Complemento circunstancial

Antes de abordar una explicación sobre el concepto de Complemento Circunstancial, así como de sus distintos tipos, se revisarán algunas definiciones, que de seguro permitirán entender esta clase de estructura sintáctica, dentro de su propio contexto.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

Por consiguiente, se tomará igualmente la decisión de delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: Sustantivo, Verbo y Oración, por encontrarse directamente relacionados con el tipo de Complemento que se estudiará posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

Sustantivo

De esta manera, podrá comenzarse por decir que el Sustantivo ha sido explicado, de forma general, como uno de los principales tipos de palabras, que existen en las Lenguas naturales. Sin embargo, si se deseara tener una visión mucho más integral de esta partícula, tal vez sea necesario tomar en cuenta también las distintas definiciones que han promulgado al respecto las distintas disciplinas lingüísticas.

En este sentido, por ejemplo, se tendrá que la Semántica –área de la Lingüística que se encarga de estudiar los significados- define al Sustantivo como la palabra que cumple con la misión de nombrar o señalar entidades propias de la realidad o la imaginación, las cuales pueden estar conformadas bien sea por personas, objetos, conceptos, animales, seres o lugares.

Por su lado, la Sintaxis –disciplina que estudia las partículas lingüísticas según su posición y función en la oración- señala que el Sustantivo puede ser considerado como el núcleo mismo del Sujeto, y por ende entonces del Sintagma nominal.

En último lugar, la Morfología –materia que se enfoca en estudiar las partículas lingüísticas desde su constitución- considera que el Sustantivo puede verse como una palabra del tipo variable, en tanto que cuenta con la capacidad de variar su constitución morfológica con la finalidad de concordar, en género y número, con las distintas entidades que desea nombrar.

El verbo

Así también, será necesario lanzar luces sobre el concepto de Verbo, el cual ha sido explicado por las distintas fuentes como una clase de palabra, que existe en las diversas lenguas naturales, estudiadas hasta ahora. No obstante, en el caso del verbo, para tener una visión integral será también necesario revisar lo que han dicho sobre él las distintas disciplinas.

Por ende, se encontrará que la Semántica entiende el Verbo como la palabra que tiene la misión de señalar o expresar la acción que es cometida por un sujeto activo, o que por otro lado es sufrida por un sujeto pasivo.

Igualmente, la Sintaxis ha dado su definición considerando que el Verbo puede ser entendido como el núcleo del sintagma verbal, así también como del Predicado. Para la Morfología, en cambio, el Verbo es una palabra de tipo variable, en tanto puede cambiar su estructura, de acuerdo a como dicten los distintos accidentes: Modo, Voz, Tiempo, Persona, Número, etc.

Oración

Otro de los conceptos que es necesario tener en cuenta es el de Oración. En este orden de ideas, las distintas fuentes han señalado que la Oración puede ser explicada como una cadena superior de sentido, con independencia sintáctica, es decir, que no necesita de ninguna otra estructura para expresar un significado completo.

Así también, la Morfosintaxis ha explicado la Oración como un conjunto de palabras que se entrelazan de forma coherente, para crear estructuras sintácticas completas. Por ende, el núcleo de la oración es la palabra. Igualmente, en la Oración pueden distinguirse dos estructuras: Sujeto y Predicado.

Complemento Circunstancial

Toda vez se han revisado estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre el Complemento Circunstancial, el cual ha sido explicado entonces como una de las distintas estructuras sintácticas que vienen a complementar al verbo, por lo que se infiere igualmente que el Complemento Circunstancial se encuentra en el Sintagma verbal, o en el Predicado de la oración.

De forma mucho más precisa, la Lingüística ha señalado que el Complemento Circunstancial ha sido explicado como la estructura sintáctica que cumple la función de complementar al verbo, explicando las circunstancias en las que ha ocurrido la acción a la que esta partícula lingüística refiere.

Así mismo, la Morfosintaxis ha señalado que el Complemento Circunstancial puede ser ejercido por distintas estructuras como por ejemplo el Sintagma nominal, el Sintagma adverbial, Sintagma preposicional o incluso por una oración subordinada adverbial.

Tipos de Complemento circunstancial

Sin embargo, la Morfosintaxis considera que puede hablarse de al menos trece distintos tipos de Complementos circunstanciales, los cuales dependen directamente del tipo de información que presenten en referencia al verbo, para complementarlo. A continuación, una breve explicación de cada uno de estos tipos de Complementos circunstanciales:

C.C. de Lugar: expresa el sitio en donde ha ocurrido la acción. Se identifica preguntándole al verbo ¿dónde?

C.C de Tiempo: expresa el momento de la existencia en el que ha ocurrido la acción. Se conoce preguntándole a la oración ¿cuándo?

