El valor de la constancia

Definición del valor de la Constancia

En el ámbito de los valores humanos, la Constancia es entendida como la capacidad que tiene un ser humano para insistir y dar continuidad a aquellos procesos que lo conducirán a las metas trazadas, bien sea en el área profesional, laboral o afectiva.

También te puede interesar:

Así mismo, la Constancia es entendida como la cualidad de un ser humano para sobreponerse rápidamente a algunos fracasos o contratiempos que éste pueda vivenciar en el camino hacia su meta, a fin de continuar luchando por la obtención de sus objetivos. Igualmente, la Constancia está asociada con la capacidad de llevar a cabo distintos procesos, cónsonos con un sentimiento determinado que se extiende en el tiempo.

Importancia de la Constancia como valor

En cuanto a la incidencia que tiene el valor de la Constancia en la conformación de un individuo, los expertos han apuntado sobre el hecho de que un individuo que tenga dentro de sus cualidades este valor,  será a la larga un ser responsable con su trabajo, su familia y sus proyectos. Así mismo, tendrá la capacidad de sobreponerse a las decepciones o contratiempos, sin caer en la frustración. En este sentido, la Constancia también tendrá la propiedad de hacer individuos más sanos emocionalmente, al tiempo en que los hará más felices.

Con referencia al impacto social que tiene en una comunidad el contar con seres constantes dentro de ella, será un grupo humano que tienda hacia la responsabilidad, los sentimientos positivos, y en la medida en que la frustración sea suplantada por la lucha, la sociedad tendrá la posibilidad de avanzar con pasos firmes hacia estadios más positivos, en los que sus individuos gozan de un bienestar emocional. Así mismo, la constancia garantiza que los procesos sociales e históricos sigan su rumbo, pues el empeño de sus miembros los llevará a trabajar hasta conseguir sus metas, las cuales por lo general serán para el beneficio de este grupo.

Adquisición de la Constancia como valor

Por otra parte, los especialistas en Educación y en Psicología humana han señalado que la Constancia es un valor que debe ser enseñado por los padres y maestros desde las primeras etapas de la infancia, a fin de educar adultos que sean capaces de ser constantes en sus trabajos y con sus responsabilidades, deseos y metas, al tiempo de que logren en mediano o largo la obtención de sus metas y propósitos como un escalón más en la construcción de un individuo feliz, asertivo y con alta autoestima.

No obstante, algunos padres y formadores pueden llegar a sentirse un poco desorientados a la hora de planear o establecer estrategias que les permitan enseñarles a los niños a su cargo el valor de la Constancia. En este sentido, los especialistas han señalado algunos tips que pueden ayudar a este proceso. A continuación, algunos de ellos:

1.- Como en todo proceso relacionado con la adquisición de valores, en el caso de la enseñanza de la Constancia el ejemplo cuenta con gran importancia. De esta forma, el niño debe crecer viendo cómo sus padres son constantes en referencia a sus responsabilidades, su trabajo, su familia y sobre todo su comportamiento, a fin de que el niño pueda entender que la constancia implica la realización de una tarea y de una actitud de manera sostenida en el tiempo,

2.- Igualmente, los especialistas señalan que una forma de enseñarle a los niños el valor de la Constancia es impulsándolos a ser constantes, enseñándoles cómo esto les permitirá adquirir conocimientos que los llevará de la mano a la obtención de aquello de quieres o necesitan. Así los padres  y los maestros deben enseñarles a los niños la responsabilidad de asistir a clases o de hacer las tareas, así como de estudiar permanentemente, a fin de que en el futuro sean también adultos responsables y constantes.

3.- Así también, los Psicólogos han subrayado la importancia que tiene en el proceso de adquisición de la Constancia como valor, el hecho de acompañar al niño en los momentos donde éste deba afrontar algún contratiempo o derrota, como por ejemplo perder en algún juego o no salir bien en alguna calificación, a fin de hacerse empático con sus sentimientos, de modo en que el niño pueda afrontar y aprender a manejar esta situación. De igual forma, se debe impulsar en el niño el deseo de continuar, enseñándole que un pequeño contratiempo no puede hacerlo retroceder en el deseo de conseguir sus metas. De esta manera, se le estará enseñando a continuar trabajando, a pesar de su aparente derrota.

4.- Otro aspecto importante a reforzar en el niño durante la adquisición del valor de la Constancia se da en cuanto a los hobbies y tareas extracurriculares, pues en ocasiones los niños se entusiasman por actividades que otros compañeritos practican, decepcionándose en el momento de probarlos por sí mismo. Sin embargo, los padres no deben permitirles abandonar de inmediato una actividad sólo por el hecho de que el niño no es un excelente practicante en primer momento. Siempre y cuando no involucre un riesgo o el niño se encuentre en riesgo real de sufrir algún daño emocional, los padres deben instarlo a continuar con la actividad, a fin de que el niño comience a conquistar pequeñas victorias que le enseñen la importancia que tiene la Constancia en la obtención de las metas.

Fuente de imagen: elpensante.com

El valor de la constancia
febrero 15, 2016
Se habla de:     


Ver más Artículo al azar