Ejemplos de cómo hacer pudin de semillas de chía

La chía es una semilla proveniente de una planta del mismo nombre, la cual es originaria de Centroamérica, región ésta donde en la época precolombina fue la principal fuente de alimentos de las poblaciones originarias del continente americano, quienes ya conocían sus grandes propiedades medicinales y nutricionales.

Propiedades de la Chía

Con respecto a las sustancias naturales que esta semilla cuenta en su composición, resalta principalmente la importante cantidad de ácido graso alfa-linolénico omega 3, el cual cumple con la función de disminuir el colesterol y los triglicéridos, protegiendo el corazón y el sistema circulatorio en general, y que en el caso de la chía puede encontrarse en cantidades hasta siete veces mayores que en una ración de salmón.

No obstante, los especialistas en nutrición han señalado también la importancia de consumir esta semilla de forma molida, o al menos masticarla cuando se esté ingiriendo, pues es de esta forma que el cuerpo puede aprovechar las increíbles propiedades de esta semilla, entre las que se encuentran por ejemplo el ser una gran fuente de carbohidratos, proteínas y minerales como el Magnesio, el Calcio, el Boro, Zinc, Potasio. De igual forma la chía contiene una buena fuente de Niacina, la cual se revela como un compuesto necesario para que el cuerpo pueda convertir en energía los nutrientes que ha digerido.

Pudin de Chía

En los últimos tiempos, la chía se ha redescubierto, convirtiéndose en uno de los ingredientes estrella de la comida saludable,  siendo consumida en compañía de frutas, yogur, así como para sellar carnes, pescados, pollo, en el arroz, en jugos y sopas. Sin embargo, algunas páginas de cocina vegana han usado al favor la propiedad con la que cuenta la chía de segregar una especie de gel en medios acuosos. De esta forma, también se han desarrollado varias y deliciosas recetas que aprovechan esta propiedad física, a fin de hacer pudin, sin necesidad de usar azúcar, químicos ni productos industrializados.

Resulta pertinente entonces exponer algunos ejemplos de cómo preparar estos pudines de chía, los cuales pueden consumirse en el desayuno o una rica merienda, constituyendo así una opción saludable para toda la familia, en especial los más pequeños, que estarán consumiendo una golosina sin colocar en riesgo su salud. A continuación, algunas recetas:

Pudin de chía sencillo

Este pudin es dulce, pero no tiene un sabor particular. Así mismo, es sumamente fácil de preparar, para esto se  necesitará contar con los siguientes ingredientes: una (1) taza de semillas de chía / dos (2) tazas de leche de almendra (o cualquier otro tipo de leche vegetal) / una (1) cuacharadita de vainilla / algunas fresas, arándanos o la fruta de preferencia.

Una vez que se hayan juntado todos los ingredientes necesarios, se deberá proceder a mezclar la leche con la chía. Así mismo, se deberá llevar esta preparación a un tazón, en donde se enfriará el pudin. Se agregará entonces la vainilla, y se mezclarán los ingredientes a fin de que se incorporen todos. Se llevará la preparación a la heladera, dejándola reposar toda la noche. A la mañana siguiente, la preparación debe haber cuajado, teniendo la consistencia de pudin deseada. En ese momento se agregan las frutas y se consume. Se puede decorar también con un poquito de canela en polvo. Si la preparación parece muy simple al gusto, puede agregársele también miel.

Pudin de chía con coco

Si por el contrario se desea contar con un sabor mucho más tropical, algunas fuentes sugieren usar como base el rico sabor del coco. Para preparar esta receta se necesitarán entonces tener a disposición dos (2) tazas de leche de coco líquida / un cuarto ( ¼ ) de taza de miel / dos (2) cucharadas de aceite de coco / un cuarto ( ¼ ) de cucharadita de esencia de vainilla / una (1) cucharadita de canela / una (1) pizca de sal / media ( ½ ) cucharadita de nuez moscada / algunos trocitos de coco, u otros frutos secos / seis (6) cucharadas de semillas de Chía.

Al momento de preparar, se deberá entonces disponer de una licuadora, en donde se incorporarán la leche y el aceite de coco, la vainilla, la miel, la nuez moscada, la sal y la canela. Se deberá activar el dispositivo hasta obtener una leche de aspecto cremosa. En un recipiente de vidrio con tapa, se agregará esta leche, así como las semillas de Chía y los dedacitos de coco o de otros frutos secos. Se mezclará con ayuda de una cucharilla, y se llevará a la heladera por un período de mínimo seis horas, o hasta que la mezcla tome la consistencia deseada. Esta receta debería rendir por lo menos para seis porciones.

Pudin de chocolate y chía

Finalmente, para aquellos que deseen consentirse un rato, se puede colocar un toque de chocolate para disfrutar un rico postre. Para prepararlo se necesitará de una y un cuarto (1 ¼ ) tazas de leche de almendras / un cuarto ( ¼) de taza de semillas de chía / tres (3) cucharadas de cacao en polvo / dos (2) cucharadas de miel.  Cuando se cuenten con los ingredientes, se deberá colocar la leche en el tazón en donde se refrigerará, acto seguido se deberá colocar entonces el chocolate en polvo, y mezclar hasta que formen una mezcla homogénea. Así mismo, se agregarán la miel y las semillas de Chía. Se mezclará nuevamente, y se llevará a la heladera, hasta el día siguiente. Se puede decorar con cacao en polvo o coco rallado, así también se pueden agregar frutas.

 

Imagen: pixabay.com

Ejemplos de cómo hacer pudin de semillas de chía
junio 30, 2016

Ver más Artículo al azar