El uso de la Y

Previo a abordar cada una de las normas ortográficas, promulgadas por la Real Academia Española de la Lengua, en referencia al correcto uso de la Y en el Español, quizás lo más conveniente sea revisar de forma breve la propia definición de esta, así como algunos aspectos relacionados con su pronunciación, a fin de poder entender las normas inherentes a esta letra, en su contexto apropiado.

Lo más reciente:

La letra Y

En este sentido, se puede comenzar por decir que la letra Y ha sido definida por la Real Academia Española de la Lengua como una consonante, que ocupa el vigesimo sexto lugar del Alfabeto del Español, siendo además conocida por el nombre de i griega. Así mismo, esta letra cuenta con la particularidad de representar tanto un sonido vocálico /i/ como un sonido consonántico /ye/ dependiendo de la posición que presenta dentro de la palabra o la oración.

Confusión con respecto a la letra y

De esta manera, la letra Y representa la producción en el Habla de dos fonemas bastante distintos, los cuales han sido descritos por el Inventario fonológico del Español de la siguiente manera:

  1. En primer lugar, la Y puede representar al fonema vocálico /i/. Realización que se produce cuando la Y ocupa el último lugar de una palabra, por ejemplo en el caso de “rey”. Así mismo, esta etra puede ser pronunciada como /i/ cuando se encuentra en medio de dos palabras, siempre que la otra palabra comience por consonante, cuando lo hace por vocal, la fonética del Español prefiere considerar su realización más cercana a una semiconsonante.
  2. Por otro lado, la Y también puede representar un sonido consonántico, el cual ha sido descrito como un fonam consonántico africado palata sonoro. Esta realización la tiene cuando se encuentra en posición intervocálica, como por ejemplo la palabra “proyección” o al principio de una palabra, como en el caso de “yema”.

Sin embargo, es necesario llamar la atención sobre una fenómeno lingüístico, que tiene lugar en ciertas partes de Hispanoamérica: el yeísmo. De acuerdo a lo que indican las fuentes especializadas, este fenómeno está constituido por el hecho de no distinguir fonéticamente el sonido de la Ll y de la Y, es decir, que al momento de pronunciar una u otra, siempre se producirán como sonidos consonánticos  africados palatales sonoros.

En consecuencia, el hablante del Español, que cuente con el yeísmo entre su repertorio lingüístico, no tendrá una guía en su pronunciación, al momento de escribir, y diferenciar si una palabra debe ir escrita con Y o con LL. Por ende, la única forma de orientarse será a través de la Ortografía, promugada por la Real Academia Española de la Lengua.

En otras zonas de Hispanoamérica, como por ejemplo en algunas regiones del centro de España, la letra Y, cuando representa un sonido consonántico, es producida de forma similar a como lo es la J en el inglés.

Por su parte, un poco más al sur de continente, los hablantes del cono sur, en especial Uruguay y Argentina, cuentan con una producción de la Y bastante diferente, produciéndola con un sonido cercano a la /ch/ cuando esta representa un sonido consonántico. Empero, en estas regiones suramericanas tampoco habrá diferenciación entre el sonido consonántico de Y y el de Ll, es decir que, aún cuando tienen una pronunciación un poco diferente a la mayoría de países hispanoamericanos, también cuentan con el fenómeno del yeísmo, por lo que los hablantes de estas zonas tampobo cuentan con una guía que no sea la Ortografía del Español para saber cuándo debe ser escrita cada palabra.

Usos de la Y

Al respecto, como siempre que puede haber pie para confusiones, que a su vez sean cuna de errores ortográficos, que a la larga atenten contra la unidad del idioma escrito, así como de la comunicación que se da por medio de él, la Real Academia Español de la Lengua alza su voz para fijar cuáles deben ser los cánones por los cuales se debe regir el hablante.

