El Idiolecto

Idiomas y lenguaje

Antes de entrar en la definición de Idiolecto, quizás sea necesario hacer una breve revisión al concepto de Lenguaje, aportado por el padre de la Lingüística, Ferdinand de Saussure, quien en su Curso de Lingüística General apunta que el Lenguaje es una entidad dicotómica, compuesta a su vez por las entidades de la Lengua y el Habla.

Lengua

En este sentido, se puede apuntar en primera instancia entonces que la Lengua será aquella parte del Lenguaje, en donde residen plenamente el conjunto de normas y leyes, por medio de las cuales se regula el funcionamiento del Lenguaje. Así mismo, la Lingüística entiende que la Lengua, además de ser el recinto de las normas por las que se maneja una determinada Lengua, tendrá otras características como la de ser:

  • Inabarcable, puesto que ningún hablante puede aprender, manejar o conocer por completo la infinidad de normas que rigen el funcionamiento de una Lengua.
  • Colectiva, ya que siendo un conjunto de normas que le dan sentido y rigor a la Lengua, estas son aprendidas por los hablantes de dicha lengua, quienes en mayor o menor grado entienden y manejan las normas y el funcionamiento de la Lengua que hablan.
  • Inmutable, debido a que siendo un bien colectivo e inabarcable la Lengua se blinda ante las modificaciones individuales, y aun cuando sí ocurren variaciones en el desarrollo de su historia, puesto que la Lengua que no cambia muere, éstas suelen ser pequeñas y sostenidas en el tiempo.
  • No dinámica, así mismo las características dotan a la Lengua de cierta estabilidad, lo cual le permite permanecer en el tiempo, ser conocida por los hablantes, y sobre todo seguir sirviendo como instrumento de comunicación.
  • Intangible, finalmente, la Lengua surge como una construcción intangible, la cual habita en la dimensión paradigmática de cada comunidad lingüística.

Habla

Por su parte, la otra cara del Lenguaje sería el Habla, la cual es vista como la realización de la Lengua, es decir, la praxis real –por parte de una comunidad lingüística- de aquello que sirve como  modelo o guía. Así mismo, la Lingüística señala cuáles son las características esta entidad:

  • Abarcable, en contraposición con la Lengua, el habla es la realización de una Lengua concreta por parte de un individuo, por lo que no sólo puede ser registrable por su carácter sintagmático, sino que a la vez puede ser medida y descrita en su totalidad, por lo que se considera abarcable.
  • Individual, así mismo, en contra de la Definición de Lengua, el Habla no es una construcción colectiva, sino una realización individual, pues cada hablante tiene su propia forma de realizar el conjunto de normas que señala la Lengua.
  • Mutable, de igual forma, el Habla como realización individual va ligada necesariamente a la vida y hechos que cada hablante, viéndose afectada por los cambios que se van operando en su vida, a través del aprendizaje, la apariencia, las modas, las preferencias, entre otras. Así mismo, esto le confiere al hablante el poder sobre su forma de habla.
  • Dinámica, así mismo la individualidad y mutabilidad del Habla también le confiere a esta entidad la cualidad de ser dinámica, es decir de vivenciar y experimentar continuos cambios.
  • Tangible, finalmente, aun cuando es expresión de lo contenido por la Lengua, el Habla se inscribe en la dimensión sintagmática, por lo cual necesita del tiempo y el espacio para realizarse, expresándose además en una onda sonora, lo cual le imprime la cualidad de realidad física, medible y perceptible por medio de los sonidos.

El Idiolecto

Por su parte, el Idiolecto será entonces una entidad definida por la Sociolingüística para poder clasificar y describir el Habla perteneciente única y exclusivamente a un hablante en particular. De esta forma, la Sociolingüística identificará en una Lengua específica varios niveles de habla, los cuales con el nombre de lectos, irán agrupando aquellos modos, relacionados específicamente con los factores sociales, económicos y culturales. Dentro de ellos, entonces, señalará que el Idiolecto es la forma particular de habla que tiene cada uno de los hablantes de una Lengua, de forma individual, y que se erige como resultado de sus vivencias particulares: edad, procedencia étnica, estrato social, nivel intelectual, nivel académico, pertenencia a un gremio específico, género, entre otras.

En este sentido, aunque determinado hablante pertenezca a una comunidad lingüística que tenga a bien una Lengua común, así como un modelo de lengua y distintos niveles de habla, en los cuales este hablante puede insertarse, en todo momento más allá de sus coincidencias con otros miembros de dicha comunidad de habla, este hablante contará con su individualidad y forma única de realizar a través del Habla, la Lengua a la que pertenece.

De esta forma, se podría decir que el Lenguaje no es sólo un sistema de signos lingüístico como lo asume la Lingüística, o un medio de comunicación como lo han demostrados las ciencias especializadas en él, sino que tal como ha indicado la Sociolingüística puede ser un reflejo de los múltiples factores que intervienen y han intervenido en la vida de un hablante, o de una comunidad de habla, y que residen directamente en el Idiolecto. Así las cosas, el Lenguaje sería también una tarjeta de presentación personal, un reflejo fiel de los distintos niveles educativos, sociales, económicos y biográficos.

Imagen: pixabay.com

El Idiolecto

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                 

Bibliografía

El pensante (Octubre 8, 2016). El Idiolecto. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://educacion.elpensante.com/el-idiolecto/