El uso de la G

Tal vez lo mejor, antes de abordar cada una de las normas ortográficas, promulgadas por la Real Academia Española de la Lengua, en referencia al uso adecuado de la letra “g”, sea revisar la propia definición de esta letra, así como algunos aspectos sobre su pronunciación, los cuales ayuden a entender su ortografía inherente, dentro del contexto adecuado.

La letra “g”

En consecuencia, se puede comenzar por decir que la letra “g” ha sido definida por la Real Academia Española de la lengua como una consonante del alfabeto Español, ocupando de esta manera el séptimo puesto de este conjunto ordenado de letras, así como la quinta consonante de este, por orden de aparición. El nombre de esta letra corresponderá al sustantio “ge”.

Confusión con a letra “g”

Así mismo, el Inventario Fonológico del Español señala que la letra “g” es la grafía que representa el fonema /g/ el cual contará con dos posibles producciones o pronunciaciones en el habla, tal como se verá a continuación:

  • Por un lado, cuando el fonema /g/ antecede a los fonemas vocálicos /a/, /e/ o /i/ tiende a producirse como un sonido consonántico oclusivo velar sonoro, como por ejemplo cuando se pronuncian las palabras “gato”, “gota” o “guante”.
  • Por el otro, el fonema /g/ también puede situarse delante de los fonemas vocálicos como la /e/ o la /i/, en cuyo caso contarán con una producción, en donde será pronunciado como una consonante fricativa velar sorda, como en el caso de “general” o “gigante”.

Es en este último caso, en que la escritura de las palabras con “g” que poseen este sonido puede general conjusión, puesto que coincide plenamente en sonido con el fonema /j/, el cual también es producido en el Español como una consonante fricativa velar sorda, sin que el hablante cuente en la pronunciación con ninguna guía que le ayude a conocer cuál es el momento adecuado de escribir cada letra, es decir, cuándo la palabra lleva “j” y cuándo lleva “g”. Por ende, la única ayuda del hablante, a la hora de escribir, será la Ortografía del Español.

Normas sobre el uso de la “g”

En este sentido, la Real Academia Española de la Lengua, a través de su Ortografía ha seleccionado la serie de momentos en que debe anotarse la letra “g” y no la “j”, cuando el hablante se encuentra ante un sonido velar sordo, o incluso sonoro. A continuación, una breve explicación sobre cada una de estas reglas:

1.- En primer momento, la Real Academia Española de la Lengua señalará que en el Español, toda palabra que cuente con un sonido velar sonoro, que además tenga como particularidad ubicarse por delante de una consonante, cualquiera que ella sea, deberá ser escrito, sin excepción alguna, con la letra “g”. Por ejemplo: maligno, repugnante, dogma, gruta, glacial.

2.- Por otro lado, la máxima autoridad de la Lengua española también señala en su Ortografía (2010) que en el Español todas aquellas palabra que comiencen por la partícula gest- sin excepción alguna deberán ser escritas con la letra “g”. Por ejemplo: gesto, gestual, gestación, gestor, gesticular, gestionable.

3.- De igual forma, en el Español, tal como apunta la Real Academia Española de la Lengua, todas aquellas palabras que comiencen con el prefijo geo- cuando este refiera a tierra, deberán ser escritos con la letra “g”. Por ejemplo: geografía, geólogo, geógrafo, geometría, geopolítica, geotropismo.

4- También, dentro del Español, se escribirán con la letra “g” todas aquellas palabras que terminan con las siguientes partículas:

–gélico (angélico, evangélico, arcangélico)
-genario (cuadragenario, octagenario, nonagenario)
-géneo (homogéneo, heterogéneo)
-génico (telegénico, fotogénico, génico, filogénico)
-genio (primigenio, genio, ingenio)
-génito (congénito, primogénito, unigénito)
-gesimal (sexagesimal, cuadragesimal)
-gésimo (cuadragésimo, nonagésimo, trigésimo)
-gético (energético, cinegético, apologético)

5- Así mismo, la Real Academia Española de la Lengua señala que en el Español deberán escribirse con “g”, y sin excepción alguna, todas aquellas palabras que cuenten con las siguientes terminaciones:

-giénico (higiénico, antihigiénico)
-ginal (original, virginal)
-ginoso (vertiginoso, cartilaginoso)

6.- En el mismo orden de ideas, la Academia indicará que en el Español también deberán ser escritas con la letra “g”, aquellas palabras que cuentan con las siguientes terminaciones:

-gia (magia, plagia, exigía, vigía)
-gio (desprestigio, subterfigio, sacrilegio)
-gión (legión, religión, región)
-gional (regional, interregional)
-gionario (legionario, regionario)
-gioso (religioso, prodigioso, litigioso, contagioso)
-gírico (espagírico, panegírico)

Esta norma contará con la excepción de aquellas partículas que cuentan con las terminaciones –plejía o –plejia. Por ejemplo: hemiplejia, apoplejia. 

7.- Por su parte, aquellas palabras del Español que cuentan con las terminación  –gente (vigente, agente, urgente) o aquellas que en cambio tiene como terminación la forma –gencia (astringencia, indulgencia, negligencia, divergencia, corregencia) deberán, según indica la Real Academia Española de la Lengua, ser escritos con letra “g”.

8- Otras de las palabras en Español que, de acuerdo a lo que señala la Real Academia Española de la Lengua, tienen que escribirse con la letra “g” serán aquellas que cuenten con las siguientes terminaciones:

-ígeno (oxígeno, oxigeno, terrígeno)
-ígena (cancerígena, alienígena)
-ígero (refrigero, armígero, aligero)

9.- Del mismo modo, según la Ortografía del Español, se escribirán con la letra “g” aquellas palabras que cuenten con las siguientes terminaciones:

-logía (analogía, antología, teología)
-gogia (demagogia)
-gogía (psicopedagogía)

10- De igual forma, aquellas palabras del Español que cuenten con la terminación –algia, cuando esta se refiere a “dolor” deberán ser escritas con la letra “g”. Por ejemplo: nostalgia, neuralgia, lumbalgia.

11.- También deberán escribirse con letra “g” todos aquellos verbos que cuenten con la terminación –igerar, así como todas sus conjunciones. Por ejemplo: aligerar.

12.- En este orden de ideas, también se escribirán con la letra “g” aquellos verbos que cuenten con la terminación -ger, a excepción de aquellas que cuenten con las voces “ja” y “jo”. Por ejemplo: proteger, el cual sin embargo, dentro de sus conjugaciones contará con las formas “protejo” y “proteja”. Además, esta regla contará como excepción al verbo tejer y sus derivaciones.

13- Finalmente, los verbos que cuenten con la terminación –gir, también deberán llevar “g” en todas sus conjugaciones, al menos que cuenten en ellas con la forma “ja” y “jo”. Un ejemplo de esto será el verbo elegir, el cual en sus conjugaciones empero cuenta con las formas “elijo” y “elija”.  Así mismo, se contará como excepción a esta regla el verbo crujir.

Imagen: pixabay.com

El uso de la G
octubre 31, 2017