De esta manera, la letra Y no es la excepción. A continuación, las principales reglas ortográficas que ha emitido la máxima institución de la Lengua, respecto a esta letra:

  • En primer lugar, la Real Academia Española de la Lengua señala que toda vez que una palabra termine en el sonido vocálico /i/ y este a su vez se encuentre precedido de un sonido también vocálico, con el cual forme disptongo /ai/, /ei/, /oi/, /uy/ esta deberá escribirse  con Y final. Por ejemplo: Maracay, Caparachay, Rey, Mamey, Hoy, Doy, Muy, Cocuy .
  • Así mismo, esta institución señala que toda vez que exista una palabra que termine en sonido vocálico /i/, la cual esté precedida por dos sonidos vocálicos, con los cuales pueda conformar un triptongo /iay/, /iey/, /ioy/, /uay/, /uey/, /uoy/, esta palabra deberá ser escrita con Y. Por ejemplo: Uruguay, Buey, Maguey.
  • Por otro lado, la Academia también señala la necesidad de escribir con Y la conjunción copulativa, que se escribe entre dos palabras a la hora de enumerar, o adherir una oración a otra. Por ejemplo: Libros y Sin embargo, esta misma norma indica que si se diera el caso de que la segunda palabra comenzará con la vocal “i”, será necesario cambiar la “i” por “e”, por ejemplo: Ideas e inventos. No obstante, si la “i” pertenece a un diptongo, entonces no se cambiará la Y. Por ejemplo: Granizo y hielo.
  • De igual forma, la Real Academia Española de la Lengua señala que en el Español, toda vez que una palabra cuente con un sonido consonántico africado palatal sordo, antes de una vocal, y además este se encuentre precedido de los sufijos ad-, dis- o sub- esa palabra deberá ser escrita con la letra Y. Por ejemplo: Adyacente, Adyacencia, Disyunción, Disyuntiva, Subyugaba, Subyacente.
  • Por su parte, en el Español, de acuerdo a la norma, deberán ser escritas con Y las siguientes conjugaciones del verbo caer:

La tercera persona singular del Pretérito perfecto simple: cayó

La tercera persona plural del Pretérito perfecto simple: cayeron

El pretérito perfecto simple (1) del subjuntivo: cayera, cayeras, cayera, cayéramos, cayerais, cayeran.

El pretérito perfecto simple (2) del subjuntivo: cayese, cayeses, cayese, cayésemos, cayesis, cayesen.

El futuro simple del subjuntivo: cayere, cayeres, cayere, cayéremos, cayereis, cayeren.

El gerundio: cayendo.

  • De igual manera, en el Español, se escribirán con Y las siguientes conjugaciones del verbo raer:

La tercera persona singular del Pretérito perfecto simple: rayó

La tercera persona plural del Pretérito perfecto simple: rayeron

El pretérito perfecto simple (1) del subjuntivo:  rayera, rayeras, rayera, rayéramos, rayerais, rayeran.

El pretérito perfecto simple (2) del subjuntivo: rayese, rayeses, reyese, rayésemos, rayeseis, rayesen.

       El futuro simple del subjuntivo: rayere, rayeres, rayere, rayéremos, rayereis, rayeren.

      El gerundio: rayendo.

  • Igualmente, se escribirán con Y las conjugaciones la tercera persona singular del Pretérito perfecto simple, la tercera persona plural del Pretérito perfecto simple, el pretérito perfecto simple (1) del subjuntivo, el pretérito perfecto simple (2) del subjuntivo, el futuro simple del subjuntivo y el gerundio de los siguientes verbos: leer, poseer, preveer y sobreseer.
  • De forma similar, se escribirán con Y las conjugaciones de la tercera persona del singular del Presente del indicativo, la tercera persona del signular del Presente indicativo, la tercera persona singular del Pretérito perfecto simple, la tercera persona plural del Pretérito perfecto simple, el pretérito perfecto simple (1) del subjuntivo, el pretérito perfecto simple (2) del subjuntivo, el futuro simple del subjuntivo y el gerundio de los verbos oír y huir.
  • En otro orden de ideas, la Real Academia Española de la Lengua señala que en el Español deberán escribirse con Y todas aquellas palabras que tengan en su forma la sílaba -yec-. Por ejemplo: Trayecto, Abyecto, Eyectar, Inyectar, Proyección.
  • Por su lado, la Academia también dicta que los plurales de aquellas formas que cuentan con Y como sonido vocálico final, mantendrán la Y en su forma plural, aun cuando esta cumpla a función de representar un sonido consonántico. Por ejemplo: Rey / Reyes.
  • Finalmente, la Real Academia Española de a Lengua señala que siempre y en todo caso el gerundio del verbo ir deberá ser escrito con Y, respondiendo entonces a la forma Y.

Imagen: pixabay.com

El uso de la Y
noviembre 2, 2017
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar