Ejemplo de cómo preparar pechuga de pollo rellena

Uno de los platos más recomendados cuando se trata de ajustar nuestro menú diario, en pro de una disminución de peso corporal, es la pechuga de pollo, debido a su bajo contenido de grasa, así como a sus propiedades –según lo afirmado por algunos nutricionistas- de producir una sensación de saciedad.

También te puede interesar:

Sin embargo, una de las quejas más comunes entre quienes se encuentran en medio de una dieta es el aburrirse de estar comiendo siempre lo mismo, pues ciertamente, pasar una semana entera comiendo pechuga de pollo a la plancha puede generar agotamiento. Es por eso que en esta oportunidad queremos brindar una forma divertida de comer preparar este alimento, sin que esto signifique salirse del régimen alimenticio, pues la mejor dieta es aquella que nos enseña a comer de todo balanceadamente, a fin de que se convierta en un hábito que nos lleve a mantenernos más que delgados, saludables.

A continuación entonces, el paso a paso de cómo preparar una rica Pechuga de Pollo Rellena:

Ingredientes

Para preparar esta sabrosa receta, necesitarás reunir los siguientes ingredientes:

  • Una (1) pechuga de pollo, cortada en mariposa
  • Cuatro (4) tomates secos
  • Diez (10) gramos de requesón
  • Veinte (20) gramos de espinaca cortada en pequeños trozos
  • Aceite de Oliva
  • Sal Marina

Elementos

Una vez que hayas reunido todos los ingredientes, procura entonces tener a mano también los siguientes elementos:

  • Un (1) bowl mediano
  • Dos (2) palillos o mondadientes
  • Papel plástico trasparente
  • Una (1) heladera
  • Una (1) asadera
  • Un (1) horno
  • Un (1) plato llano para emplatar.

Preparación

Teniendo al punto los ingredientes y los elementos procederemos entonces con la preparación de esta receta. En este sentido, tomaremos la pechuga de pollo, previamente cortada en filete mariposa, a la cual condimentaremos con sal marina, ajo y pimienta, por ambos lados. A continuación, procederemos a mezclar en un bowl los tomates, el requesón y la espinaca, hasta obtener una preparación lo más homogénea posible. Cuando esté lista, entonces extenderemos sobre un plato la pechuga sazonada, y en el centro de este plato colocaremos nuestra preparación a base de requesón, espinaca y tomate. A continuación deberás enrollar la pechuga sobre esta preparación. Cuando tenga forma de rollo, deberemos entonces envolver en papel plástico transparente y llevar a la heladera por un buen rato.

Cuando haya transcurrido al menos una hora en la nevera o heladera, la sacaremos, retiraremos el papel que la envuelve, y la ajustaremos con dos palillos mondadientes, a fin de que no pierda la forma que ha conseguido. De inmediato colocaremos al fuego un sartén, en el que agregaremos un poco de aceite de oliva, cuando éste se encuentre caliente, colocaremos a sofreír un poco de eneldo, hasta que este suelte su aceite. Acto seguido colocaremos la pechuga de pollo enrollada y rellena en esta sartén, pero simplemente para sellar, para lo que deberás colocarla un momento por cada lado, a fin de que la carne cambie de color, y pase del rosado pálido al blanco.

Una vez hayas sellado la carne, procede a colocar tu pechuga sobre una asadera previamente engrasada, y llévala al horno a una temperatura de ciento cincuenta grados centígrados, por al menos unos quince minutos. Cuando esté dorada por fuera, sácala del horno, y procede a cortarla en tres pedazos transversales. Sírvela entonces acompañada de una ensalada, y disfruta de este sano y delicioso platillo, que de seguro de hará sentir satisfecha, y lo mejor de todo sin alterar tu dieta.

Fuente de imagen: recetin.com

Ejemplo de cómo preparar pechuga de pollo rellena
noviembre 29, 2015
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar