Ejemplos de profesiones que aún no existen

Desde mediados del siglo XX, las profesiones más cotizadas, conocidas y necesarias eran las de médico, abogado, contador, ingeniero y arquitecto, pues el mundo latía al ritmo del avance tecnológico y la revolución industrial. Posteriormente, debido a las necesidades tecnologícas, las carreras fueron ampliándose al tiempo que fueron surgiendo otras. De esta forma las Ciencias tecnológicas y de la comunicación tomaron la escena, en un proceso evolutivo de dotar al mundo industrial de nuevos profesionales y profesiones que sirvan para su avance.

También te puede interesar:

Este proceso de adaptación en el campo profesional no se ha detenido. Por el contrario, hoy en pleno siglo XXI vemos día a día emerger nuevas profesiones, con las que la civilización trata de prepararse para hacerle frente a los desafíos tecnológicos, corporativos y sociales que se avizoran en el futuro. En este sentido, Thomas Frey, futurólogo (aquellos profesionales que se encargan de medir proyecciones sobre aspectos de la civilización humano) ha reunido en un trabajo ciento treinta y seis profesiones que en las próximas décadas se convertirán en las más cotizadas y necesarias para cubrir las nuevas demandas tecnológicas y empresariales. A continuación compartimos contigo de diez de ellas:

Transitionists (Transicionistas): Así como hace treinta años la humanidad tuvo que adaptarse y aprender por sí misma a cómo incorporar las computadoras y el Internet a sus vidas, en esta ocasión cuando la humanidad se prepara nuevamente para dejar una etapa atrás y entrar por completo al mundo digital, no lo hará sola. Es aquí cuando entran los transitionists, nuevo profesionales encargados de hacer posible esta transición.

Expansionists (Expensionistas): Al parecer para algunos es un hecho que la contaminación ambiental no tiene punto de retorno, o que al menos la humanidad preferirá cambiar de planeta que reparar el propio. En este sentido, los expansionists tienen la tarea de ayudar a la humanidad a adaptarse en nuevos ambientes, ajenos al conocido hasta ahora.

Backlashers (Contraatacantes): En la era tecnológica son comunes los ataques cibernéticos, por lo que se necesita una especie de soldado digital que esté preparado para contraatacar, respondiendo de la manera adecuada ante un ataque, por lo que los backlashers serán aquellos profesionales que cumplan con esta tarea.

Inflectionists (Inflexionistas): Igualmente un mundo digital implica ataques y competencias tecnológicas, por lo que alguien que se prepare en identificar los puntos de inflexión de los sistemas es vital. Así los inflectionists se perfilan como uno de los profesionales más cotizados de las  próximas décadas.

Maximizers (Maximizadores): Tan importantes como han sido en las últimas décadas los motivadores, en el futuro los maximizers serán clave en el mundo coorporativo y empresarial, donde se encargarán de construir y crear nuevos procesos y oportunidades, porque para qué esperar la suerte si puede crearse.

Optimizers (Optimizadores): Una vez creada la oportunidad o si algo falla con ella, aparecen entonces en escena los optimizers, profesionales preparados para asumir y ajustar las variables a su beneficio.

Last milers (Especialistas): En la era actual, y en las próximas décadas, la dinámica de la oferta y la demanda irá en crecimiento, por lo que cada empresa se esmera en conseguir el mejor producto que descarte cualquier posible competencia. En este sentido muchas compañías se ven incluso en la necesidad de bajar el índice de sus rendimientos o ganancias, a fin de conseguir productos que logren clientes para siempre. Pero ¿cómo hacerlo sin afectar el normal desarrollo de la compañía? Es aquí donde entran los last milers, quienes en el futuro se encargarán de gestionar el proceso mediante el cual las compañías pueden conseguir los mejores productos sin afectar en demasía el índice de ganancias.

Dismantlers (Desmontajes): A diferencia de nuestros abuelos que trataban de iniciar una industria que permaneciera por siglos, los nuevos empresarios saben que el avance de las tecnologías y la rápida evolución hace que los empresarios deban mantenerse al día con este ritmo, por lo que la empresa inaugurada hace diez años a lo mejor no es tan rentable hoy, por lo que es necesario culminar con ella, para emprender otra. En este sentido los Dismantlers (o Expertos en Desmontaje) se vuelven imprescindibles como los profesionales que ayudarán a cada empresa a poner punto final a su producción.

Ethicists (Expertos en Ética): Como civilización no sólo debemos enfrentar retos tecnológicos, sino también debemos ocuparnos de las relaciones, costumbres y funcionamiento de nuestra sociedad, por lo que los ethiscist surgen como los futuros profesionales que se encargarán de las cuestiones morales y éticas complejas inherentes a la estructura social. Teniendo en cuenta que nuestra civilización al parecer también avanza hacia una sociedad regida totalmente por la tecnología, estos profesionales serán de suma importancia a la hora de medir y orientar los procesos morales y éticos relacionados con el uso de las nuevas invenciones y avances.

Philosophers (Filósofos): El desarrollo de nuevas tecnologías no sólo implican máquinas más modernas, sino que las empresas también requieren diseñar y desarrollar los mecanismos de relaciones, estrategias y procesos de negocios, teniendo en mira el máximo rendimiento a través de la supremacía intelectual, es aquí donde entran los Filósofos, una profesión que hasta ahora, a pesar de estudiarse, no ha sido lo suficientemente aprovechada por nuestra civilización, la cual en los próximos años requerirá a estos profesionales que con su conocimiento podrán asesorar a las empresas en la mejor forma para trazar sus estrategias de negocios.

Fuente de imagen: mejoratuucv.com

Ejemplos de profesiones que aún no existen
septiembre 11, 2015
Se habla de:         

Ver más Artículo al azar