Ejemplos de interjecciones impropias

Previo a considerar los distintos casos que pueden encontrarse en el Español, en referencia a las Interjecciones impropias, se comenzará por revisar algunas definiciones, que de seguro permitirán entender cada uno de los usos, en su justo contexto lingüístico.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

Así mismo, se optará por delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: Interjecciones e Interjecciones impropias, por encontrarse directamente relacionadas con los ejemplos que se estudiarán posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

Las interjecciones

De esta manera, se comenzará por decir que las Interjecciones han sido explicadas de distintas maneras como uno de los diferentes tipos de palabras que pueden encontrarse en la mayoría de las Lenguas naturales. No obstante, si se deseara tener una visión mucho más integral de este tipo de partículas, sería necesario también tomar en consideración cada una de las distintas definiciones, que han promulgado al respecto las diferentes disciplinas lingüísticas.

En este sentido, se encontrará entonces que por ejemplo la Sintaxis –materia que se preocupa por estudiar las distintas partículas según su función y posición en el texto- considera que las Interjecciones, aun cuando se presentan como una palabra sola, pueden ser entendidas en sí mismas como Oraciones independientes, siempre que no necesitan de ninguna otra partícula o construcción lingüística para expresar su significado de forma completa. Así mismo, puede encontrarse en un texto junto a otras oraciones también independientes.

Por otro lado, la Semántica –disciplina que se enfoca en estudiar los significados- cree que las Interjecciones pueden ser entendidas como palabras, cuyo papel es expresar emociones o sentimientos humanos, como por ejemplo la Alegría, Rabia, Asco, Emoción, Sorpresa, Felicidad, Rechazo, entre otras.

Finalmente, la Morfología –área de la Lingüística que se dedica a estudiar la constitución de las palabras- señala que las Interjecciones pueden ser comprendidas también como palabras invariables, en cuanto presentan formas fijas, que no sufren ninguna modificación motivada por su contexto lingüístico.

Interjecciones impropias

En segunda instancia, será también propicio lanzar luces sobre el concepto de Interjecciones impropias, las cuales han sido explicadas de forma general como uno de los distintos tipos de palabras, que existen en las lenguas naturales.

Desde un punto de vista mucho más específico, las Interjecciones impropias también serán explicadas, al menos por la Semántica, como una clase de palabra que cumple con la tarea de expresar emociones humanas.

No obstante, es la Morfología la disciplina que sirve para definir realmente si una interjección es impropia o no. En este sentido, la Morfología señala entonces que las Interjecciones impropias son conocidas entonces como aquellas palabras, que derivan de otras, es decir, de otras partículas que originalmente funcionan como verbos, adjetivos o adverbios, y que luego funcionan como Interjecciones.

De acuerdo a lo que señalan las distintas fuentes, las Interjecciones impropias en el Español pueden tener las siguientes formas:  

¡Ojo!, ¡Oiga!, ¡Estupendo!, ¡Dale!, ¡Caramba!, ¡Diablos!, ¡Bravo!, ¡Cuidado!, ¡Magnífico!, ¡Vaya!, ¡Hombre!, ¡Recórcholis!, ¡Caracoles!, ¡Formidable!, ¡Estupendo!

Desde el punto de vista sintáctico, las Interjecciones impropias son también palabras de sentido completo, que funcionan como oraciones independientes, puesto que no necesitan en realidad de ninguna otra partícula o construcción para completar su sentido.

Ejemplos de Interjecciones impropias

Toda vez se han revisado estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar la exposición de algunos ejemplos sobre el uso de las Interjecciones impropias en el Español. A continuación, algunos de ellos:

Ejemplos del uso de la interjección impropia “¡Cuidado!”

¡Cuidado! ¡Conduzca con precaución!
¡Cuidado! ¡Playa prohibida!
¡Cuidado! ¡No corran!
Ese piso está mojado. ¡Cuidado!

Ejemplos del uso de la interjección impropia “¡Estupendo!”

¡Estupendo! ¡Comencemos con la reunión!
¡Estupendo! Podemos mandar a imprimir
¡Estupendo! Pasemos la página
¿Se van a casar en julio? ¡Estupendo!

Ejemplos del uso de la interjección impropia “¡Diablos!”

¡Diablos! ¡Cómo no lo vi venir!
¡Diablos! ¿Hasta cuándo sigues con tus reclamos?
¡Diablos! ¡Es necesario corregir esto!
Esto no debía suceder así. ¡Diablos!

Ejemplos del uso de la interjección impropia “¡Vaya!”

¿Entonces le dijiste que se acabó? ¡Vaya!
¡Vaya! ¡Qué sorpresa!
¡Vaya! La verdad que me he quedado de una pieza
¿Apareció en medio de la fiesta? ¡Vaya!

Ejemplos del uso de la interjección impropia “¡Oiga!”

¡Oiga! ¡Eso no es adecuado!
¡Oiga! Pero, ¿hasta cuándo se va a seguir pagando este servicio?
¡Oiga! ¡No es necesario llegar a la violencia!
Pero es que él no puede decir esas cosas. ¡Oiga!

Ejemplos del uso de la interjección impropia “¡Magnífico!”

¿Entonces firmaste ya el contrato? ¡Magnífico!
¡Magnífico! ¡Es hora de comenzar con la conferencia!
¡Hemos puesto la primera piedra! ¡Magnífico!
¡Magnífico! Ahora toca esperar los resultados

Ejemplos del uso de la interjección impropia “¡Ojo!”

Eso no ha sido cancelado todavía. ¡Ojo!
¡Ojo! Yo tan sólo lo digo por advertirles
Ese hombre es un mentiroso. ¡Ojo!
¡Ojo! Yo no les dije nada

Ejemplos del uso de la interjección impropia “¡Hombre!”

¡Hombre! Pero esto no lo habíamos planeado
Esto no puede seguir así. ¡Hombre!
¡Hombre! Saque la botella, y sírvame un trago
¡Que eso es muy difícil! ¡Hombre!

Imagen: pixabay.com

Ejemplos de interjecciones impropias
junio 14, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar