Derivación compleja

Tal vez lo más conveniente sea, previo a abordar la definición de Derivación compleja, revisar de forma breve algunos conceptos, que resultarán indispensables a la hora de entender este proceso de formación de palabras en su contexto preciso.

También te puede interesar:

Definiciones fundamentales

En este orden de ideas, quizás sea también prudente delimitar dicha revisión a tres definiciones específicas: Lexema, Afijos y Derivación, pues ellos constituyen las bases sobre las cuales se erige la Derivación compleja. A continuación, cada uno de estos conceptos:

Lexema

Por consiguiente, se comenzará entonces por pasar revista sobre la definición de Lexema, el cual es visto por la Lingüística como el núcleo de la palabra, así también como la parte invariable y coincidente en todas las palabras que conforman una familia léxica. Para explicarlo en los términos que emplea la Educación inicial o básica, el Lexema podrá ser visto como la raíz de la palabra.

Afijos

En cuanto a los afijos, la Lingüística también ha expresado su definición, describiéndolos entonces como un tipo de estructura o secuencia lingüística, la cual se une –en un punto determinado- a la palabra, bien para crear una nueva palabra, o para demostrar los distintos accidentes gramaticales que puede tener la palabra a la que se ha unido. De igual forma, esta disciplina ha indicado que dentro de los afijos se pueden distinguir cinco tipos de ellos, explicados de la siguiente forma:

  • Prefijos: serán aquellos afijos que al momento de unirse a la palabra lo hacen de forma anterior a esta. Se caracterizan por ser estructuras átonas, y sobre todo por no tener ningún tipo de interferencia en la categoría gramatical de la palabra a la que se unen.
  • Sufijos: por su parte, los Sufijos serán identificados como aquellos afijos tónicos, que se enlazan a la palabra de forma posterior. Igualmente, la Lingüística señala que los Sufijos sí contarán con la propiedad de modificar la categoría gramatical de la palabra en donde se inserta.
  • Interfijo: en cuanto al Interfijo, será considerado también como una estructura lingüística átona, así como carente de carga semántica. Su lugar dentro de la palabra a la que se une será entre la base del lexema y un afijo, que se haya unido a la palabra de forma anterior.
  • Infijo: así también, la Lingüística señala que existirán los Infijos, los cuales son vistos como aquellas estructuras que se insertan en la mitad del Lexema, rompiéndolo en dos. Sin embargo, esta disciplina también advierte que este tipo de afijos son casi inexistentes dentro del Español.
  • Circunfijos: por último, se hace referencia al Circunfijo cuando en una palabra se da el caso de doble afijación. Empero, la Lingüística también indica que este tipo de afijo suele ser bastante difícil de encontrar en las Lenguas naturales.

Derivación

De igual forma, será necesario traer a capítulo la propia definición de Derivación, proceso lingüístico que ha sido explicado de forma general por los distintos autores como uno de los mecanismos de formación de palabras más común dentro de las Lenguas naturales. En consecuencia, la Derivación ha sido vista también como la principal fuente de la que se alimenta el repertorio léxico de una Lengua.

En términos morfológicos, la Derivación deberá ser explicada entonces como un proceso lingüístico en donde un afijo se une a un lexema, produciendo en esa unión –o mejor dicho derivando- una nueva palabra, la cual se caracteriza por tener su propio significado o contenido semántico, al tiempo en que se relaciona semánticamente con la palabra de la cual se ha originado.

Derivación compleja

Teniendo presente todas estas definiciones, quizás sea momento para abordar directamente la definición de Derivación compleja, la cual en primera instancia es reconocida como uno de los tipos de Derivación que existen, siendo relacionada sobre todo con la Derivación progresiva.

Así mismo, la Derivación compleja es vista como aquel proceso de Derivación en donde entre el lexema y el afijo que se une existe un obstáculo, lo cual hace que no se pueda hablar entonces de Derivación directa o inmediata. Este obstáculo, suele estar conformado por otro afijo, que se ha unido de forma breve a la palabra. Es decir, que la Derivación compleja ocurre en otra palabra ya derivada. Un ejemplo de este tipo de proceso de formación de palabra sería el siguiente:

Barba → Barb + ero = Barbero (D. simple) → Barb+er+ía = Barbería (D. compleja)

Imagen: pixabay.com

Derivación compleja
noviembre 16, 2017
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar