El romboide

Antes de abordar una explicación sobre el Romboide, puede que sea necesario revisar algunas definiciones, que de seguro permitirán entender de forma contextualizada este tipo de figura geométrica.

Definiciones fundamentales

En consecuencia, será también pertinente delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Polígonos, pues esto hará posible comprender la naturaleza del tipo de figura geométrica en donde puede ser clasificado el Romboide. Así mismo, será necesario pasar revista sobre los conceptos de Cuadriláteros y Paralelogramos. A continuación, cada una de ellas:

Polígonos

De esta manera, los Polígonos han de ser explicados por las distintas fuentes como aquellas figuras geométricas, que se caracterizan por ser planas o bidimensionales, es decir, que tienen tan solo dos dimensiones: ancho y largo, sin que en ellas puedan encontrarse la profundidad. Por otro lado, los Polígonos contarán también con las siguientes características:

  • Lados: en primer lugar, los polígonos estarán totalmente delimitados por segmentos de recta, que hacen las veces de lados, y que constituyen el propio polígono. De hecho, estas figuras geométricas se denominan según el número de lados que posea.
  • Vértices: por otra parte, al ser figuras cerradas, los lados del polígono se encontrarán en algunos puntos, los cuales son denominados como vértices.
  • Ángulos: sin embargo, al unirse dos lados del polígono no solo se creará un vértice, sino que además en el momento en que esto sucede se crea también un espacio geométrico, que contará con dos lados, los cuales servirán de límite. Así mismo, tendrá un vértice, el cual coincidirá plenamente con el del polígono. Por último, el ángulo contará también con una amplitud, la cual es medida en grados sexagesimales.
  • Diagonales: finalmente, los cuadriláteros contarán entonces con solo dos vértices no continuos. Por lo tanto, los Cuadriláteros tendrán solo dos diagonales.

Cuadriláteros

En segunda instancia, la Geometría señala que los Cuadriláteros han de ser explicados como aquellos Polígonos, es decir, figuras geométricas planas y cerradas, cuya principal característica es la de contar con cuatro lados, los cuales pueden medir igual –si son polígonos regulares- o contar con distintas medidas, en caso de ser polígonos irregulares. Por otro lado, los cuadriláteros contarán también con las siguientes características:

  • Cuatro vértices: en primer lugar, además de cuatro lados, los cuadriláteros contarán también con cuatro puntos de unión, los cuales constituirán sus vértices.
  • Cuatro ángulos: así mismo, por cada vértice que se presente en el polígono, también existirá un ángulo, constituyendo entonces un total de cuatro, los cuales estarán conformados por tres elementos: lados, vértices y ángulos.
  • Dos diagonales: igualmente, en el Cuadrilátero habrán solo dos vértices no continuos, por lo que toda figura geométrica que pueda clasificarse en este renglón, tendrá la posibilidad de tener solamente dos diagonales.

Paralelogramos

Por último, también será de provecho tener en cuenta la definición de Paralelogramos, los cuales podrán ser entendidos como un tipo de Cuadriláteros, es decir, figuras geométricas planas, cerradas y de cuatro lados rectos, los cuales se distinguirán principalmente por el paralelismo que existe entre los lados que conforman esta figura, y que se darán en pares de dos lados. Al igual que cualquier cuadrilátero, los Paralelogramos tendrán también cuatro vértices, cuatro ángulos y dos diagonales internas.

El Romboide

Una vez se han analizado cada una de estas definiciones puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre el Romboide, el cual podrá ser entendido en primer lugar como un tipo de polígono, es decir, que será una figura bidimensional, que se encontrará totalmente delimitada por lados rectos.

De igual forma, el Romboide –además de Polígono- podrá ser identificado como un Cuadrilátero, o en otras palabras como una figura conformada por cuatro lados, los cuales además cuentan con la misma medida, en pares de dos, es decir, dos lados son iguales entre ellos, y los otros dos también, lo que convierte al Romboide en un Polígono irregular, así como en un Paralelogramo, puesto que se puede decir que el paralelismo de sus lados se establece en pares de dos.

Así mismo, la Geometría ha indicado que el Romboide, al ser una figura cerrada, contará entonces con cuatro vértices, los cuales se formarán en el momento en que dos de los lados de esta figura geométrica se unen o coinciden. También, señala la Geometría, de los vértices que se presentan en el Romboide solo dos de ellos no son continuos, por lo que entonces se podrá decir que el Romboide cuenta tan solo con dos posibles diagonales, las cuales se extenderán de forma interna, entre estos vértices.

Por último, el Romboide tendrá también se caracterizará –como todo Cuadrilátero- por tener en él cuatro ángulos, uno por cada vértice, y cuyas amplitudes pueden variar. Lo que sí debe cumplirse en cuanto a los ángulos del Romboide, es que estos sean iguales en pares de dos, lo cual ratifica la condición de Paralelogramo que tiene esta figura. A continuación, un ejemplo de Romboide:

Imágenes: wikipedia.org

El romboide