Complemento Circunstancial de Negación

Según algunas corrientes sintácticas, el Complemento Circunstancial de negación constituye uno de los tantos complementos verbales, que pueden encontrarse en la oración. Sin embargo, previo a abordar una explicación sobre esta estructura sintáctica, se revisarán algunas definiciones, que de seguro permitirán entenderla dentro de su justo contexto lingüístico.

Definiciones fundamentales

En este sentido, también se tomará la decisión de enfocar esta revisión teórica a tan solo dos nociones específicas: Verbo y Complemento Circunstancial, por encontrarse directamente relacionadas con el tipo de complemento que se estudiará posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

El verbo

De esta manera, se tendrá que el verbo ha sido explicado, por las distintas fuentes, como uno de los principales tipos de palabras, que pueden encontrarse en la gran mayoría de las lenguas naturales, estudiadas hasta ahora.

Sin embargo, si se deseara tener una visión mucho más integral sobre esta partícula, se necesitaría revisar igualmente las distintas definiciones que han promulgado sobre ella las principales disciplinas de la Lingüística. En este sentido, se pueden encontrar las siguientes:

Por ejemplo, la Semántica –materia que se enfoca en estudiar el significado de las partículas lingüísticas- considera al verbo como una palabra, cuya misión será referir o señalar la acción, la cual puede estar indistintamente ejecutada por un sujeto activo, o sufrida por un sujeto pasivo.

Por su parte, la Sintaxis –disciplina que prefiere estudiar las partículas según su posición y función en la oración- cree que el Verbo debe ser entendido como el propio núcleo del Predicado, así también como del Sintagma verbal.

Finalmente, la Morfología –área de la Lingüística que se encarga de estudiar las partículas lingüísticas de acuerdo a su constitución- señala que el Verbo puede ser entendido como una palabra variable, la cual tiene como característica modificar su estructura morfológica, con tal de responder a los distintos accidentes gramaticales, impuestos por su entorno.

Complemento Circunstancial

En segunda instancia, también deben lanzarse luces sobre el Complemento Circunstancial, el cual ha sido explicado, de forma general, como uno de los distintos tipos de complementos verbales, que pueden encontrarse en la estructura oracional, en la mayoría de las lenguas naturales, estudiadas hasta ahora.

De forma mucho más específica, la Sintaxis ha señalado que el Complemento Circunstancial debe ser visto como una estructura sintáctica, que tiene como tarea acompañar o referir al verbo, dentro de la oración, con el fin de señalar cuáles son las circunstancias que se encuentran relacionadas a la acción que esta palabra señala.

Por ende, no se puede hablar de una sola clase de Complemento Circunstancial, puesto que este tendrá tantas clases como circunstancias particulares señale. En este sentido, los distintos tipos de complementos circunstanciales tienen como tarea indicar el lugar, tiempo, forma, compañía, finalidad, causa, material o destinatario de la acción. Por igual pueden señalar si la acción ha ocurrido realmente o no.

Según señalan las fuentes sintácticas, la forma de identificar el Complemento Circunstancial en la oración, es interrogando directamente al verbo, con el fin de preguntarle, de acuerdo al tipo de complemento que se quiera identificar, dónde, cuándo, cómo, con quién, para qué, por qué, con qué o para quién ha sucedido, sucede o sucederá la acción.

Por otro lado, la Sintaxis también refiere que el Complemento Circunstancial puede estar constituido por diversas estructuras sintácticas, como por ejemplo los sintagmas adverbiales, sintagmas adjetivales y sintagmas verbales. Así mismo, las oraciones subordinadas adverbiales pueden ejercer como Complemento Circunstancial.

Complemento Circunstancial de Negación

Toda vez se han revisado este tipo de definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre el Complemento Circunstancial de Negación, el cual es visto, de forma general, entonces como un tipo de complemento circunstancial, que refiere al verbo para señalar algunas de sus circunstancias.

En el caso específico del Complemento Circunstancial de Negación, esta estructura se encuentra en la oración con el fin de señalar que la acción, indicada por el verbo, no sucede, no ha sucedido ni sucederá.

La forma de identificar este tipo de complemento dentro de la oración es ir directamente al texto, y preguntarle entonces si ¿realmente ha ocurrido? La respuesta negativa a esta pregunta es el C.C. de Negación. Empero, este complemento también puede estar constituido por partículas lingüísticas precisas, como por ejemplo: nunca, jamás, no, tampoco.

Sin embargo, existen algunas corrientes sintácticas que rechazan la existencia del Complemento Circunstancial de Negación, señalando que estas estructuras no vienen a señalar realmente elementos circunstanciales. En consecuencia, prefieren entender estas partículas como modificadores verbales de negación.

Ejemplo de C.C. de Negación

Una forma eficiente de cerrar una explicación sobre esta clase de complemento verbal, será a través de la exposición de un ejemplo, que permita ver de forma concreta cómo se presenta este tipo de estructura sintáctica en la oración, así como la forma correcta de identificarla. A continuación, la siguiente oración:

María jamás se iría sin avisarme → en caso de que se quiera identificar el Complemento Circunstancial de Negación en esta oración, se interrogará al verbo, preguntándole entonces ¿María se iría sin avisarme? La respuesta es “jamás”. Por ende, esta partícula es el C.C. de Negación.

Imagen: pixabay.com

Complemento Circunstancial de Negación
agosto 31, 2019

Ver más Artículo al azar