Descripción de la cara, rostro

La Descripción puede ser considerada como el método literario, por medio del cual un hablante –bien sea de forma oral o escrita- hace un recuento detallado de las características observadas o recreadas por él, sobre un objeto, persona, paisaje o fenómeno específico, a fin de que su interlocutor pueda hacerse una imagen mental de aquello que el hablante desea comunicar.

Objeto de la descripción

En este sentido, la descripción también es un recurso comunicativo, del cual puede valerse el hablante, para poder transmitir a su interlocutor, no sólo las acciones o situaciones sucedidas, sino la apariencia que tenían las personas, objetos o sitios en donde sucedieron. Por consiguiente, la Descripción se establece como uno de los recursos narrativos más importantes, puesto que consiguen hacer que el interlocutor o lector pueda imaginarse lo descrito, a fin de compartir la visión del escritor, aun cuando cada proceso recreativo sea individual, y sujeto a las propias experiencias y contextos.

Definición de rostro

Por otro lado, el rostro –tanto de las personas como de los animales- constituye la parte anatómica de mayor importancia, en cuanto a identificación y autopercepción, puesto que se establece como la carta de presentación de cada uno de los individuos de una especie, ayudando a los otros a reconocerlo, e incluso a que él mismo –en el caso de los humanos- pueda reconocerse en un retrato o en su propio reflejo. De esta forma, ubicado al frente de la cabeza, el rostro cumple con la función de diferenciar y convertir en único al individuo, además de ser la superficie en donde reposan tres de los cinco sentidos: vista (ojos), olfato (nariz) y gusto (boca, la cual cumple también la función del lenguaje, garantizando la capacidad comunicativa del individuo).

Descripción de un rostro

Con respecto a la forma de realizar la descripción de un rostro, siguiendo las directrices básicas de la narración, ésta debería seguir un orden, que fuese mostrando cada uno de los aspectos físicos y expresivos del rostro, y que pudiese comenzar por lo general, para ir adentrándose un poco más en los detalles que contiene la cara descrita en el texto. Resulta pertinente entonces explicar brevemente en qué orden y cuáles aspectos puede contener la descripción de un rostro. A continuación, algunos de ellos:

Datos de la persona

Antes de comenzar a describir en sí el rostro, es importante destacar los datos referentes a la persona a la cual pertenece. Esta descripción se hará a grandes rasgos, anotando sólo los datos generales, como por ejemplo los siguientes:

  • Nombre: en caso de ser una persona o animal conocido, es importante hacer referencia al nombre que tiene la persona sobre la cual se hará la descripción.
  • Género: así mismo –se conozca el nombre del individuo a describir o no- será importante definir la identidad sexual que esta persona ostenta, pues esto complementará la información que se le suministrará al interlocutor.

Marco del rostro

Aun cuando no es parte del rostro, el marco –es decir, los rasgos que rodean el rostro- son de gran importancia, pues forman parte de la composición que acompaña la cara de una persona, determinando su forma e incluso la impresión que puede generar en otros. Entre los elementos que dan marco a un rostro, se encuentran los siguientes:

  • Cabello: uno de los principales rasgos que dan marco a un rostro es el cabello. De esta forma, debe destacarse el color, la textura e incluso el tipo de peinado.
  • Forma del rostro: así mismo, es importante anotar que forma tiene el rostro que se describirá, en este sentido, puede tratarse de un rostro redondo, cuadrado, anguloso, adiamantado.
  • Cuello: en ocasiones, existen autores que consideran al cuello como parte importante del marco que cierra el rostro. Así, se puede anotar si se trata de un cuello largo, delgado, corto, grueso, liso, arrugado.

Apariencia del rostro

Otros datos importantes, en el momento de realizar una descripción, son aquellos relacionados con lo que transmite el rostro que se describe, así como los aspectos fundamentales de su apariencia. Entre estos rasgos se encuentran:

  • Color de tez: una de las más importantes características que demuestra un rostro es el color de piel que tiene el individuo, el cual sin que marque diferencias raciales –puesto que todos los seres humanos tienen los mismos derechos y libertades, desde la inmensa diversidad humana- sí son un rasgo característico de gran importancia. En este sentido, un rostro puede considerarse entonces moreno, aceitunado, blanco, asiático, etc.
  • Apariencia del cutis: igualmente, reviste importancia -en el ámbito descriptivo- el tipo de piel que tiene el rostro en cuestión, a fin de poder conocer si se trata de un cutis suave, mixto, áspero, lozano, maltratado, con cicatrices, entre otros atributos.
  • Emoción que transmite: por otro lado, se puede afirmar también que un rostro no sólo son rasgos físicos, sino las emociones que puede reflejar o transmitir, puesto que como carta de presentación del individuo, también comunican el momento emotivo que éste vive.

Detalles del rostro

Finalmente, el narrador deberá abarcar los rasgos y detalles del rostro, los cuales estarán compuestos por los siguientes rastros, los cuales difieren sustancialmente de un individuo a otro. A continuación, algunos rasgos:

  • Labios: la forma de la boca resulta importante, en este sentido, por lo general, se hace referencia a la forma de los labios. Algunas veces se detalla también la forma de los dientes, el tamaño de la boca en general, y si ésta produce algún gesto o mueca específica.
  • Nariz: por su parte la nariz es también de gran relevancia en la definición de un rastro, ya que constituye su centro y demarca su simetría. De esta forma, el narrador deberá especificar la forma, tamaño e incluso apariencia de la nariz del rostro que describe.
  • Ojos: así mismo, es importante destacar otros rasgos como el color, forma y tamaño de los ojos, rasgo también de gran importancia en el ámbito visual y comunicativos, pues son el punto de contacto entre dos individuos que establecen una comunicación, o el simple hecho de reconocimiento.

Ejemplo de descripción de un rostro

Revisados los distintos rasgos que deben anotarse en el momento de realizar la descripción de un rostro, resulta igualmente apropiado anotar un breve ejemplo de cómo podría desarrollarse la descripción del rostro de una persona. A continuación, entonces, la descripción de un rostro:

Mauricio es un hombre de cabellos castaños, quien tiene un rostro adiamantado, de facciones angulosas, el cual combina a perfección con su grueso y firme cuello. Su moreno rostro hace gala de una piel suave, la cual no se ha dejado marchitar por el cruel sol que ilumina la tierra donde vive. Así mismo, su expresión jovial y pacífica, hacen juego con su suave piel, constituyendo una cara noble, de gran amabilidad. Por otro lado, sus facciones también inspiran tranquilidad, pues sus labios delgados, su nariz aguileña pero delicada y sus profundos ojos verdes, inspiran de inmediato la confianza de aquel que se lo topa por el largo camino de la vida.

Imagen: pixabay.com

Descripción de la cara, rostro
septiembre 17, 2016

Ver más Artículo al azar