El campo semántico

Dentro de la Lingüística, se conoce con el nombre de campo semántico al conjunto conformado por un grupo de palabras o partículas que comparten entre sí rasgos semánticos, es decir, referentes a su significado, y que además de constituir una red léxica específica, se diferencian por oposición de otros campos semánticos.

Arbitrariedad del campo semántico

Así mismo, el campo semántico –definido en su momento por Gunther Ipsen (1924) y posteriormente por Jost Trier (1931)- puede ser considerado como un hecho arbitrario, es decir, que depende de la convención social establecida por cada comunidad lingüística. En este sentido, no sólo puede considerarse una elección arbitraria dentro de la propia lengua, cuyos hablantes son los que decidirán qué palabras tienen cuáles significados, reuniendo posteriormente aquellas que comparten sentidos, sino que esta característica hace que los campos semánticos sean únicos según una lengua, sin que estos encuentren su par en otras lenguas, es decir, que no pueden ser traducidos.

Al respecto, uno de los ejemplos más usados para poder explicar el cómo cada lengua va creando campos semánticos, a través de la elección de sus palabras y correspondientes significados, puede ser el de la Lengua finés, perteneciente al pueblo de Finlandia, donde los lingüistas han podido identificar al menos cuarenta palabras distintas para nieve, haciendo con ellas un extenso campo semántico, único, que no encuentra referente en otras lenguas, como por ejemplo el Español.

Campos semánticos, estructuras

Por lo general, los campos semánticos tienden a ser representados, según las distintas estructuras que escoge el lingüista para expresar la relación de significado o relaciones semánticas que existen entre las palabras que lo conforman. Según registra la tradición, la estructuras más usadas dentro del campo semántico son las siguientes:

Estructuras ramificantes

Este tipo de estructuras permiten ver cómo cada una de las palabras que pertenecen al conjunto, se derivan de una misma raíz. Así mismo, dentro de las estructuras ramificantes, se pueden ver dos tipos de relación específicas:

Derivación simple Quizás lo más conveniente, antes de avanzar sobre una definición de Derivación simple, sea revisar d...
Topónimos Antes de abordar una explicación sobre los Topónimos, puede que sea recomendable revisar de forma br...
El Idiolecto Antes de entrar en la definición de Idiolecto, quizás sea necesario hacer una breve revisión al conc...
  • Hiponimia: es la relación semántica que ocurre dentro de un conjunto de palabras, en donde básicamente uno de los elementos contiene a todos los otros, según su significado. En términos lingüísticos, esto podría ser interpretado como que “Todos los X son Y”.
  • Meronimia: en segundo lugar, la meronimia es la relación semántica en donde cada uno de los elementos cumple la función de designar una parte de otro. En este caso, la relación que se establecerá dentro de esta estructura semántica ramificante será “todos los X están en Y”.

Estructuras lineales

Otra de las estructuras semánticas más utilizadas para representar campos semánticos son las estructuras lineales, las cuales son usadas para mostrar cómo cada elemento del conjunto establece una relación con el elemento anterior, así como con el elemento siguiente. En este caso, habrá también tres tipos de relación lineal:

  • Funcional: cuando la relación de los elementos va en una sola dirección, por ejemplo: madre, hijo, nieto, bisnieto / niño, joven, adulto, viejo.
  • Reversible: cuando la relación establecida refiere a estados que pueden ser uno u otro, de acuerdo a las condiciones establecidas: mucho <-> poco / caliente <-> frío / arriba <-> abajo.
  • Circular: cuando la relación establecida, tiende a repetirse cíclicamente: lunes, martes, miércoles, jueves / enero, febrero, marzo, abril. Los extremos de cada estructura lineal-circular son considerados como verdaderos antónimos.

Ejemplos de campos semánticos

Finalmente, resulta conveniente presentar algunos ejemplos de campos semánticos, que pueden presentarse, en referencia a los significados de las palabras que los constituyen. A continuación, cinco ejemplos de campos semánticos:

Ejemplo 1: campo semántico de flores

Azucena, rosa, tulipán, gardenia, clavel, gladiola, magnolia, margarita.

Ejemplo 2: campo semántico de aves

Turpial, canario, avestruz, curvo, pelícano, ruiseñor, perico, loro, golondrina, paloma.

Ejemplo 3: campo semántico de medios de transporte

Carreta, automóvil, moto, autobús, tren, avión, cohete, bicicleta.

Ejemplo 4: campo semántico útiles escolares

Lápiz, borrador, cuaderno, creyones, tajalápices, carpetas, reglas.

Ejemplo 5: campo semántico utensilios de cocina

Cuchillo, tenedor, sartén, olla a presión, batidor, licuadora, colador.

Imagen: pixabay.com

El campo semántico
marzo 21, 2017