Ejemplos de conjunciones finales

Antes de exponer algunos de los principales ejemplos que existen en el Español respecto a lase Conjunciones finales, se revisarán algunas definiciones, que de seguro permitirán entender estos casos en su justo contexto lingüístico.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

Por consiguiente, se decidirá igualmente delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: Conjunciones, Conjunciones subordinantes y Conjunciones finales, por estar directamente relacionadas con los ejemplos que se estudiarán posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

Las conjunciones

De esta manera, podrá comenzarse por decir que las Conjunciones han sido explicadas, de manera general, como uno de los principales tipos de palabras, que pueden encontrarse en las Lenguas naturales. No obstante, si se quisiera tener una visión mucho más integral de las Conjunciones será necesario revisar también las definiciones particulares que han promulgado sobre ellas las distintas disciplinas de la Lingüísticas.

En este sentido, se podrá ver por ejemplo cómo la Sintaxis –disciplina que estudia la ubicación y función de las palabras, en la oración- considera que las Conjunciones han de ser explicadas entonces como un tipo de nexo sintáctico, cuya función es unir palabras, sintagmas y oraciones.

Por su parte, la Semántica –materia que se encarga de estudiar los significados- define las Conjunciones como una palabra que carece de sentido, por lo que entonces su existencia se encontraría justificada simplemente por su función sintáctica.

Finalmente, la Morfología –área que se enfoca en aproximarse a la constitución de las palabras- asume las Conjunciones como palabras invariables, puesto que estas partículas no cambian de forma, en ningún momento.

Conjunciones subordinantes

En segundo lugar, también será necesario lanzar luces sobre la definición de Conjunciones subordinantes, las cuales han sido explicadas, a grandes rasgos, como uno de las distintas clases de palabras, que existen en las lenguas naturales, así como uno de los dos grandes grupos de conjunciones, que pueden encontrarse en ellas.

Desde una perspectiva mucho más específica, las Conjunciones subordinantes han sido señaladas por la Sintaxis como aquellas partículas lingüísticas, que se encargan de introducir a la oración principal, ciertas palabras, sintagmas u oraciones subordinadas, que vengan a servir de complemento a lo expresado en esta oración.

Siendo conjunciones al fin, las Conjunciones subordinantes son descritas por la Semántica también como una clase de palabra sin significado. No obstante, estas partículas se encargan de introducir ideas específicas, rasgo este en el que se basa la clasificación que ha hecho la Semántica sobre este tipo de partícula, de la que se cuentan los siguientes nueve grupos: Conjunciones de Lugar, Conjunciones de Modo, de Tiempo, Comparativas, Causales, Consecutivas, Finales, Concesivas y Condicionales.

Para la Morfología, en cambio, las Conjunciones son entendidas entonces como palabras invariables.   

Conjunciones finales

Así mismo, será de provecho pasar revista sobre el concepto de Conjunciones finales, partículas estas que son explicadas por los distintos autores como una de las clases de palabras, que pueden encontrarse en las Lenguas naturales, al igual que uno de los nueve distintos tipos de Conjunciones subordinantes que existen en ellas.

Desde el punto de vista de la Sintaxis, las Conjunciones finales son aquellos nexos sintácticos, que se encargan de introducir a las oraciones principales, aquellas oraciones subordinadas, que cumplen a su vez con la tarea de señalar cuál es la finalidad de aquello que se ha expresado en la oración principal.

Por su lado, para la Semántica, las Conjunciones finales no cuentan con un significado preciso, es decir, no tienen sentido o significado. Sin embargo, la Semántica señala que estas palabras tienen la función de señalar la oración en la que se explica la finalidad de lo expuesto en la oración principal, de ahí el nombre que recibe esta partícula lingüística: conjunciones finales.

De acuerdo a lo que señala la Morfología, las Conjunciones finales cuentan con las siguientes formas:

Para, Con el objetivo de, Con el objeto de, Para que, A fin de que, Con el fin de que, Con el propósito de que

Ejemplos de Conjunciones finales

Toda vez se han revisado estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar la exposición de algunos ejemplos sobre el uso de las Conjunciones finales en la lengua española. A continuación, los siguientes casos:

Ejemplos usos conjunción final “para”

Compré estas galletas para la merienda
Tráeme el peine para alistar a Camilo para el colegio
Esta bolsa es para las manzanas

Ejemplos usos conjunción final “para que”

Deberías bañarte para que puedas descansar tranquilo
Recuérdame tu número telefónico para que pueda llamarte
Estudia para que mañana llegues con la clase preparada

Ejemplos usos conjunción final “a fin de que”

Los lexemas se unen con los morfemas a fin de conformar nuevas palabras
Deberá firmar el contrato, a fin de que el trámite sea legalizado
Necesitamos establecer las cláusulas, a fin de que todo quede por escrito

Ejemplos usos conjunción final “con el objetivo de”

Es necesario definir los conceptos, con el objetivo de homologar el conocimiento
Con el objetivo de brindar una mejor atención, invitamos a los clientes a ponerse al día
Hay que demoler esta pared, con el objetivo de crear un concepto abierto

Imagen: pixabay.com

Ejemplos de conjunciones finales
mayo 31, 2019

Ver más Artículo al azar