Ensayo sobre el Ensayo

En el ámbito de las Letras, se concibe al Ensayo como un género literario, el cual es descrito como un texto en prosa, aun cuando también puede ser en verso, en donde el autor, de forma libre y subjetiva, analiza de forma exhaustiva un tema sobre el cual siente interés, contrastando la información existente sobre este con su postura personal.


Lo más reciente:

Cualidades del ensayista

De esta forma, aun cuando un Ensayo goza de la libertad creativa e investigativa del autor, éste necesita documentarse lo suficiente, puesto que además de libre y subjetivo, el Ensayo es un texto expositivo sustentado, en donde el escritor deja expuesto tanto su opinión, como el conocimiento que tiene sobre el tema específico que ha decidido abarcar, por lo que entonces no sólo entran en juegos sus capacidades como redactor, sino que debe contar con cualidades y hábitos de investigación, lectura, comprensión y análisis.

Ensayistas, los mejores escritores

Tal vez por esto, la Academia ha expresado que la prueba de fuego de todo escritor es el Ensayo, puesto que éste se presenta como un desafío para la capacidad de interpretación y síntesis del autor,  el cual además de expresar su punto de vista sobre los diferentes temas, debe lograr la elaboración de un texto ameno y valioso, literariamente hablando, el cual atrape al lector, haciendo nacer en éste el interés en el tema abordado.

Ejemplos de grandes ensayos

Así las cosas, aun cuando es descrito como la interpretación personal de un autor, existen Ensayos que han pasado a la tradición académica, constituyéndose en obras de cabecera, cuya lectura se convierte en una obligación, como por ejemplo los ensayos de Charles Montaigne, indispensables para estudiar la ética humana, desde el punto de vista filosófico. Así también, entre otros ejemplos de ensayos, que se han convertido en materia de estudio para la comprensión de una disciplina o un tema, lo constituyen los ensayos de Lezama Lima sobre la obra de Góngora, o incluso los del escritor Julio Cortázar sobre la obra del propio José Lezama Lima.

Sin embargo, no sólo es el tema filosófico o literario la materia que puede constituir un Ensayo. De esta forma, muchos son los escritores e intelectuales que se valen de este género para lograr exponer sus posturas sobre los determinados temas. Ejemplo de ello lo constituyen el ensayo La primera guerra de Hitler, de Thomas Weber, historiador alemán que se da a la tarea en este texto de desmontar el discurso hitleriano, analizando cada uno de los tópicos con los que este líder nazi creó su mito y su lucha por la supremacía racial. Así mismo, resalta dentro de la literatura ensayística el texto La civilización del espectáculo, del autor peruano Mario Vargas Llosa, quien se da a la tarea de describir los grandes males que para él atentan contra la sociedad actual, erigiendo a la cultura como uno de los métodos para combatirlos, identificando a esta como reservorio de los valores morales, que por tradición ha enarbolado la humanidad.

Ensayo y educación

Con respecto a la práctica de este género literario en el área educativa, algunos especialistas en Educación manifiestan un especial entusiasmo, puesto que el Ensayo se trataría de un ejercicio académico en donde el estudiante se ve constantemente obligado a documentarse, leer, investigar, analizar y en última instancia redactar un texto, que le permita contrastar o apoyar el material hallado con su propio pensamiento, a través del uso de argumentos. En este sentido, se podría inferir entonces que la práctica constante del Ensayo ayudaría al estudiante a aprender cómo elaborar argumentos, organizar sus ideas, exponerlas de forma adecuada, capacidades que a la larga sumarían en su capacidad argumentativa y en la adquisición de hábitos de estudio.

En este sentido, el Ensayo sigue siendo entonces la asignación por excelencia de los centros de enseñanza, los cuales instan al estudiante a emprender el camino de la investigación, el análisis y la escritura, como forma externa de ir estructurando las distintas cualidades, que le permitirán desarrollar técnicas de pensamiento y análisis, indispensables para su avance por los caminos académicos y universitarios, pues ante todo se estará ejercitando la comprensión lectora. Así mismo, el Ensayo se erige como una herramienta reflexiva vital para el entendimiento y aprendizaje de los distintos valores morales y éticos, que se deseen inculcar en los estudiantes.

Como conclusión se podría afirmar entonces que el Ensayo es un género literario no sólo destinado a las grandes plumas del mundo literario e intelectual, quienes ejercitan la vitalidad de su prosa en la escritura de valiosos textos que enriquecerán los anales de la Literatura, sino que se establece como un ejercicio propio del pensamiento, del cual puede beneficiarse cualquier persona, sobre todo aquellos que se encuentran en período de formación académica, puesto que el Ensayo puede ser considerado básicamente como la mejor herramienta para enseñar a estudiar y pensar a los hombres del mañana.

Imagen: pixabay.com

Ensayo sobre el Ensayo
noviembre 3, 2016

Ver más Artículo al azar