C.C de modo: por su parte, este complemento indica el modo o la forma en que ha ocurrido la acción expresada por el verbo. Se identifica preguntándole al verbo ¿cómo?

C.C. de causa: este complemento cumple la misión de señalar la razón por la que ha ocurrido la acción. Para reconocerlo, se le pregunta al verbo ¿por qué?

C.C. de finalidad: así mismo, este complemento tiene como tarea indicar en la oración la razón o  el fin para el cual se ha realizado la oración. La forma de identificar este complemento es preguntarle a la oración ¿para qué?

C.C. de Compañía: también existe el C.C. de Compañía, cuyo objetivo es mostrar con quién ha sucedido la acción. De esta manera, para poder conocerlo dentro de la oración, se debe preguntarle al verbo ¿con quién? La respuesta en el complemento.

C.C. de afirmación: aunque su existencia es negado por algunos gramáticos, algunas otras corrientes señalan que en la oración existe una estructura sintáctica que viene a reafirmar lo que la acción señala. Para identificarla, se le pregunta directamente al verbo si ¿realmente ha ocurrido la acción?

C.C. de negación: tal como pasa con el Complemento Circunstancial de Afirmación, existen gramáticos que niegan la existencia del C.C. de Negación. Sin embargo, quienes aceptan su existencia señalan que esta estructura tiene la misión de negar aquello que ha señalado el verbo.

C.C. de Instrumento: por otro lado, dentro de la oración, también se encuentra el Complemento que viene a aclarar con qué herramienta o instrumento se ha llevado a cabo la acción. Para identificarlo, se toma el verbo, y se le pregunta ¿con qué?

C.C. de Materia: entre los distintos Complementos Circunstanciales se encuentra también esta estructura sintáctica, cuya misión es indicar con cuál material se ha llevado a cabo la acción. Si se quiere identificar en la oración, se le debe preguntar al verbo directamente ¿con qué material?

C.C. de Concesión: este complemento tiene como tarea el señalar cuál ha sido el impedimento por el cual no se ha realizado la acción. Para identificarlo en la oración, se le pregunta al verbo ¿Por qué no ha pasado u ocurrido la acción?

C.C de Cantidad: cumple con la tarea de expresar en qué cantidad o magnitud se ha presentado el verbo. Para identificarlo, se regresa al verbo, y se le pregunta entonces ¿cuánto?

C.C. de Destinatario: finalmente, se tiene también el C.C. de Destinatario, el cual tiene como misión el señalar para quién se ha realizado la acción. Por ende, para identificarlo simplemente se debe ir a la oración, y preguntarle ¿para quién se ha hecho la acción? En muchas ocasiones este Complemento Circunstancial coincide con el Complemento indirecto.

Cómo identificar el Complemento Circunstancial

Por último, también será necesario señalar que en realidad la forma de identificar el Complemento Circunstancial en la oración depende de qué subtipo de Complemento se trata de señalar, puesto que variará en cada caso.

Sin embargo, de forma general, la manera de reconocer o identificar un complemento verbal, del tipo que sea, será preguntándole directamente al verbo algunas informaciones. Las respuestas serán tomadas entonces como el Complemento.

En el caso de los Complementos Circunstanciales ellos vienen a indicar siempre algún dato adicional en cuanto a las circunstancias en las que ha ocurrido la acción. Por lo tanto, para saber el lugar, tiempo, modo, causa, finalidad, compañía, instrumento, material, cantidad o destinatario relacionadas con una acción específica, se debe tomar la oración y preguntarle al verbo respectivamente ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿por qué?, ¿para qué?, ¿con quién?, ¿con qué?, ¿con cuál material?, ¿con quién? o ¿para quién?

Las distintas respuestas serán identificadas con los distintos Complementos Circunstanciales del verbo. Algunos ejemplos de esto serían los siguientes:

Fui a casa de mis padres → ¿A dónde fui? A casa de mis padres, esta partícula es C.C. de lugar.

Llegué al colegio antes de que abriera → ¿Cuándo llegué al colegio? Antes de que abriera, esta estructura es el C.C. de Tiempo.

Me devolvió el libro sin la carátula → ¿Cómo me devolvió el libro? Sin la carátula. La respuesta a la pregunta puede ser identificado como C.C. de modo

Mi papá llegó a casa enojado por mis calificaciones → ¿Por qué mi papá llegó enojado a casa? Por mis calificaciones. Por ende, esta estructura sintáctica se establece como el Complemento Circunstancial de causa.

Toca el timbre para que nos abran la puerta → ¿Para qué debes tocar el timbre? Para que nos abran la puerta. En consecuencia, la respuesta obtenida se establece como el Complemento Circunstancial de finalidad.

Imagen: pixabay.com

 

Complemento circunstancial
agosto 27, 2019
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar