Criterios para decidir el nombre de una moneda

Definición de Moneda

Se conoce como monedas a los objetos circulares de composición uniforme, diferentes pesos y que por lo general  fabricadas en metal, cuya utilidad humana es servir como unidad de cambio económico en un determinado país o entidad política.

Se cree que las primeras monedas como tal fueron acuñadas aproximadamente en el año 680 a.C en Lidia, actual territorio de Turquía, como resultado de la evolución de algunas mercancías-monedas que habían venido unificándose, con el objetivo de hacer más fácil su transporte y dejar atrás la economía basada en el trueque, sistema que consiste en el cambio de unas mercancías por otras.

Desde ahí, a través de las distintas épocas, el uso de las monedas se ha extendido por todo el mundo, dando origen en su evolución a distintos tipos de monedas (más información Tipos de monedas) posicionándose además como la única unidad de cambio de la economía mundial, pues más allá de que pueda encontrarse en monedas metálicas, billetes o bonos, también se le denomina moneda a la divisa propia de un Estado, es decir al tipo de moneda que usa. Actualmente son acuñadas por entidades autorizadas legalmente y bajo el control de un Estado, las cuales son llamadas –al igual que en la antigua Roma- Casa de la Moneda, aunque también reciben el nombre de ceca, voz derivada del árabe “sikkah”, el cual puede traducirse al Español como “troquel”

Actualmente, a pesar de que todos los países o Estados cuentan con monedas de circulación nacional, cada cierto tiempo una de estas entidades políticas decide cambiar su sistema de divisas o crear algunas monedas nuevas, dando origen a nuevos diseños y nombres. Sin embargo, lejos de los que pudiera suceder, la decisión del nombre que llevará una nueva moneda no es un hecho tan al azar o particular del ente que realizará la acuñación, sino que corresponden a una serie de criterios establecidos por la Numismática (ciencia que estudia y clasifica las monedas) dentro de los cuales se puede escoger. A continuación la definición de cada uno de estos parámetros:

Criterios para establecer el nombre de una moneda

De acuerdo a lo establecido por la ciencia de la Numismática, una de las principales y primarias características de una moneda es su Nombre, pues dice mucho de su procedencia e identidad. No obstante, las razones detrás éste pueden ser tan diversos como los cientos de nombres que se han generado con el paso de los años. En este sentido, a continuación, los criterios que se toman en cuenta a la hora de ponerle el nombre a una moneda:

Carta de recomendación personal Una carta de recomendación personal es una comunicación escrita, en donde una persona da fe de conoc...
Importancia de la Estadística La Estadística puede definirse como la Ciencia que se especializa en recabar y analizar los datos ex...
Diferencia entre IPC e Inflación Antes de comenzar a señalar cuáles son las diferencias más notorias entre IPC e Inflación, quizás se...
  • Autor: una moneda puede llevar el nombre de su autor, es decir de quien ordenó su acuñación, por lo general las monedas así denominadas pertenecen a la época antigua, y tienen nombres de antiguos reyes y emperadores. Por ejemplo: los Dáricos, las cuales eran monedas o medallas mandadas a acuñar por el gobernante persa Darío; otro ejemplo de los nombres basados en este criterio lo constituyen los filipos, bautizados así en honor a Filipo de Macedonia, quien los mandó a acuñar durante su reinado, así como también se pueden contar dentro de este criterio la antigua moneda estateros cresios, llamados de esta forma en honor a Creso, antiguo rey de Lidia (actual territorio turco) donde se cree que se acuñaron las primeras monedas.
  • Imagen que lleva grabada: igualmente las monedas pueden ser bautizadas en base a las imágenes que llevan en ellas grabadas. Por ejemplo:  los homéreos, monedas de antigua circulación de Esmirna, las cuales tenían la efigie de Homero; o el actual Bolívar, moneda nacional de Venezuela, la cual se llama así por contar en su cara con la efigie del héroe patrio de esa nación, Simón Bolívar.
  • Lugar: otro criterio que puede orientar o decidir el nombre de una moneda, en el momento en que sus creadores la materializan, es el lugar de origen, es decir, el sitio donde están siendo acuñadas. Por ejemplo: las genovinas, monedas de circulación italiana, propias de Génova; o las antiguas “besantes”, cuyo nombre es una deformación del nombre Bizancio, imperio que las acuñaba.
  • Modo de fabricación: así mismo, las monedas pueden ser llamadas según la forma o característica con las que fueron fabricadas, a fin de describir algunas de sus características específicas, las cuales están diseñadas para evitar posibles falsificaciones.
  • Peso: al ser un objeto metálico cuenta con un peso, en algunos casos esta cualidad se usa para determinar el nombre de una moneda, como por ejemplo el Dracma de la antigua Grecia,  el cual fue llamada así, siendo el Dracma la unidad para referirse al peso que tenía un puñado de óbolos. De ahí en adelante las distintas monedas de circulación recibían el nombre de didracmas (equivalente a dos Dracmas) o tetradracmas (equivalente a cuatro dracmas). Así mismo, existieron unas monedas llamadas “mina”, las cuales equivalían al peso de cien dracmas; así como el Talento, cuyo valor estaba tasado en sesenta minas, es decir seiscientas Dracmas.

Fuente de imagen: pixabay.com

Criterios para decidir el nombre de una moneda
diciembre 20, 2015