Complemento circunstancial de Modo

Antes de aproximarse a una explicación sobre el Complemento circunstancial de modo, así como del procedimiento que existe para determinarlo, se revisarán algunas definiciones, que de seguro permitirán entender esta estructura sintáctica, dentro de su justo contexto.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

Por consiguiente, será también necesario delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: el verbo y el Complemento circunstancial, por encontrarse directamente relacionado con el tipo de complemento, que se estudiará posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones.

El verbo

De esta manera, podrá comenzarse por decir que el verbo ha sido explicado, por las distintas fuentes, como uno de los principales tipos de palabras, que pueden encontrarse en la gran mayoría de lenguas naturales. No obstante, si se quisiera tener una visión mucho más integral sobre el verbo, también sería necesario tomar en cuenta las diferentes definiciones, que han promulgado las principales disciplinas lingüísticas.

En consecuencia, se tendrá entonces que la Semántica –materia que prefiere enfocarse en el significado- se ha dado a la tarea de explicar el verbo como una palabra, que cumple con la tarea de señalar la acción que ejecuta el sujeto, en caso de que este sea activo, o que sufre, si sucede que el sujeto sea pasivo.

Por otro lado, la Sintaxis –disciplina que estudia la posición y función de las palabras- considera que el verbo puede ser identificado como el núcleo del predicado, así como del sintagma verbal.

Así también, la Morfología –área de la Lingüística que se encarga de estudiar la constitución de las partículas lingüísticas- considera que el verbo puede ser visto entonces como una clase de palabra variable, la cual cuenta con la capacidad de cambiar su estructura morfológica, con tal de concordar con los distintos accidentes, que le propone su contexto gramatical: Tiempo, Modo, Voz, Persona, Número, entre otros.

Complemento Circunstancial

En segundo lugar, también será necesario tomar un momento para lanzar luces sobre el concepto de Complemento Circunstancial, el cual ha sido explicado por las distintas fuentes como uno de los principales tipos de complementos que pueden encontrarse en relación con el verbo, y por ende, con el Sintagma verbal.

De forma mucho más específica, el Complemento Circunstancial ha sido explicado igualmente como una estructura sintáctica que tiene como misión complementar la información aportada por el verbo, señalando entonces las circunstancias en las que ha sucedido, sucede o sucederá la acción señalada por esta clase de palabra.

De esta manera, el Complemento Circunstancial señala en qué lugar, momento, forma, con qué materiales, para qué, por qué o para quién ocurrió una acción específica. Así mismo, la Morfosintaxis ha señalado que siempre que se desee saber cuál es el Complemento Circunstancial de la oración habrá que ir al texto, y preguntarle al verbo. Tanto la pregunta como la respuesta son claves para saber ante qué clase de Complemento Circunstancial se está.

Por otro lado, la Morfosintaxis también ha señalado que el Complemento Circunstancial puede está constituido por distintos tipos de estructuras sintácticas. Por ende, puede estar conformado por sintagmas verbales, sintagmas adverbiales o sintagmas preposicionales. Además, puede estar constituida igualmente por una oración subordinada adverbial.

Complemento Circunstancial de modo

Una vez se han revisado estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre el Complemento Circunstancial de modo, el cual ha sido descrito, en primera instancia, como uno de los principales tipos de complementos circunstanciales con los que puede contar un verbo.

Así mismo, ya desde una perspectiva mucho más cercana, el Complemento Circunstancial de modo también ha sido descrito como una estructura sintáctica, que cumple con la tarea de señalar la forma o modo en que se ha desarrollado, se desarrolla o se desarrollará la acción, referida por el verbo.

Tal como ocurre con el resto de los complementos circunstanciales, el Complemento Circunstancial de modo se identifica en la oración interrogando al verbo. En el caso de este tipo de complemento, se le deberá preguntar directamente al verbo el cómo ha ocurrido la acción, la respuesta será el Complemento Circunstancial de modo.

Ejemplos de C.C. de modo

Sin embargo, puede que la forma más eficiente de completar una revisión sobre el concepto de C.C. de modo sea a través de la exposición de algunos ejemplos, que de vengan a mostrar de forma concreta la naturaleza de este tipo de complemento. A continuación, las siguientes oraciones:

Mi papá compró carne a muy buen precio → para identificar el C.C. de modo, se toma la oración, y se le pregunta directamente ¿cómo compró mi papá la carne? La respuesta, que está dentro de la misma oración, es “a muy buen precio”. Por ende, esta estructura lingüística se conoce como C.C. de modo.

Llegamos tarde a la cita → en este caso, igualmente, se debe tomar la oración, y se le debe preguntar directamente a la oración ¿cómo llegamos a la cita? La respuesta es “tarde”. Este adverbio de tiempo se establece entonces como el Complemento Circunstancial de modo.

Iremos como sea a la entrega de premios → así mismo, en este ejemplo se debe tomar la oración, y se le debe preguntar directamente ¿cómo iremos a la entrega de premios? La respuesta es “como sea”. Esta estructura sintáctica es el C.C. de modo de la oración.

Imagen: pixabay.com

Complemento circunstancial de Modo
agosto 31, 2019
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar