Ejemplo de recuento histórico

Un recuento histórico es una narración que busca dar cuenta de eventos históricos, ubicados en el pasado, los cuales serán expuestos de forma cronológica y lineal, desde el momento en que se inició el evento sobre el que versa el texto hasta la conclusión de éste, a fin de que el lector pueda hacerse una idea de la sucesión de hechos que estuvieron involucrados en el acontecimiento perteneciente a la historia.

Características del Recuento Histórico

Con respecto a los principales rasgos que puede englobar un Recuento Histórico, los expertos en narración así como en historia han descrito algunos de las principales características con las que cuenta este tipo de texto, a fin de que responda a la estructura necesaria que dé el efecto esperado en el lector, así como a su finalidad literaria. Al respecto, se puede decir que los principales rasgos del Recuento Histórico son los siguientes:  

  • El Recuento Histórico es un relato, en forma narrativa, cuya principal función es contar los sucesos pasados que han sucedido en una comunidad o cultura.
  • Este tipo de texto también cuenta con la principal característica de incluir dentro de su narrativa descripciones, así como reflexiones al respecto del suceso sobre el que da cuenta.
  • La narración debe responder a un sentido estrictamente cronológico.
  • Igualmente, la narración debe desarrollarse de forma lineal, sin elipsis o tiempos circulares, sino desde el principio al fin.
  • En este sentido, se puede decir que el Recuento Histórico se presenta como un inventario de hechos pasados.
  • Al tener que ver con momentos del pasado, el Recuento Histórico cuenta con la presencia de fechas, ubicaciones geográficas, nombres propios, a fin de que el lector pueda darse idea precisa del evento, así con la información suficiente para continuar una investigación en base a esto.
  • La voz del narrador es expositiva, explicándole al lector los hechos y consecuencias acaecidas.
  • El registro del Recuento Histórico por lo general se da en prosa, y en tiempo pasado.
  • Así mismo, puede darse también el uso de anécdotas, narradas por algún historiador o incluso algún testigo presencial del hecho.
  • Por otro lado, sobre todo si se trata de hechos contemporáneos, algunos escritores tienden a agregar al recuento histórico testimonios de personas involucradas o que presenciaron el evento, a fin de darle un tono de mayor veracidad al texto.
  • El Recuento Histórico no está exento de contener análisis sobre los hechos que presenta.

Estructura dramática del Recuento Histórico

Como todo texto narrativo, el Recuento Histórico también debe responder a una estructura dramática, la cual por lo general está compuesta de tres partes bastante definidas. En este sentido, un recuento histórico contará con la siguiente estructura:

Introducción

Por lo general no supera un párrafo, en el cual se nombrará el suceso del que se hablará, la fecha en la que fue escrito, a fin de introducir el evento histórico que se describirá.

Desarrollo

Seguidamente, se destinarán cerca de tres párrafos en los cuales de forma lineal se nombrarán los hechos relacionados con respecto al evento histórico del que se pretende dar memoria. En este lugar del texto se pueden incluir datos históricos, anécdotas, testimonios, entre otros elementos narrativos.

Conclusión

Finalmente, se deberá exponer el desenlace del evento histórico que se narra en el texto, así como cualquier análisis o reflexión que se quiera reseñar.

Ejemplo de Recuento Histórico

Resulta también pertinente exponer un ejemplo de Recuento Histórico, que corresponda a las características y estructura citada, como clara guía para escribir narraciones de este tipo. A continuación, el texto:

Durante 1857, el inventor estadounidense Antonio Santi Giuseppe Meucci (1808-1889) construyó el primer teléfono, capaz de transmitir la voz humana de un lado a otro, a través de un cable, con el fin de poder comunicarse con su esposa, desde una habitación a la otra, motivado al reumatismo que sufría su compañera de vida, y que le impedía trasladarse libremente por la casa.

De esta forma, este inventor –famoso también por introducir la parafina en la fabricación de velas así como los electroshocks terapéuticos- buscando solucionar un problema doméstico que le permitiera comunicarse eficientemente con su esposa había inventado uno de los dispositivos que revolucionarían para siempre las comunicaciones humanas.

No obstante, las finanzas de Meucci no andaban muy bien, razón por la cual no pudo registrar su invento como era debido en la oficina de patentes. Casi diez años después, la Ciencia continúo avanzando, descubriéndose públicamente que la voz humana podía viajar de un lado a otro a través de una corriente continua en un cable.

Ese mismo año, al enterarse de Elisha Gray se encontraba fabricando un teléfono, capaz de transmitir la voz humana de un sitio a otro, Alexander Graham Bell se apuró en construir el suyo y registrarlo en la oficina de patentes, apenas unas horas antes de que Gray llegara con su construcción. Posteriormente, Thomas Alba Edison también haría parte de esta historia al incorporar notorias mejorías.

Sin embargo, gracias a los recursos y registro oportunos la Historia reconocería durante años a Alexander Graham Bell como el inventor del teléfono, hecho un poco injusto con el trabajo desarrollado por Antonio Meucci, quien fue el primero en crear uno. Afortunadamente, el 11 de junio de 2002, el Congreso de los Estados Unidos promulgo la Resolución 269 en donde se modificaba al verdadero inventor de este dispositivo, descartando a Graham Bell y dándole su justo puesto en la historia a Meucci, quien en la actualidad es reconocido como el primer hombre en construir un teléfono, siendo la palabra teléfono también una de sus invenciones.

Imagen: pixabay.com

Ejemplo de recuento histórico
julio 1, 2016
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar