El circuito del habla

Dentro de las Ciencias de la Comunicación, se define la instancia Circuito de Habla como el sistema por medio del cual un Hablante logra comunicarle a su interlocutor una idea o mensaje preciso, empleando para ello un canal y un código, el cual puede estar compuesto por símbolos lingüísticos, gráficos, o cualquier otra señal que sea manejada por ambos participantes, permitiendo el fin último del Circuito de Habla: La comunicación.

Componentes del Circuito de Habla

Aun cuando esta sea una definición propia de la Comunicación Social e incluso de la Psicopedagogía, no se puede dejar de lado la noción lingüística del Lenguaje, el cual es visto como una unidad dicotómica, en donde existe un lado intangible, concerniente a la normas y reglas que rigen el sistema: La Lengua, así como uno tangible, medible y registrable, constituido por la realización física de esas normas: El Habla.

En este sentido, el Circuito de Habla pertenecerá indiscutiblemente al lado tangible del Lenguaje, es decir a su realización práctica por parte del hablante, la cual tiene como características el ser individual, mutable, dinámica, abarcable y sintagmática, es decir que necesita montarse sobre el tiempo para poder realizarse de forma comprensible. Así mismo, no se puede dejar de lado las distintas funciones del Lenguaje, que algunos lingüistas como Román Jackobson han identificado, atribuyéndole a todo proceso comunicativo una intención clara por parte del hablante, haciendo que esto también produzca una variación, respecto a qué parte del sistema comunicativo se le presta más atención.

Sin embargo, antes de ampliar el tema sobre las funciones del lenguaje, es necesario regresar sobre los distintos componentes que forman parte de un Circuito de Habla, a fin de revisar cada una de sus definiciones:

Hablante

Denominación dada a la persona que habla, e intenta entablar comunicación con su interlocutor, a fin de transmitirle un mensaje. El hablante tienen la responsabilidad de asegurarse de que su escucha conoce o maneja el código en el cual  expresará sus ideas (idioma, saber leer, manejar el mismo sistema de signos). Así mismo, cuenta con la responsabilidad de comprobar que el canal por donde trasmitirá el mensaje se encuentra libre. Finalmente, también deberá asegurarse que su mensaje ha sido estructurado de forma coherente. En términos prácticos, deberá aplicar también las normas del buen hablante: mirar a los ojos, pronunciar claramente, ser preciso.

Sustantivos derivados Quizás lo más conveniente, antes de abordar una explicación sobre los Sustantivos derivados, sea rev...
Derivación impropia Tal vez lo mejor, antes de avanzar sobre una definición del procedimiento lingüístico denominado Der...
Historia de la Gramática Antes de abordar el estudio de cada una de las etapas que componen la Historia de la Gramática, quiz...

Oyente

Por su parte, el interlocutor cuenta con la misión de escuchar, leer, interpretar el mensaje, y responder según lo que éste le solicite o comunique. Así mismo, debe cumplir con la tarea de indicarle al Hablante si maneja o no el código. Debe también ayudar al hablante a comprobar que el canal está abierto y sin obstáculos que generen ruido, y ya dentro del propio proceso colocar en práctica las normas del buen oyente: mirar a los ojos, prestar atención, no interrumpir a quien habla, tratar de entender lo que el hablante expresa.

Mensaje

Es el contenido de las ideas que se desean transmitir, es decir el conjunto de ideas (conceptos, deseos, peticiones, información, noticia, etc.) que el Hablante intenta comunicar al Hablante, en pro de lograr que éste conozca una situación o asuma determinada posición frente a algo específico.

Código

El código es entendido como los distintos símbolos –tanto lingüísticos como gráficos- en el cual se cifra el mensaje, a fin de que este pueda realizarse físicamente, viajando desde el Hablante hasta el Oyente. En un proceso de comunicación ideal, ambos involucrados deben manejar y conocer el código empleado, a fin de que la transmisión y el descifrar el código sean procesos naturales, que no intervengan de forma negativa en el proceso comunicativo.

Canal

Básicamente es el medio a través del cual se realiza el proceso de comunicación. En este caso, si el Circuito de Habla tiene lugar por medio de una comunicación telefónica, se asumirá que el canal es el teléfono, por su parte, si la comunicación se da en persona, el canal en este caso será entonces el aire. Si la comunicación se produce por medio escrito, el canal será el papel, e incluso el sistema de correos, en la medida en que éste pueda convertirse en una problema para la realización del proceso comunicativo.

Importancia de cada componente

El Circuito de Habla tiene como principal objetivo la transmisión de ideas, es decir la Comunicación. En este sentido, es importante resaltar que Comunicación no sólo reviste que dos personas establezcan un circuito de Habla, sino que de este sistema se genere un proceso de entendimiento y comprensión, por parte de ambos involucrados, con miras también a preservar la armonía.

Al respecto entonces es necesario señalar también que el Circuito de Habla es un sistema eficiente, pero también bastante delicado, puesto que si alguno de sus componentes llega a fallar o no comportarse de forma esperada, es posible que los involucrados se alejen del objetivo comunicacional. De esta forma, cada uno de los componentes del Circuito de Habla debe funcionar y cumplir con sus funciones, puesto que lo contrario amplía la posibilidad de que la Comunicación no se dé, y el Circuito de Habla no cumple con su misión.

Imagen: pixabay.com

El circuito del habla
agosto 31, 2016