El trapecio

Antes de abordar una explicación sobre el Trapecio, puede que ciertamente sea recomendable revisar algunas definiciones específicas, que de seguro permitirán entender de forma contextualizada este tipo de figura geométrica.

Definiciones fundamentales

De esta manera, puede que también sea necesario delimitar esta revisión a tres nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Polígonos, pues esto permitirá cobrar conciencia sobre la naturaleza del tipo de figuras geométricas en las que puede clasificarse el Trapecio. Por otro lado, también será necesario parar revista sobre los conceptos de Cuadriláteros y de las figuras No paralelogramos. A continuación, cada una de estas definiciones:

Polígonos

En consecuencia, se comenzará por decir que la Geometría ha explicado los Polígonos como un tipo de figura geométrica plana o bidimensional, es decir, que contará solamente con dos posibles dimensiones: alto y ancho, sin que en ella se pueda encontrar la tercera dimensión de la profundidad.

Así también, la disciplina geométrica ha indicado que los Polígonos podrán ser entendidos como una figura geométrica, delimitada por completo por un conjunto de segmentos de recta, los cual le otorga a los Polígonos dos características esenciales: la de ser una figura geométrica totalmente cerrada, además de estar conformada por una serie de lados rectos. De hecho, si existiese una figura geométrica plana y cerrada, y que tuviese la mayoría de sus lados rectos, pero uno solo fuese curvo, entonces la figura no podrá ser denominada como un Polígono. Ergo, los Polígonos podrán ser definidos como figuras geométricas planas y cerradas.

De igual manera, los Polígonos podrán ser entendidos como una figura geométrica que cuenta con cuatro elementos, que podrán ser descritos de la siguiente forma:

  • Lados: en primer lugar, se encontrarán los lados del Polígono, los cuales serán encargados de delimitar la figura geométrica. De hecho, es el número de lados lo que determina cuál será el nombre del Polígono.
  • Vértice: por otro lado, los Polígonos contarán también dentro de sus elementos con un vértice, el cual será entendido como el punto de unión que existe entre dos distintos lados. Es decir, que cuando dos lados se unen, se crea un punto en común, el cual se denominará vértice.
  • Ángulos: otro de los elementos que se pueden distinguir dentro del Polinomio serán los Ángulos, los cuales serán entendidos como el espacio geométrico que se encontrará delimitado por dos lados o segmentos de recta. Además, los ángulos del Polígono contarán igualmente con un vértice, que coincide por completo con el vértice del polígono. Por otro lado, estos espacios geométricos también contarán con una amplitud específica, que podrá ser medida en grados sexagesimales.
  • Diagonales: finalmente, los Polígonos se distinguirán igualmente por ser unas figuras geométricas en donde pueden distinguirse las diagonales, segmentos de recta que se extenderán entre dos vértices, cuya principal condición será la de no ubicarse de forma continua.

Cuadriláteros

Por igual, será preciso tomar un momento para revisar la definición que da la Geometría sobre los Cuadriláteros, los cuales serán entendidos como un tipo de polígono, es decir, de figura geométrica plana y cerrada, la cual se encuentra delimitada por cuatro lados rectos. Sin embargo, esta no será la única característica con la que cuentan los Cuadriláteros, los cuales se distinguirán también por poseer los siguientes elementos:

  • Cuatro vértices: en primer lugar, además de tener los cuatro lados, en los cuadriláteros se presentarán cuatro distintos puntos en donde los lados se unen entre sí, generando vértices.
  • Cuatro ángulos: también, en los cuadriláteros existirá la presencia de cuatro ángulos, uno por cada vértice.
  • Dos diagonales: por último, al ser cuadriláteros, solo podrán existir dos vértices no consecutivos, por lo que solo poseerá dos diagonales. Estas no serán continuas.

Cuadriláteros no paralelogramos

En tercera instancia, será preciso lanzar luces sobre la definición de No paralelogramos, los cuales son entendidos entonces como un tipo de Polígonos cuadriláteros en donde tan solo dos de los lados presentan iguales medidas, es decir, que solo dos de los lados que conforman la figura de cuatro pueden establecer paralelismo entre ellos. Así mismo, la Geometría ha señalado que solo existen dos tipos de Cuadriláteros no paralelogramos: el Trapecio y el Trapezoide.

El Trapecio

Una vez se han tomado en cuenta cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre el Trapecio, el cual ha sido entendido como un polígono cuadrilátero no paralelogramo, es decir, una figura bidimensional cerrada y delimitada por cuatro lados, que no pueden establecer paralelismos entre ellos sino en números de dos.

En consecuencia, se entiende que el trapecio es un Cuadrilátero o Polígono irregular de cuatro lados, en los que solo dos presentan la misma medida, mientras los otros dos no responden a esta condición. A continuación, un ejemplo de cómo luce este tipo de figura geométrica:

Así también, la disciplina geométrica ha señalado que existirán varios tipos de trapecios: rectángulo, isósceles y escaleno, los cuales se diferenciarán entre sí de acuerdo a las características de sus ángulos y las medidas de sus lados. No obstante, el rasgo en común en todos será el de tener cuatro lados, de los cuales solo dos presentan paralelismos.

Imágenes: wikipedia.org

El trapecio