El valor de la responsabilidad

Definición del valor de la Responsabilidad

En el ámbito de los valores éticos, la Responsabilidad es conocida como la capacidad que tiene un individuo de ser consciente sobre las consecuencias de cada uno de sus actos, entendiendo que estos no deben afectar de forma negativa a nadie, incluyéndose él mismo.

Estrechamente relacionado con otros valores como la Laboriosidad, el Respeto, la Puntualidad y la Empatía, la Responsabilidad hace actuar a los individuos buscando un equilibrio entre lo que desean y las consecuencias de aquello, haciéndolos tomar la mejor decisión y llevándolos por el camino del buen comportamiento y la no afectación a otros. Así mismo,  la Responsabilidad se erige entonces como uno de los principales valores que aseguran una sana convivencia entre los miembros de una comunidad, al tiempo que marca el adecuado desempeño de un individuo en las tareas que involucren Disciplina, Devoción, Sacrifico y Respeto a las normas, cánones, tiempos y autoridades.

Importancia de la Responsabilidad como valor

Por otro lado, con respecto a la repercusión individual que puede tener la Responsabilidad como parte de fundamental del esquema de valores de un individuo, la Psicología ha resaltado que en la medida en que una persona practica la Responsabilidad con los distintos aspectos de su vida, empieza a ser percibida por su entorno como una persona confiable, disciplinada y respetuosa de los otros y de sus compromisos, situación que no sólo le va permitiendo establecer nexos y relaciones sólidas, basadas en el respeto y la confianza, sino que se va abriendo puertas a nivel laboral, pues en la mayoría de las empresas e instituciones además del talento, se buscan trabajadores que cuenten con la disposición y la responsabilidad de cumplir cabalmente con sus asignaciones.

Igualmente, en el aspecto personal una persona que practique el valor de la Responsabilidad será una persona que cumpla sus obligaciones como miembro de una familia, bien si el rol que desempeña es el de hijo, hermano, padre o esposo. De esta manera, cumplirá con lo que prometa y realizará las tareas y contribuciones que le correspondan. También será una persona responsable consigo misma que se ocupará de su alimentación, su aspecto, su salud y su superación, lo que a la larga conducirá al individuo a un camino de éxito, bienestar y felicidad.

En un sentido mucho más amplio, los psicólogos han indicado que en el aspecto social, la Responsabilidad también tiene importantes consecuencias, pues una sociedad en la que la mayoría de sus miembros ejerzan la Responsabilidad como práctica será una comunidad humana en la cual se tejan relaciones de compromiso y respeto, que a la larga originarán la Sinergia necesaria para avanzar hacia estadios de superación y autorealización. Así  mismo, un colectivo en el cual sus miembros asuman la Responsabilidad como valor, será una comunidad donde el Respeto y la Conciencia marcarán el comportamiento de todos, alejándose cada vez más de los accidentes, los vicios, la delincuencia, la violencia o la venganza.

Adquisición de la Responsabilidad como valor

A pesar de que la Responsabilidad es un hecho inherente al ser humano, la mayoría de los psicólogos han subrayado la importancia que tiene inculcar y estimular este valor desde las primeras etapas de la infancia, a fin de formar individuos que entiendan que como humanos tienen un compromiso ante ellos mismos y su semejantes, en cuanto al cumplimiento de sus promesas, obligaciones y contribuciones, así como la obligación de no procurar daño alguno a los otros ni a él mismo.

Sin embargo, pueden existir padres y maestros que se sientan un poco desorientados en su tarea por sembrar y cultivar en los más pequeños el valor de la Responsabilidad, por eso la Psicología ha diseñado también una serie de estrategias educativas que pueden allanar el camino de la enseñanza de un valor indispensable para la convivencia de cualquier comunidad. A continuación, algunos de ellos:

1.- Como siempre  que se trata de una actitud o valor, una de las herramientas principales es el ejemplo. Así, un niño que se levante viendo cómo sus padres son responsables en cuanto a su crianza y necesidades (afectivas, económicas, alimenticias) así como hacia sus demás roles como familiares, será un individuo que crezca teniendo como norma que se debe a sus promesas y funciones dentro de una comunidad.

2.- Así mismo, es necesario que los niños puedan ver cómo sus padres se preocupan por mantener sus propias necesidades al día, en cuanto a su salud, alimentación, vestido, y los servicios del hogar, a fin de que se forme entendiendo que el ser una persona Responsable garantiza el normal desenvolvimiento de la vida.

3.- Igualmente es importante que en el momento en que el niño comete una falta, se le acompañe emocionalmente, antes que propinarle un castigo mecánico, para reflexionar junto a él cómo su acción perjudica a los demás incluso a sí mismo, para que en lugar de pensar solo en el castigo que recibirá pueda ejercitar la Reflexión y la noción de que sus acciones afectan a los demás.

4.- En cuanto a las actividades que pueden realizarse en el aula, los psicólogos indican que los maestros y educadores pueden hacer uso de algunas fábulas e historias que ilustren al niño, de manera lúdica y con un lenguaje sencillo, sobre la importancia de ser responsables en la vida, consigo mismo y con sus semejantes.

Fuente de imagen: elpensante.com

 

El valor de la responsabilidad
febrero 21, 2016
Se habla de:     

Ver más Artículo al azar