Elementos de la Multiplicación

Quizás lo más conveniente, antes de abordar cada uno de los elementos que pueden ser identificados dentro de una Multiplicación, sea revisar de forma breve la propia definición de esta operación, a fin de entender la naturaleza de cada elemento, dentro de su contexto matemático preciso.

La Multiplicación

En tal sentido, habrá que comenzar por decir que la Multiplicación es entendida por la mayoría de autores como una de las operaciones básicas de la Aritmética, en donde un determinado número es sumado en sí  mismo, tantas veces como indique un segundo elemento, dando como resultado entonces un número, que podrá ser interpretado entonces como la suma a la que ha sido sometido el primer número. De esta forma, la Multiplicación podrá ser definida igualmente como una Suma abreviada.

Ejemplo de Multiplicación

No obstante, tal vez la forma más eficiente de explicar la multiplicación sea la de exponer un ejemplo que permita ver qué es lo que ocurre específicamente durante una operación de Multiplicación, tal como se muestra a continuación:

Suponiendo que se plantea la operación 8 x 7 = para resolverla será necesario entonces sumar al número 8, en sí mismo, tantas veces como indique el segundo número, es decir, se sumará el 8 por sí mismo un total de 7 veces:

8 x 7 →  8 + 8 + 8 + 8 + 8 + 8 + 8  → 16 + 16 + 16 + 8 → 32 + 24 → 56

8 x 7 = 56

Al hacerlo, se obtendrá entonces que al sumar en sí mismo el 8 un total de 7 veces se obtiene 56.

Elementos de la Multiplicación

Teniendo presente estas definiciones, puede entonces que resulte mucho más sencillo pasar revista sobre las definiciones y funciones que cumplen cada uno de los elementos que posee la Multiplicación, y que según las Matemáticas corresponden a tres o cuatro de ellos, lo cual variará según el grado de complejidad que posea la operación, es decir, al número de cifras que presenten los números que participan de la multiplicación. A continuación, una breve descripción de ellos:

Factores

Con el nombre de factores serán señalados cada uno de los números que se ven involucrados en una Multiplicación, tanto si es el número que se sumará a sí mismo, o el número que indicará cuántas veces deberá suceder dicha suma. Estos números pueden poseer desde una cifra hasta  varias de ellas, lo cual los llevará a expresarse igualmente de distintas maneras, las cuales pueden ser tanto horizontal, como vertical, ocupando entonces la siguiente operación:

Productos intermedios

Así mismo, en caso de que la Multiplicación ocurra entre factores que posean más de una cifra, se irán multiplicando cada una de ellas, lo cual originará una serie de factores intermedios, los cuales se irán agregando en línea, uno sobre otro, para después sumarse, obteniendo el producto total de la Multiplicación. El número de estos factores intermedios será equivalentes a la cantidad de cifras con el que cuente el segundo factor, es decir, aquel que señala cuántas veces debe sumarse a sí mismo el primer factor:

Producto

Por su parte, el Producto podrá ser interpretado como el resultado final de la operación de Multiplicación, es decir, que será el resultado que arrojará la suma que hará el primer número en sí mismo, la cantidad de veces que indique el segundo factor. En el caso de las operaciones en donde existan números de más de una cifra, el Producto será por su puesto el resultado final, pero se obtendrá en base a la multiplicación de cada una de estas cifras, y la suma posterior de los productos intermedios:

Signo

Finalmente, la mayoría de las fuentes coinciden en señalar como uno de los elementos de la Multiplicación al signo, señalando que su principal función dentro de la operación es indicar precisamente que entre los números que participan se ha establecido o se sostiene una de Multiplicación. En este tipo de  operación, el signo que corresponde es el por, el cual puede ser representado con una (x) o también con un punto (.).

Imagen: pixabay.com

Elementos de la Multiplicación
septiembre 27, 2017

Ver más Artículo al azar