manera más eficiente de completar una explicación sobre el Complemento Circunstancial de Causa sea exponiendo un ejemplo concreto, que permita ver la forma que puede asumir este tipo de complemento, así como la manera correcta de identificarlo dentro de la oración. A continuación, las siguientes oraciones:

Mi mamá no vendrá, porque debe ir a hacer las compras → se toma la oración, y se le pregunta directamente al verbo ¿por qué mi mamá no vendrá? La respuesta es “porque debe ir a hacer las compras”. Así mismo, vemos que la estructura es introducida por la partícula “porque”. Por ende, se puede identificar como el Complemento Circunstancial de Causa.

El partido se suspendió debido a la lluvia → igualmente, se debe tomar la oración, y preguntarle directamente ¿por qué se suspendió el partido? La respuesta es “debido a la lluvia”. Esta estructura constituye el Complemento Circunstancial de Causa de esta oración, porque explica las razones por las cuales ocurrió la acción.

Fui al médico, por un fuerte dolor de estómago → en este caso, también se toma la oración, y se opta por preguntarle ¿por qué fui al médico? Por un fuerte dolor de estómago. Esta estructura es el Complemento Circunstancial de Causa.

Imagen: pixabay.com

Complemento Circunstancial de Causa
agosto 31, 2019
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar