El simposio

El Simposio puede ser definido como una reunión conformada por autoridades o expertos en un tema específico, que se da con la intensión de establecer un espacio, en el cual se puedan abordar con detalle y de forma completa algunas de las distintas perspectivas desde las que se estudie una materia.

Así mismo, el Simposio –que tiende a ser confundido con otras técnicas de debate como la mesa redonda o la conferencia- cuenta con la característica de que este técnica se basa específicamente en la exhaustiva exposición, por parte de los ponentes, de sus ideas, las cuales son apoyadas en los resultados de sus trabajos de investigación particulares, mientras que otras técnicas no requieren de tal apoyo o perfección teórica.

Igualmente el Simposio consiste en la activa participación de los integrantes del público, puesto que cuentan con la oportunidad de exponer sus preguntas e inquietudes sobre el tema en cuestión directamente al ponente de su elección, a fin de que éste satisfaga sus inquietudes.

Características del Simposio

De esta forma, el Simposio –técnica que se cree proviene de la cultura griega– se basaría en las siguientes características:

1.- Los simposios cuenta con un panel compuesto por especialistas y profesionales en una materia específica.

2.-  Cada panelista tiene un tiempo determinado para hacer una exposición exhaustiva sobre la rama de saber que convoca el Simposio.

3.-  Las exposiciones cuentan con un amplio material de apoyo, en donde se evidencian los datos científicos o resultados de investigaciones, sobre las cuales el panelista sustenta sus argumentos.

4.-  Los panelistas exponen sus argumentos, y aun cuando difieran, no entran en polémica, pues la intensión del Simposio no es desarrollar un debate sobre los distintos ángulos o puntos de vista académicas. Por el contrario, cada uno trata de aportar sus conocimientos particulares, sin discutir los de sus compañeros panelistas.

5.- El simposio cuenta además con un coordinador, que se dará a la tarea de tomar el tiempo de cada participante, invitarlos a exponer sus ideas, y ofrecer un resumen de cada una de sus exposiciones, para entregárselos de forma más resumida al público.

6.- Así mismo, el Simposio cuenta con una ronda de preguntas, en las cuales, durante un tiempo determinado los participantes pueden acercarse a un micrófono abierto, a fin de exponer alguna de sus inquietudes a un panelista específico. Inmediatamente, el panelista puede responder su pregunta, por lo que el Simposio establece también un espacio en donde el público puede establecer un diálogo con los panelistas.

7.- Los simposios pueden convocarse en torno a cualquier tema, perteneciente a cualquier área del saber. De esta forma, aun cuando tiene una vocación y orientación académica, el simposio no es propio de una materia determinada, sino que puede organizarse en torno a cualquier área del conocimiento.

8.- Finalmente, el Simposio no sirve para establecer una conclusión específica, pues los panelistas sólo asisten a exponer sus argumentos e ideas sobre un tema determinado. De acuerdo a la teoría relacionada con este tipo de reunión, el Simposio está elaborado de manera que cada participante saque su propia conclusión sobre el tema que se ha tratado.

Cómo se organiza un Simposio

Durante siglos, el Simposio ha venido convirtiéndose en una técnica mucho más precisa. En consiguiente carece de espontaneidad, respondiendo a todo un programa que debe ser seguido por los organizadores. En este sentido, las autoridades convocantes deberán seguir una serie de pasos, a fin de lograr llevar a cabo una reunión de este tipo:

1.- Los organizadores deberán escoger el tema sobre el cual versará el Simposio.

2.- Luego deberá establecer los ponentes que puedan contribuir como panelistas, así como el tema que deberán abordar durante el desarrollo del Simposio.

3.- Seguidamente, se deberá encontrar un auditorio que cuente con las condiciones óptimas, tanto física como técnicamente hablando, para la realización de éste.

4.- Cuando se cuente con el lugar en cuestión, los organizadores deberán enviar a los ponentes escogidos la invitación para su participación, en la cual se le convocará a un día, fecha, hora y sitio específico a hacer una exposición determinada. Así mismo, se le solicitará que envíe con antelación su ponencia, a fin de que el coordinador cuente con la oportunidad de empaparse sobre su ángulo. También se le deberá especificar cuánto tiempo tiene para exponer su posición.

5.- El día del evento, se deberá contar con un coordinador que cumpla con la función de maestro de ceremonia, introduciendo cada fase del Simposio, así como a daca panelista o participante.

Objetivos del Simposio

Aun cuando el Simposio ha evolucionado a través de los años, convirtiéndose en una técnica mucho más estructurada, todavía cuenta con su intensión pedagógica o formativa. De esta forma, el Simposio se establece como un espacio de formación interactivo, en el cual el público asistente tiene la oportunidad de beber de la fuente de investigadores reconocidos en un área del conocimiento específico, al tiempo en que pueden exponer sus inquietudes, siendo respondidas por el propio panelista.

En este sentido, los Simposios son aconsejados para los estudiantes de una materia específica, a fin de que puedan empaparse de un tema en específico, codearse con autoridades en el campo y compartir sus opiniones con otros participantes, por lo que en términos pedagógicos, el simposio se erige como una técnica importante de aprendizaje.

Imagen: pixabay.com

El simposio
mayo 15, 2016