Diez pasos para dejar de fumar

Sociales y humanidades

Una de las cosas más difíciles que una persona puede enfrentar es el hecho de dejar atrás un hábito que ha mantenido por años, ahora si además a éste le sumamos el carácter adictivo que puede generar una sustancia consumida de forma habitual, entonces estamos ante un gran reto.

Ese podría ser el caso de las personas que intentan dejar de fumar, y que vuelven irremediablemente una y otra vez a este vicio que resulta altamente nocivo para la salud, así como para la salud de los que la rodean y del medio ambiente. Sin embargo la voluntad lo pueda lograr todo. Por eso en esta ocasión expondremos algunos tips y recomendaciones que pueden ayudar a quien esté tratando de dejar el hábito del cigarrillo, a fin de sacar este vicio para siempre de sus vidas.

A continuación diez consejos de oro que te pueden conducir a una vida cien por ciento libre de humo, y llena de salud, aire puro, olor agradable en tu ropa y cero aislamiento:

Pacta contigo mismo

En primer lugar deberías, como parte de un trato y compromiso contigo mismo, plantearte una fecha exacta para dejar de fumar. En importante que no te permitas posponerla, pues debes tener en mente que ese día tienes una cita con tu salud. Sin embargo, debes tener cuidado de no caer en el vicio del “próximo lunes”, practicado por tantas personas en referencia a las dietas. Por el contrario es recomendable que anotes en tu agenda el día e incluso la hora en que te comprometerás contigo mismo a no fumar más. En este sentido, son muchas las personas que escogen el 31 de mayo, Día Internacional del No Fumar para iniciar su proceso.

Conciencia y contención

Es importante no perder de vista que dejar de fumar implica un proceso de rehabilitación y desintoxicación, pues estamos ante una sustancia adictiva, por lo que debemos originarnos un grupo de contención que nos ayude a mantenernos ocupados y alejados de los cigarrillos. Así mismo, si el papel que ocupas es de contención de alguien que intenta dejar el hábito de fumar debes ser consciente de que esa persona presentará cambios de humor e incluso malestares físicos los primeros días en lo que se encuentre privado de la adictiva nicotina que contienen los cigarrillos.

Créate otra rutina

Como mencionábamos al principio, el Fumar no sólo está compuesto por la adicción a una sustancia, sino que además la persona integra este vicio a su rutina, es decir que lo convierte en un hábito, por lo cual una forma imprescindible para ayudarte a dejar este vicio es crearte otra rutina para tu vida, donde éste no esté incluido, pues de lo contrario la suma de hábitos te harán extrañar el cigarrillo de las cuatro, o el de después de la comida, o el que se consume antes de ir a dormir, por lo que no está demás generarte nuevas costumbres, que además te ayuden a reeducar a tu cerebro para que no extrañe este hábito.

Trázate metas diarias

Igualmente, así como con otros métodos de rehabilitación, es recomendable que ajustes tu pensamiento a un camino que se cuenta “día a día”. Es decir, tu pensamiento hacia tus logros o tus metas debe enfocarse siempre hacia el “hoy no fumaré” u “hoy no fumé”, ya que pensar en el “nunca más lo haré” te puede crear cuadros de ansiedad que te lleven nuevamente a recaer en el vicio. Así mismo debes ser consciente de que, aunque lleves años sin probar un cigarrillo, el haber sido adicto a una sustancia siempre te hace un poco más débil ante ella, por lo que existen personas que luego de años de estar alejada de este nocivo vicio, regresan a él, por lo que tu pensamiento tampoco puede llevarte al autoengaño de creer que has dejado “para siempre el fumar”, es mejor que te enfoques en el pensamiento de “un día a la vez”.

Conoce el daño que te hace

No está demás que investigues sobre los efectos nocivos que tiene el cigarrillo. En este caso trata de colocar el acento en qué cosas pueden pasarle a tu cuerpo si continuas fumando, luego mantén una conversación madura contigo mismo a ver si realmente esto es lo que quieres o deseas para tu vida. De seguro el instinto de preservación, así como tu deseo de bienestar te harán idear mecanismos que te mantengan alejado de este vicio.

Establece cuarentenas

Créate cuarentenas y respétalas. Es decir, si tienes algún amigo con quien siempre fumes, es mejor que lo veas en sitios donde no puedan puedan hacerlo. Así mismo evita las tiendas donde comprabas tus cigarrillos, las esquinas o cafés donde fumas. También es importante que tengas identificado con qué cosas tu mente relaciona el cigarrillo, para así evitarlas. Por ejemplo, hay personas que no pueden tomar café sin fumar, si tú eres una de ellas y estás tratando de dejar el cigarrillo, deberías evitar el café también por un tiempo. Igualmente se da el caso con el alcohol.

Ten fuerza de voluntad

Debes estar consciente de que tu cerebro y tu cuerpo ante la ausencia de la nicotina creará estrategias, malestares y excusas para fumar. Es aquí donde debes hacer acopio de tu fuerza de voluntad, y ser consciente de que en esos momentos –aunque nos sea de forma clara- tu mente jugará contigo, tratando de llevarte a recaer. No lo hagas, piensa que volver a fumar es dejar de lado el camino que te ha llevado a ese momento. Y que siempre las recaídas son más difíciles de superar.

Practica deporte

Así también deberías comenzar una rutina de ejercicios, que mantenga tu mente ocupada cada día con nuevos retos físicos. Mantenerte activo también te permitirá sentirte mejor físicamente y reforzar de manera positiva el proceso de rehabilitación en el que te encuentras inmerso.

Toma líquidos

Mantente hidratado, ya que el consumir suficiente líquido mantiene tu cuerpo en un estado relajado que impedirá que algunas tensiones disparen en ti el deseo de fumar. Igualmente ten cuidado con lo que comes, algunas personas tienden a combatir la ansiedad de dejar de fumar comiendo, por lo que dejar esta hábito se traduce en un aumento de peso, razón por la cual es bueno que sigas el consejo número ocho.

Aléjate de los cigarrillos

No compres cigarrillos, ni los mantengas en tu cartera por si acaso. Hay personas que mientras dejan de fumar tienen el hábito de sostener en la boca un cigarrillo apagado. No obstante los expertos aconsejan retira todo objeto que nos recuerde este vicio. Es decir, desaparecer de tu entorno cajas de cigarros, encendedores, ceniceros, etc. Por último es bueno que te mentalices y sepas que en este camino de dejar de fumar los primeros quince días son siempre los más difíciles, una vez superados la ansiedad irá en descenso, ayudándote a conseguir tu meta de dejar atrás este nocivo y molesto hábito.

Fuente de imagen: comodejardefumar.com

Diez pasos para dejar de fumar
Se habla de:                 

Bibliografía

El pensante (octubre 18, 2015). Diez pasos para dejar de fumar. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://educacion.elpensante.com/diez-pasos-para-dejar-de-fumar/