Ensayo sobre el Neoclasisismo

Dentro de la Historia del Arte, se distingue con el nombre de Neoclasicismo a un movimiento artístico y estético, que se originó en Francia, durante la primera mitad del siglo XVIII, como un reflejo directo de los máximos ideales de la Ilustración, época intelectual que a su vez le sirvió de contexto e inspiración.

Etimología y motivación histórica

Con respecto a su filiación etimológica, los distintos especialistas en esta disciplina han señalado que el término Neoclasicismo deriva directamente de un vocablo compuesto a su vez por tres términos, pertenecientes tanto al griego y al latín. De esta forma, el nombre de este movimiento artístico europeo estaría constituido por las voces neos (griego), classicus (latín) e ismos (griego), pudiendo traducirse entonces como movimiento del nuevo clasicismo, en referencia inmediata a la intención de este movimiento de rescatar los ideales estéticos grecorromanos.

Así mismo, los historiadores han señalado que el Neoclasicismo puede considerarse como una respuesta cultural contra movimientos artísticos, como el Barroco o el Rococó, tratando entonces de derogar el lenguaje desarrollado por estas visiones culturales, a fin de regresar a lo que consideraban como la fuente original del arte: la cultura clásica grecorromana, la cual era considerada como cuna y receptáculo de ideales artísticos máximos como Belleza, Sencillez y Simetría.

Etapas del Neoclasicismo

Desarrollado durante el siglo XVIII, el Neoclasicismo ha sido definido también como un movimiento extenso y heterogéneo, el cual se cree que inició en 1760, prologándose hasta el año 1830. Así mismo, los historiadores han indicado que este movimiento artístico puede ser analizado en tres principales etapas:

Primera etapa

Ocurrida durante los primeros veinte años del Neoclasicismo, entre 1760 y 1820, constituye la etapa durante la cual los artistas viven un vuelco hacia los ideales clasicistas, sin embargo, lo hacen tomando como referente los modelos del siglo XVII. Durante esta etapa, existe un desconocimiento completo sobre la antigüedad y su estética, sino que se trata de un movimiento con base hedonista.

Segunda etapa

Esta segunda etapa, que duró también un poco más de veinte años, entre 1780 y 1804, se caracterizó por una clara inclinación de los artistas sobre los ideales clásicos, correspondientes a todos los aspectos culturales, sociales e incluso políticos. Durante esta etapa, sin embargo, no se puede hablar todavía del intento por emular el estilo antiguo, aun cuando ya comienza a asumirse la necesidad de imponer la racionalidad sobre la emoción, al tiempo en que se desarrolla gran pasión por el equilibrio y la simetría.

Tercera fase

Finalmente, durante esta tercera etapa, que se desarrolló entre 1804 y 1830, el Neoclasicismo se caracterizó por cultivar una especie de romanticismo. Así mismo, se encuentra un especial interés en cultivar los valores y estilos grecorromanos. Durante esta época sin embargo se puede hablar de una convivencia entre la estética neoclásica y el naciente romanticismo, movimiento que terminó por desplazar al Neoclasicismo.

Manifestaciones artísticas

Igualmente, para la comprensión global de este movimiento artístico, resulta también necesario analizar cómo se desarrollaron cada una de las artes, durante la existencia de esta intención estética por estudiar e imitar los valores y estética grecorromanos. En este sentido, se puede decir entonces que las principales características del Neoclasicismo según cada una de las manifestaciones artísticas fueron las siguientes:

Escultura

La escultura desarrollada durante el Neoclasicismo fue una de las artes que se desarrolló con mayor vigorosidad, alcanzando gran prestigio e importancia. Se basaba en una escultura que buscaba imitar los modelos desarrollados en la antigüedad por los grecorromanos. De esta forma, se puede decir que es un arte que buscaba alcanzar el equilibrio  y la simetría, así mismo es una escultura que tiende a emular la naturaleza, teniendo a la perfección de las formas como máximo ideal estético.

Pintura

La Pintura fue otra de las artes que mayor reconocimiento llegó a tener durante el Neoclasicismo, aunque siempre detrás de la Escultura. Se caracterizó principalmente por concebir a las formas e imágenes no como mensajes, sino como medios para divulgar y transmitir al público los distintos valores, tanto los estéticos, como los morales, por lo que puede decirse entonces, que más allá de lo artístico, la Pintura desarrollada durante el Neoclasicismo puede considerarse como una disciplina moralizante, de gran naturaleza didáctica. Con referencia a los temas tratados en este movimiento artístico predominan los mitos e imágenes griegas.

Arquitectura

Por su parte, la Arquitectura es otra disciplina artística que se desarrolló de forma importante durante el Neoclasicismo. Se caracterizó principalmente por enarbolar las banderas de la racionalidad, así como de la sencillez estructural, el equilibrio de las formas, el cultivo de las formas geométricas, la sencillez y la sobriedad. No obstante, la búsqueda en los ideales antiguos no se limitan a la cultura grecorromana, sino que también se nutren de otros modelos como los egipcios.

Literatura

Al igual que la Pintura, la Literatura desarrollada durante el Neoclasicismo tomó también un carácter didáctico y moralizante. Así mismo, se caracteriza por abordar registros líricos los cuales abordan temas universales, pero desde un punto de vista íntimo. No obstante, a pesar de que busca estimular el lado emotivo del lector, la Literatura desarrollada durante el Neoclasicismo también apunta a que sea la razón la que reine en el arte. Igualmente, se tiene a la pureza y la sencillez como máximos valores de esta arte.

Imagen: obra “Parnasus”, período Neoclásico / fuente: wikimedia.org

Ensayo sobre el Neoclasisismo
diciembre 20, 2016