Ejemplos de hiperónimos

Antes de exponer algunos ejemplos de Hiperónimos, puede que sea recomendable revisar algunas definiciones, que de seguro permitirán entender en su justo contexto lingüístico, cada uno de los casos que se expondrán posteriormente.

Definiciones fundamentales

De esta manera, puede que también será recomendable delimitar esta explicación a dos conceptos específicos: Palabra e Hiperónimos, por encontrarse estos directamente relacionados con los ejemplos que se abordarán más adelante. A continuación, cada una de estas definiciones:

La palabra

En consecuencia, se comenzará por decir que la Palabra ha sido explicada por las distintas fuentes como una partícula lingüística. Sin embargo, en pro de un entendimiento mucho más integral, puede que sea necesario tener en cuenta también la visión particular de cada una de las distintas disciplinas de la Lingüística.

Por consiguiente, se dirá por ejemplo que la Morfología ha entendido la Palabra como una estructura lingüística, que se produce en base a la combinación coherente de Lexemas (unidades lingüísticas indivisibles y con sentido propio) y Morfemas (unidades indivisibles y que complementan a los lexemas, bien sea aportando información gramatical o léxica).

Así también, la Semántica –disciplina que se enfoca en abordar el estudio de las palabras, desde su sentido- se ha dado a la tarea de entender la Palabra como una partícula lingüística con sentido propio, que hace vida dentro de dos pausas o silencios, los cuales suceden a su vez en un texto. Es importante señalar que siempre que en Lingüística se use el concepto “texto”, esto se hará para denominar el texto oral, y nunca el escrito, en cuanto que para esta disciplina la Escritura no es más que un sistema de registro secundario de lo que en realidad es el Lenguaje, organismo vivo, que reside en la Lengua, pero que se ve materializado en el Habla.

Finalmente, será también importante tomar en cuenta el punto de vista de la Sintaxis, disciplina que se encarga de estudiar las palabras en tanto su posición y función en la oración, y que considera entonces a su objeto de estudio, es decir, a la Palabra, como el núcleo de esta estructura superior de contenido, así como cada una de las estructuras que conforman la Oración.

Hiperónimos

Por otro lado, será también pertinente detenerse un momento en la definición que ha dado la Lingüística sobre los Hiperónimos, tipos de palabras conceptualizados por la Semántica, y que son vistos como aquellas palabras que cuentan con un sentido general, y que pueden contener a su vez palabras que además de este sentido general, cuentan con una semántica mucho más específica, relacionada con el Hiperónimo, y que se denominan por su lado Hipónimos. Es decir, los Hiperónimos señalan conceptos generales o de mayor extensión.

Fonemas africados Es probable, que antes de avanzar sobre la definición que da la Fonología sobre los Fonemas Africado...
Sufijos apreciativos Puede que lo mejor, previo a abordar la definición de Sufijos apreciativos y sus distintos tipos, se...
Sufijo -tomía Antes de avanzar en una explicación sobre el sufijo –tomía, quizás sea recomendable hacer una breve ...

Ejemplos de Hiperónimos

Sin embargo, puede que la mejor manera de complementar una explicación sobre este tipo de palabras sea a través de la revisión de algunos ejemplos, que permitan ver algunos de los distintos Hiperónimos que existen dentro del Español. A continuación, algunos de ellos:

  • Un ejemplo de Hiperónimos puede ser la categoría “Días de la semana”, pues apunta hacia un concepto general, en donde pueden encontrarse algunos hipónimos más específicos, como los días de cada uno de estos días, como lo son por ejemplo los sustantivos lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo. En consecuencia, la etiqueta Días de la Semana será considerada el Hiperónimos que contiene estos hipónimos.
  • También se puede usar como ejemplo de Hiperónimo la etiqueta “Marcas de carro”, ya que será vista entonces como un concepto general, en donde se encontrarán incluidas algunos nombres particulares como por ejemplo Renault, Chevrolet, Fiat, Ford, Chery, entre otras, las cuales serán consideradas entonces hipónimos del hiperónimo Marcas de carro.
  • En tercer lugar, en el Español se puede encontrar también el Hiperónimo “Ropa”, concepto general en donde se pueden incluir otros más específicos, como por ejemplo pantalón, camisa, vestido, medias, blusa, sacos, entre otros. Estos últimos serán los hipónimos del hiperónimo Ropa.
  • Así mismo, dentro de la Lengua española se puede encontrar el concepto general de Vegetales, el cual entonces será también visto como un Hiperónimo en donde pueden incluirse otros hipónimos, como por ejemplo berenjena, tómate, calabacín, zanahoria, entre otros. Por ende, el concepto de mayor extensión, Vegetales, es considerado el hiperónimo de estos hipónimos.
  • Otro ejemplo de Hiperónimo en el Español será por ejemplo el concepto de Países, el cual sirve para referir de forma general a entidades político-territoriales. Dentro de este concepto general pueden incluirse igualmente algunas categorías más específicas como Colombia, Perú, Ecuador, Francia, España, Australia, Japón, etc., los cuales serán considerados a su vez como hipónimos del hiperónimo Países.
  • Por su lado, el concepto Novelas también puede considerarse un ejemplo de Hiperónimos dentro del Español, pues ella puede ser usada para referirse de forma general a conceptos un poco más específicos como por ejemplo Cien años de soledad, El olvido que seremos, Corazón tan blanco, Como agua para chocolate, nombres estos que serán considerados entonces hipónimos del Hiperónimo Novela.

Imagen: pixabay.com

Ejemplos de hiperónimos
septiembre 3, 2018