El Arte gótico

Artes y oficios diversos

Dentro de la Historia del Arte, se distingue con el nombre de Arte Gótico a los distintos tipos de expresión artística que se desarrollaron en Europa occidental desde la mitad de la Edad Media, hasta el advenimiento del Renacimiento (sobre todo para Italia) aun cuando hubo países que vivieron el Gótico por mucho más tiempo, hasta bien avanzado el siglo XVI.

Arte Gótico, cronología real

De esta forma, tal vez una de las primeras características inherentes al Arte Gótico sea el no haberse desarrollado de forma uniforme en todos los países europeos en donde encontró cabida. Por consiguiente, el Arte Gótico constituye un movimiento artístico cuenta con una diversidad cronológica en su desarrollo, al haber llegado en momentos distintos, así como por contar con extensiones variables, hechos que se manifiestan en los distintos tipos de Arte Gótico que cada región desarrollo, y que a pesar de sus diferencias pueden considerarse igualmente góticos, por la existencia de elementos comunes, como por ejemplo el manejo de la luz, así como la presencia de las bóvedas de crucería ojival, la cual constituye un elemento básico de la Arquitectura gótica.

Contexto del Arte gótico

Igualmente, desde el punto de vista histórico, el Arte Gótico puede entenderse dentro de un contexto de cambios profundo en la sociedad europea, la cual poco a poco iba alejándose de una civilización conformada por el ámbito rural, en donde guerreros y campesinos eran los principales personajes, a la conformación de una nueva sociedad, en donde la Burguesía poco a poco fue imponiéndose como clase económica dominante. En consecuencia, la ciudad y el ámbito urbano, desplazaron la temática rural, para erigirse también como el nuevo paisaje.

Sin embargo, a la par de la Arquitectura urbana, el Arte Gótico se vio marcado también por la dominación de la Iglesia, la cual reinó durante toda la Edad Media, y que a través de la construcción de grandes monumentos, buscó dejar huella palpable de su extensión y poderío. No obstante, durante el desarrollo del Gótico no todo fue expansión y enriquecimiento por parte de la clases dominantes, tanto las antiguas como las nuevas, sino que marcó también el empobrecimiento y sufrimiento de la población, lo que trajo consigo un ámbito lleno de revoluciones y sublevaciones sociales que no condujeron a cambios mucho más profundos por la ocurrencia de grandes epidemias, como la Peste Negra, así como de importantes conflictos bélicos, entre los que destacan la Guerra de los Cien Años.

En consecuencia, si se pudiera usar una palabra para describir la Europa occidental en donde surgió y se desarrolló el Arte Gótico, más allá de las diferencias cronológicas y expresivas, esta debería ser “cambiante”: una civilización que mutaba radicalmente, para surgir a un nuevo estado, en donde se cambiaba lo rural por lo urbano, y en donde poco a poco la civilización lucharía por salir de la pobreza, hacia la conformación de una nueva era, en donde la tecnología y la acumulación de riquezas sería una de las máximas metas.

Características del Arte Gótico

Así mismo, la Historia del Arte se ha dado a la tarea de señalar algunas de las principales características de este movimiento artístico, propio de la Europa occidental de los últimos años de la Edad Media, los cuales pueden clasificarse en los siguientes aspectos:

Altura de las catedrales

Quizás uno de los aspectos más resaltantes y reconocidos sobre el Arte Gótico sea su Arquitectura, la cual se destacó por la construcción de altas catedrales, las cuales se elevaban del suelo a una altura nunca antes vista, hecho que era interpretado por algunos como la intención de estos templos de llegar al propio cielo, o como si en verdad sirvieran como vía de comunicación con las deidades que habitaban el empíreo.

Uso de la luz

Así mismo, estas catedrales y templos no sólo se caracterizaban por contar con gran altura, sino que contaban con un gran manejo de la luz, que venía a romper con la oscuridad de los recintos, que había dominado casi toda la Edad Media, para ofrecer espacios iluminados, que en combinación con la altura, ofrecían al visitante la posibilidad de vivir una experiencia realmente espiritual, haciéndole sentir que en realidad estaba en contacto directo con la deidad a nombre de la que se había levantado dicho recinto.

Independización de las Artes

Por otro lado, otra de las principales características con las que contó el Arte Gótico fue la independencia que comenzaron a vivir cada una de las Artes, pues hasta ese momento Pintura, Escultura y Arquitectura eran vistas como expresiones complementarias, encontrándose también con artistas que dominaban las tres áreas a perfección y también desde una visión global. Sin embargo, durante el Arte Gótico cada una de estos géneros comenzó a especializarse, así como el artista que los cultivaba, surgiendo entonces expresiones artísticas independientes.

