Ejemplo de diez desmanchantes al alcance de tu mano

Uno de los grandes dolores de cabeza de las personas encargadas de las labores domésticas es el cuidado de la ropa. En especial, la eliminación de manchas, las cuales son frecuentes sobre todo en las prendas de los niños y niñas, que terminan casi siempre con rastros de comida, tierra y pasto, entre otros elementos. ¿Pero cómo eliminarlas efectivamente?

Lo más reciente:

Anualmente, cada casa de familia invierte gran cantidad de dinero en productos comerciales que prometen eliminar eficientemente las manchas dejadas en las telas. No obstante no todos funcionan tan bien como prometen, produciendo además un desgaste importante en nuestra ropa. En esta ocasión expondremos una lista de productos, que casi siempre se encuentran a nuestra mano en nuestras despensas y botiquines, y que pueden ayudarnos a eliminar esas molestas manchas de nuestras prendas favoritas.

A continuación una lista de diez productos que tienes en casa y que nunca imaginaste que podrían ayudarte a combatir las manchas de tu ropa:

Vinagre: al alcance de tu mano, este ingrediente usado en tu cocina cuenta con grandes propiedades desinfectantes y desmanchantes, sólo basta con que lo calientes un poco y lo combines con un detergente neutro, mezcla con la que podrás eliminar manchas de vino tinto o café. Sin embargo, debes tener cuidado de que la prenda no haya sido manchada también con sustancias de tipo protéico, pues el ácido del vinagre ayudaría a fijarlas. Así mismo, un chorrito de vinagre en el último enjuague de tu lavadora ayuda a que las telas mantengan sus colores. De igual forma, limpiar tu piso con vinagre lo desinfecta eficientemente.

Sal de cocina: también en tu despensa, este ingrediente esencial de nuestras comidas cuenta con propiedades que te ayudarán a devolverle el color a tus prendas. Igualmente, cuando una prenda es nueva, es recomendable agregar una cucharadita de sal en la lavadora a fin de evitar que la tela destiña, fijando su color. Igualmente es una aliada inigualable a la hora de eliminar manchas de vino tinto de la ropa blanca. También sirve para eliminar manchas de sangre. Solo basta con sumergir las prendas por una hora en agua fría con sal, y luego enjuagar con agua fría antes de llevar a la lavadora.

Agua Oxigenada: habitante esencial de tu botiquín de primeros auxilios, el agua oxigenada es un eficaz eliminador de manchas difíciles. Con ella puedes eliminar esas molestas manchas amarillas que con el tiempo se van apoderando de nuestras telas. Igualmente es un eficiente eliminador de manchas de sangre. Así mismo, el agua oxigenada tiene grandes propiedades antisépticas que te pueden ayudar sobremanera a mantener la higiene de tu casa. Un ejemplo de ello es su uso para lavar y desinfectar una vez a la semana nuestros cepillos dentales, para lo cual basta con sumergir por una hora los cepillos en agua oxígenada.

Acetona: Un poco agresiva no debe ser usada sobre telas sintéticas como el rayón, pues de inmediato rompe el tejido. Sin embargo, sus propiedades son ideales para combatir manchas producidas por pintura, cera, barniz, grasa o betún.

Talco: es sumamente útil para evitar que la tela quede manchada cuando ha caído grasa sobre ella. Se aconseja que inmediatamente la tela reciba la mancha, ésta sea roceada con talco, a fin de que el polvo recoja la grasa, cuando éste se haya convertido en una capa húmeda es hora de sacudir con un cepillo.

Alcohol: de tu botiquín de primeros auxilios a tu sala de lavado, el alcohol es un aliado ideal para combatir las manchas de lápiz labial, pasto, musgo, café y té. No obstante, no actúa solo, sino que debe combinarse con talco. Para usarlo debes diluirlo un poco con agua, en medidas de tres de alcohol por una de agua, luego poner el talco sobre la mancha y rociarlo con la mezcla de alcohol y agua por lado y lado. Al igual que con la acetona su uso no está recomendado para tejidos sintéticos como rayón o acetato.

Amoniaco: a pesar de que esta sustancia requiere de sumo cuidado en su manipulación es un eficiente desmanchante de alfombras. Puedes preparar una mezcla con medio litro de agua, 100 c.c de amoniaco y una tapita de detergente neutro. Una vez preparada puedes aplicarla con un cepillo sobre la alfombra, teniendo cuidado de no respirar directamente la mezcla así como de asegurarte que la habitación esté ventilada. Igualmente está recomendado para blanquear los cuellos, puños y axilas de las camisas, ya que es ideal para eliminar manchas antiguas de sudor.

Bicarbonato: la panacea de tus manteles y cortinas blancas, el bicarbonato es ideal para eliminar manchas amarillas de tus tejidos, las cuales salen por el tiempo y la humedad. Se recomienda disolver tres cucharadas grandes de bicarbonato en un litro de agua caliente. Una vez preparada la mezcla procede a sumergir y remojar tu prenda por media hora, antes de llevar a la lavadora. Igualmente, mezclado con talco y detergente en polvo es un aliado indispensable para eliminar las manchas de grasa de tus alfombras.

Limón: de tu nevera a tu ropa, con su jugo puedes eliminar manchas de tinta, así como las molestas manchas amarillas. No obstante, al igual que con el vinagre debes tener cuidado de no rociar sobre manchas de origen proteico, pues el ácido puede fijar las manchas. Es un aliado indiscutible para eliminar manchas de óxido tanto en telas como de la cerámica del piso o la pared, así como la loza del baño.

Pastilla de jabón: aunque siempre está presente en tu baño, es importante que también comiences a tenerlo en tu área de lavado. Con sus propiedades neutras es un eficiente desmanchante, con el cual se puede combatir manchas de grasa, solo basta con frotar sobre la prenda, previamente humedecida y restregar un poquito.

Fuente de imagen: netguias.com

Ejemplo de diez desmanchantes al alcance de tu mano
septiembre 7, 2015
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar