Ejemplos de sustantivos femeninos

Antes de abordar una exposición de algunos ejemplos de Sustantivos femeninos, que pueden encontrarse dentro del Español, puede que lo mejor sea revisar de forma breve la propia explicación de este tipo de palabra, pues esto permitirá entender cada uno de los casos que se traigan a capítulo, dentro de su justo contexto morfológico.

Sustantivos femeninos, definición

De esta forma, se comenzará por decir que los Sustantivos femeninos han sido explicados de forma general como uno de los principales tipos de palabras, así como una de las clases de sustantivos, que existen en el Español, así como en la mayoría de las lenguas naturales.

No obstante, para tener una apreciación integral de estos sustantivos, puede que sea necesario revisar de forma breve cuáles son las perspectivas, que tienen al respecto cada una de las diferentes disciplinas lingüísticas. Por consiguiente, se dirá por ejemplo que la Semántica –materia que se encarga de estudiar el significado- ve los Sustantivos femeninos como aquellas palabras, que sirven para nombrar o señalar las entidades de género femenino, independientemente de si se trata de una persona, un objeto, un lugar o un concepto.

Por otro lado, la Morfología –disciplina que tiene como objeto de estudio la estructura de la palabra- ve en los Sustantivos femeninos una palabra variable, pues su raíz ha sufrido un cambio, a fin de lograr una palabra que sirve para señalar elementos femeninos. Es decir, ha modificado su estructura morfológica. Finalmente, la Sintaxis ha señalado que los Sustantivos pueden ser explicados como los núcleos de los sujetos, así como de los sintagmas nominales o preposicionales, siempre y cuando la oración se refiera o sea protagonizada por un elemento o entidad femenina.

Además de sus morfemas flexivos característicos, pues los Sustantivos femeninos por lo general tendrán como terminaciones morfemas como –a, -dad, -ed, -tad, -ción, -sión, -iz, -dez, -tis- o –e, también se identificarán tanto por su significado como por la compañía de un determinante femenino: la, las, una, unas, estas, esas, aquellas, así como por la compañía de un adjetivo, que también resulte femenino, para concordar entonces con el género de este sustantivo.

Ejemplos de Sustantivos femeninos

Sin embargo, puede que la mejor manera de completar una explicación sobre los Sustantivos femeninos, sea exponiendo algunos ejemplos de los muchos que se pueden encontrar en el Español, en referencia a este tipo de palabra. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Sustantivos terminados en –a: dentro del Español, aquellos sustantivos que terminen en el morfema flexivo –a, por lo general serán considerados como Sustantivos femeninos. Por ejemplo: la mes-a, la guardi-a, la cas-a, la niñ-a, la never-a.
  • Sustantivos terminados en –dad: así mismo, en la lengua española, aquellas palabras que cuenten con el morfema –dad, también serán consideradas como Sustantivos femeninos. Algunos ejemplos de estas palabras serán las siguientes: Bon-dad, Ver-dad.
  • Sustantivos terminados en –tad: por otro lado, aquellos sustantivos que terminen en –tad, también podrán ser entendidos como palabras que refieran al género femenino. Por ejemplo: Libert-ad, Mit-ad.
  • Sustantivos terminados en -ción y –sión: la Morfología del Español considera igualmente que aquellos sustantivos, que se encuentren terminados en el morfema flexivo –ción, así como aquellos que lo hagan en –sión, podrán ser entendidos como Sustantivos femeninos. Algunos ejemplos serán los siguientes: Can-ción, Pobla-ción, Demarca-ción, Ten-sión, Pre-sión, Discu-sión.
  • Sustantivos terminados en –ed: dentro de los distintos tipos de Sustantivos femeninos que existen en el Español, se encuentran igualmente aquellos que terminan en el morfema flexivo –ed. Entre las distintas palabras que pueden encontrarse con estas características se encuentran las siguientes: R-ed, S-ed, Par-ed.     
  • Sustantivos terminados en –dez o –iz: en la Lengua española se considerarán también como Sustantivos femeninos aquellos que cuenten dentro de su morfología con morfemas flexivos como –dez e –iz. Algunos ejemplos de este caso serán los siguientes: Honrad-ez, Timid-ez, Perd-iz, Lombr-iz.
  • Nombres de enfermedades terminadas en –tis: por lo general, en el Español, las palabras que refieren a inflamación, terminan con el sufijo –tis. Así mismo, la Morfología identifica a los sustantivos creados a partir de la unión de un lexema con este sufijo como un Sustantivo femenino. Algunos ejemplo serán los que se muestran a continuación: la artrit-is, la colit-is, la otit-is, la apendicit-is, la neurit-is.
  • Sustantivos terminados en –e: dentro de la Lengua española otro morfema flexivo que creará sustantivos, considerados como pertenecientes al género femenino, será la letra –e. Por lo general, estos sustantivos son identificados como femeninos también por la compañía que tienen de los determinantes femeninos que le acompañan. Por ejemplo: la Torr-e, la Clas-e, la Pest-e, la Call-e.
  • Nombres de las letras: por último, de forma tradicional, en el Español se identifican las letras del alfabeto como propias del género femenino. Por lo tanto, sus nombres, es decir, los nombres de cada una de las letras serán entendidos como Sustantivos del género femenino. Entre los distintos ejemplos que pueden encontrarse, resaltan los siguientes: la be, la te, la eñe, la ge, la pe, la zeta, la jota, la efe, la eme, la eñe.

Imagen: pixabay.com

Ejemplos de sustantivos femeninos