El acento prosódico

Idiomas y lenguaje

Es probable que la mejor forma de aproximarse a la definición de acento prosódico, sea revisar de forma anterior el propio concepto de acento, a fin de poder entender este tipo de acento dentro de su contexto ortográfico específico.

El acento

En este orden de ideas, será importante comenzar a decir que el Acento es visto por las distintas fuentes como el golpe de voz de mayor intensidad que recae en una de las sílabas de una palabra. Por consiguiente, esta sílaba que resalta frente a sus semejantes, en base a su tonalidad, será conocida con el nombre de sílaba tónica, mientras que este mayor énfasis de la voz será concebido como el Acento. De igual forma, la Ortografía del idioma Español distingue entre dos tipos de Acento: el ortográfico y el prosódico, cuyo principal criterio diferenciador será su presencia o ausencia gráfica en la palabra.

Acento prosódico

Por su parte, el acento prosódico será tenido como uno de los dos tipos de acento que se pueden encontrar dentro del Español. A diferencia del Acento ortográfico o tilde, el Acento prosódico no cuenta con una representación dentro de la palabra, por lo que existe únicamente en el ámbito del Habla. Su función es distinguir cuál es la sílaba tónica de la palabra, es decir, aquella en donde recae la mayor energía de pronunciación.

¿En dónde se encuentra?

Anteriormente se creía que unas palabras contaban únicamente con acento ortográfico, mientras que otras –en ausencia de la tilde- se asumían como poseedoras exclusivas del acento prosódico. Sin embargo, durante la segunda década del siglo XXI, la Real Academia Española de la Lengua ha reunido esfuerzos para dejar en claro que si bien una palabra puede contar con la presencia o no de la tilde, caso en el que se hablará de palabras que cuentan exclusivamente con acento ortográfico y otras no, no ocurrirá lo mismo con el acento prosódico, pues se asumirá que –cuente o no con tilde- todas las palabras poseen un acento prosódico, ya que todas cuentan en su constitución con una sílaba tónica.

Empero, existe una excepción a la regla, ya que en el Español existen algunos monosílabos átonos, los cuales en ocasiones cuentan con la presencia de tilde o acento ortográfico, con el fin de diferenciarlos de formas similares, como es el caso de algunos monosílabos homónimos, en donde pese a la norma que dice que esta clase de palabras no llevan tilde, sí puede encontrarse presencia de ella, además claro del propio Acento prosódico.

Ejemplos del acento prosódico en Español

No obstante, puede que la forma más eficiente de completar una explicación sobre el Acento prosódico sea a través de la exposición de algunos ejemplos, en donde se pueda ver cómo cada una de las palabras cuenta con una sílaba que resalta entre sus semejantes, respecto a su tonalidad, sin necesidad de que sea señalada por una tilde.

Sin embargo, en consonancia con los preceptos de la Academia, también deberán registrarse algunos casos con acento ortográfico, pues aunque estas palabras cuentas con tilde, al tener una sílaba tónica también cuentan con acento prosódico. A continuación, cada uno de estos ejemplos, en donde se subrayará la sílaba tónica, es decir, en donde recae el acento:

Lapicero → La –pi –ce –ro
Callejuela → Ca – lle – jue – la
Colmillo → Col – mi – llo
Conejo → Co-ne-jo
Mesa → Me – sa
Ejemplo → E-jem-plo
Respuesta → Res-pues-ta
Rápido→ – pi –do
Lección → lec-ción

Imagen: pixabay.com

El acento prosódico
Se habla de:                 

Bibliografía

El pensante (octubre 10, 2017). El acento prosódico. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://educacion.elpensante.com/el-acento-prosodico/