El valor de la devoción

Definición de la Devoción

En el ámbito de los valores humanos, se conoce como Devoción a la capacidad de amor, entrega y dedicación que puede experimentar un individuo hacia su fe, sus ideas, trabajo, estudios, familia o pareja.

No obstante, los psicólogos han advertido que la devoción hacia otros seres humanos, en ocasiones es base de decepciones, pues como individuos cambiantes y cíclicos, no todas las veces aquellos hacia los que se profesa devoción no cuentan con la capacidad de corresponder, o simplemente no lo desean. En este sentido o debe destinarse la devoción sólo hacia ideas y creencias, o debe estar acompañada de un sentimiento de incondicionalidad, a fin de no esperar nada a cambio de las personas a quienes se les rinde devoción, en lugar de idealizar a alguien, que después no sea aquello que la persona imaginó en primer momento.

Importancia de la Devoción

En cuanto a la importancia que tiene el sentimiento de Devoción en el ser humano, algunos expertos en Psicología han determinado, que aunque casi siempre se encuentra presente en el medio religioso y espiritual, la devoción también puede existir en los vínculos que un individuo establece con su trabajo, sus proyectos personales o su familia, siendo manifestado a través de su entrega, su compromiso, amor y cooperación, trayendo como resultado seres humanos mucho más responsables, perfeccionistas, consecuentes, constantes y felices, pues en la medida en que su entrega se traduzca en victorias, la satisfacción también se hará presente.

Por su parte, este sentimiento de bienestar individual que puede traer consigo el sentimiento de devoción, trae igualmente beneficios de tipo social. Así, una comunidad con individuos que posean la Devoción integrado en su sistema de valores, será un grupo humano con mucha más vocación de servicio, al tiempo en que estarán presentes también relaciones de cooperación, hermandad y solidaridad. Sin embargo es importante señalar que la devoción es un sentimiento que no puede ser confundido con fanatismo, que sería por el contrario un rasgo negativo, de una devoción manejada erradamente desde el punto de vista emocional.

Adquisición de la Devoción como valor

A pesar de que el sentimiento de Devoción es una emoción natural e inherente al humano, algunos profesionales indican que este valor humano debe ser inculcado y estimulado desde las primeras etapas de la infancia, a fin de levantar adultos que conozcan la devoción y la importancia de sentirla hacia aquellas cosas importantes para su vida.

Sin embargo, algunos maestros y padres pueden no tener claras las estrategias que deben seguir en su intento por sembrar y cultivar en los más pequeños el sentimiento de devoción. En este caso, algunos Psicólogos y Psicopedagogos han señalado algunos pequeños tips que pueden orientas a los encargados del cuidado de niños y niñas en la tarea de enseñar la Devoción como valor. A continuación, algunos de ellos:

1.- En primer lugar, como siempre que se trata de la enseñanza de algo relacionado con valores o actitudes, el primer punto que se debe tener en cuenta es el ejemplo. Es decir, el niño debe crecer en un hogar, donde la devoción esté integrada dentro de los valores familiares, a fin de que el infante pueda ver cómo sus padres profesan devoción hacia sus empleos, sus aficiones y empresas.

2.- Igualmente, el niño aprenderá la devoción hacia la familia y su papel en ella, en la medida en que sienta que sus padres profesan ese valor hacia él como hijo, y hacia la familia. De esta forma, madres y padres entregados y comprometidos a la crianza, manutención, educación y afecto al infante, enseñará a este último a que la familia es un núcleo humano, en el que sus miembros se profesan devoción los unos a los otros.

3.- En términos religiosos, si los padres estuvieran interesados en que sus hijos profesen devoción hacia las mismas deidades y religión que ellos, es necesario también servir de ejemplo. En este sentido, el niño deberá ver cómo sus padres se involucran y dedican tiempo a asistir o cumplir con los cultos religiosos que involucre la creencia específica que siguen, a fin de que el niño vaya aprendiendo a través del tiempo la fe a la que pertenece su familia, y la importancia de ésta.

4.- Así mismo, los padres pueden apoyar desde las primeras etapas de la infancia a los niños a relacionarse en actividades extracurriculares por las que el niño demuestre interés, impulsándolo a mejorar cada día su desempeño, así como su responsabilidad en cuanto a asistencia y no interferencia con las responsabilidades escolares, a fin de que el niño aprenda que en la medida en que se profesa devoción hacia una actividad mucho más sencillo es afrontar los retos que ésta impone.

5.- Con referencia a las actividades que pueden desarrollarse dentro del aula, algunos psicólogos y educadores han señalado que el enseñar a los niños historias de héroes urbanos como médicos, enfermeras, bomberos, veterinarios, abogados, entre otros profesionales que dediquen su vida a luchar por el bien colectivo, puede generar en el niño la conciencia sobre la importancia de entregar su vida por acciones elevadas que conlleven el bienestar de la sociedad.

Fuente de imagen: elpensante.com

 

El valor de la devoción
febrero 17, 2016
Se habla de:

Ver más Artículo al azar