Arte religioso

No obstante, más allá de la época de cambios que vivía la Europa que vivía los últimos momentos de la Edad Media, la Iglesia siguió siendo uno de los poderes más dominantes, hecho que tomó expresión sobre todo en el Arte Gótico, el cual puede definirse también como un Arte de predominancia netamente religiosa, el cual tuvo como centro de su creación –tanto arquitectónica, como escultórica y pictórica- al monasterio.

Expresiones del Arte Gótico

En cuanto a las expresiones artísticas propias del Arte Gótico, la Academia ha señalado que durante estos años se desarrollaron de forma especial tres, las cuales se detallarán brevemente a continuación:

Arquitectura gótica

De acuerdo a los que han indicado los expertos en Historia del Arte, se puede considerar a Francia como la cuna de la Arquitectura gótica, siendo la fecha de su nacimiento el año 1140, cuando se erigió la basílica real de Saint Denis, la cual fue construida por el abad de Suger, convirtiéndose en el primer monumento que puede considerarse gótico. Desde entonces, la tendencia arquitectónica fue la construcción de espacios, que se despojaban de la sobre carga de ornamentación en sus paredes, para lucir despejados y puros.  Así mismo, la Arquitectura gótica comienza a emplear, dentro de las construcciones, la bóveda de crucería ojival, con la cual consigue la construcción de edificaciones mucho más amplias y altas, característicos de este movimiento. Igualmente, se dio una estilización de los pilares.

Escultura gótica

Por su parte, durante el gótico, la Escultura siguió cultivando la talla en piedra, a fin de crear ornamentación que viniera a habitar los muros de los recintos, al tiempo de cumplir una función evangelizadora gráfica, dirigida a una población analfabeta en su gran mayoría. No obstante, puede observarse una evolución en la técnica, que permitió la transición entre un estilo alargado y rígido, a un arte mucho más naturalista y que tomaba en cuenta el espacio. Así mismo, durante el desarrollo del Gótico pudo palparse la fuerte influencia greco-romana, sobre todo en el ámbito de la escultura.

Igualmente, durante el Arte Gótico, Europa también cultivó el arte del tallado en madera, la cual fue perfeccionando cada vez más, hasta la fabricación de elaborados retablos de madera, que contaban con colores y diseños que se integraban a perfección con el diseño arquitectónico, pues al igual que con la talla de piedras, los trabajos hechos en madera estaban también destinados a ornamentar los recintos que se construían, casi siempre con motivos religiosos.

Pintura gótica

Finalmente, la Pintura gótica fue una de las últimas en desarrollarse, creyéndose que sus primeras manifestaciones pudieron ocurrir durante el año 1200, al menos medio siglo después del surgimientos de la Arquitectura y la Escultura netamente góticas. De igual manera, los expertos en Historia del Arte han identificado Inglaterra como el primer país en cultivar pintura gótica, dejando a Francia y Alemania, respectivamente, como los otros países en donde se desarrolló este tipo de Arte.

En referencia a los aspectos técnicos, la Pintura gótica puede considerarse mucho más realista y naturalista, la cual se dedicó sobre todo a tratar de imitar de la forma más precisa a la naturaleza, lo cual evolucionaría posteriormente en el Renacimiento. Sin embargo, este gusto gótico por representar la naturaleza no se orientó hacia la pintura paisajista, la cual se cultivó muy poco durante esta época, sino que se interesó en realidad en la representación humana, a fin de poder pintar las figuras religiosas (como los santos, ángeles, Jesús, etc.) a quienes se dotó de gran humanismo, como forma quizás de convertirlos en seres mucho más accesibles, capaces de sentir emociones humanas.

Así mismo, se puede ver durante la evolución de la Pintura gótica tímidos intentos y avances en lo que se refiere a la perspectiva, así como una diversificación en los soportes empleados, lo cual significó el uso de nuevos materiales, en pro de dotar a la obra de cualidades portátiles, siendo los más importantes los frescos, las vidrieras, la pintura sobre tabla y las miniaturas.

Imagen: pixabay.com

El Arte gótico
Se habla de:                 

Bibliografía

El pensante (febrero 15, 2017). El Arte gótico. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://educacion.elpensante.com/el-arte-gotico/