Ejemplo de cómo hacer unos huevos revueltos con un toque diferente

Ampliar este tema:

Los huevos, sean revueltos, fritos, pericos o en tortilla, son parte esencial del desayuno en varias partes del mundo occidental. No obstante, a veces la rutina toma nuestra mesa, señalándonos que es hora de inyectarle un poco de creatividad a nuestra cocina. Para eso sólo basta un poco de inventiva, a fin de transformar nuestro cotidiano plato de huevos revueltos en una opción deliciosa, que podría ser parte del menú de cualquier prestigioso restaurante.

Para esta receta necesitarás ciertos elementos que de seguro tienen en tu nevera y tu despensa, por lo que su elaboración no implica una alteración del presupuesto doméstico. Para la preparación (la cual te dará para tres porciones) necesitarás entonces los siguientes ingredientes:

4 huevos

1 tomate

1 rama de cebolla de verdeo o cebollín

3 listones de tocineta

5 champiñones grandes

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Igualmente necesitarás los siguientes elementos:

1 sartén grande

1 cuchara de madera

1 plato hondo

1 tenedor

Una vez tengas todos los ingredientes y elementos a mano, procederemos a la preparación. Para esto, sigue los siguientes pasos:

1) Lava muy bien el tomate y la rama de cebollín. Una vez que los hayas lavado, procede a cortar en la tabla de picar el tomate y el cebollín en pedazos muy pequeñitos. Mantener aparte.

2) Igualmente, lava muy bien tus champiñones, y procede a picarlos en pedacitos pequeños. Mantenlos aparte, y no los mezcles con el tomate y el cebollín.

3) Toma tus tres listones de tocino o tocineta y pícalos también en pedacitos muy pequeños. Mantenlos aparte.

4) En el plato hondo vierte los huevos y agrégales una pizca de sal y pimienta, y bátelos con el tenedor hasta conseguir una mezcla lo más homogénea posible.

5) Una vez preparados todos los ingredientes, procede a encender tu cocina a fuego moderado, y colocar tu sartén en ella.

6) Inmediatamente agrega tu tocino, y sin dejar que se pegue, ve removiendo a fin de que suelte su grasa, en la cual prepararemos nuestros huevos. Sin embargo, si notas que tu tocino o tocineta no han soltado suficiente grasa, puedes agregar un poquito de aceite de oliva.

7) Cuando notes que tu tocino comienza a sofreírse, agrega el tomate y el cebollín, y comienza a remover para que no se peguen.

8) Una vez que estos empiecen a dorarse, incorpora tus champiñones, y deja que larguen su jugo.

9) Una vez se ha reducido el jugo de los champiñones, agrega la mezcla de huevos y comienza a mezclar tal como haces con tus huevos revueltos.

10) Cuando ya no quede rastros húmedos en la preparación, y se haya solidificado toda la mezcla, apaga y sirve.

Esta receta puedes acompañarla de pan tostado, jugo de naranja o café. Y ya tienes un rico, divertido, nutritivo y económico desayuno que de seguro le encantará a tu pareja e hijos. En caso de que vivas o te encuentres solo puedes prepararlo usando dos huevos, medio tomate, media ramita de cebollin, un listón de tocineta y dos champiñones, ingredientes con los que sólo debes seguir esta deliciosa receta que te dará la energía suficiente para comenzar un grandioso día.

Fuente de imagen: recetasdiarias.com

Ejemplo de cómo hacer unos huevos revueltos con un toque diferente

Bibliografía ►

Se habla de:                 


Ver más Artículo al azar