Ensayo sobre la motivación

Ensayos, Sociales y humanidades

Motivación

Dentro del campo de la Psicología Humana, se define como motivación al sentimiento o estado interno de un individuo que lo incentiva a realizar una actividad o luchar por conseguir determinado objeto, persona o hecho, que él identifica con la concepción de satisfacción.

Etimológicamente la palabra motivación proviene del vocablo en Latín motivus o motus, el cual puede traducirse literalmente como “causa del movimiento”, por lo que se puede inferir entonces que el concepto de motivación se refiere al sentimiento que hace que un individuo se movilice en pro de obtener una meta concreta, sea ésta una acción concreta o un objeto.

En este sentido, entonces, la motivación ha despertado siempre la curiosidad de Psicólogos, orientadores y Psiquiatras, los cuales la investigan a fin de poder entender qué procesos y mecanismos pueden servir de agenciadores de este sentimiento, que hace activar y mover al humano, así como para también comprender cuáles son las situaciones y factores que puedan inhibir este sentimiento o influir en su contrario, la desmotivación.

De esta forma, varias escuelas psicológicas han promulgado sus teorías en cuanto a la motivación. A continuación se ofrecerán brevemente un recuento de estas, a la vez que se definirá básicamente sus principales enfoques:

Teoría de las Motivaciones Racionales

Esta teoría está completamente basada en la ideas, que reinaron por mucho tiempo en la Psicología, de concebir al hombre como un ser totalmente racional, estado desde el que además maneja su conducta. Actualmente, algunos estudios han revelado que esto no es tan cierto, y que dentro de los humanos subyace un gran porcentaje de acciones no racionales. De esta forma, la motivación residiría en la razón, en la cual se produciría un proceso de suma, que llevaría al humano a entender que podrá obtener aquello que lo satisface a través de ciertas acciones, impulsándolo entonces a llevarlas a cabo.

Teorías del Incentivo

Esta teoría por el contrario pone su acento en los incentivos, es decir en aquellos factores que provocan la activación de la motivación en el individuo. En este caso, la Psicología distingue básicamente cuatro de ellas:

  • Incentivos extrísecos: llamados también externos y conformados por algunos bienes materiales o recompensas, que funcionan como trofeo, es decir que propulsando ciertos procesos se conseguirán, por lo que el humano se siente motivado a seguirlo. Entre estos pueden encontrarse objetos materiales como carros, dinero, joyas, viaje, casas, etc.
  • Incentivos intrínsecos: por su parte este tipo de incentivos, también llamados internos, están más ligados a cómo entiende la vida el individuo. Es decir, qué clase de procesos o metas consideran importantes el individuo. Entre ellos, los Psicólogos diferencian entre Autonomía (lograr la independencia plena), Maestría (ser el mejor en un área) y Propósito (hacer algo mucho mejor y mayor que nosotros mismo).
  • Condicionamiento Operante: por su parte esta teoría, promulgada por el doctor Parrhus Frederic Skiner habla del condicionamiento que puede operarse en un individuo según la naturaleza de los incentivos. Empleada en el ámbito de la motivación, podría entenderse entonces que a estímulos más positivos, se lograría una mejor motivación y predisposición de la persona.
  • Push and Pull: finalmente esta teoría distinguiría entre dos tipos de motivaciones: las push que serían aquellas que empujan a una persona hacia sus objetivos, entre los que se encuentran la salud, el descanso, la aventura y el prestigio; y las pull, que siendo opuestas a las push, tienden a ser sentidas por el individuo de forma más fuerte, siendo descritas por los psicólogos como si fuese el objetivo a alcanzar quien hala al individuo.

Teoría de la reducción de las pulsiones

Esta teoría, en cambió coloca la lupa sobre las pulsiones o deseos innatos que tienen los seres humanos. Fue desarrollada por el psicólogo conductista Clark Hull, y básicamente plantea que estos impulsos preexisten en la conciencia humana, y se activan ante la necesidad de tener aquello que los motiva. En la medida en que la persona no consiga satisfacer su necesidad o deseo, las pulsiones irán en ascenso, desapareciendo únicamente cuando la motivación cumpla su cometido.

Teoría del contenido

En su caso, la Teoría del Contenido coloca el foco en las necesidades que un individuo siente, en el momento en que se activa su motivación. Esta tesis es conocida como una de las primeras teorías de la motivación, y se centra en conocer a fondo cuáles son los elementos que disparan las pulsiones del individuo, haciéndolo movilizarse por satisfacerlas.

Jerarquía de las Necesidades de Maslow

Así mismo, dentro de las teorías psicológicas dedicadas a entender cómo funciona el mecanismo de la motivación se encuentra ésta promulgada por el psicólogo Abraham Maslow, quien logra jerarquizar las necesidades humanas, colocándolas en una escalera, cuyos peldaños, según cuenta Maslow se van subiendo en medida que el peldaño donde se encuentra el individuo esté totalmente cubierto. En el orden establecido por Maslow el primer escalón referiría a las necesidades fisiológicas, el segundo a la sensación de seguridad. El tercer eslabón contemplaría las necesidades sociales. Cumplidas y cubiertas los tres primeros escalones, el individuo podría encargarse de la construcción de su autoestima, lo cual una vez logrado, lo llevaría a ascender al quinto y último escalón: la autorrealización. En este sentido, no se le podría pedir a un individuo que no tiene cubiertas las necesidades fisiológicas, de seguridad y sociales básicas que piense en hechos altruistas o que tenga un fuerte autoestima.

Visto a esta luz, la motivación depende mucho de la satisfacción de nuestras necesidades básicas. En resumidas cuentas, bajo la óptica de Maslow, no podemos contar con humanos motivados en la medida en que estos no cuenten con los elementos básicos que garanticen su satisfacción física y psicológica.

Motivación en la vida

Revisadas estas teorías, las cuales colocan el acento en distintos puntos del proceso de motivación, es decir: individuo, deseo, necesidad, motivación, objetivo, cada persona podría preguntarse en cuál de ellos debe afianzarse para conseguir las motivaciones necesarias que lo lleven a caminar hacia el objetivo planteado. No obstante, antes de cualquier proceso que active la motivación individual, algunos orientadores recomiendan también revisar las prioridades, pues más allá de que contar con motivación suficiente es un rasgo tomado como positivo, si ésta nos conduce a invertir energía en obtener objetivos que a la larga no nos conducen a buenos resultados, entonces no ha servido de nada. Por lo tanto, la motivación debe lograrse, pero ésta debería marchar de la mano de las prioridades correctas, a fin de poder hablar de motivaciones asertivas, que procuren al individuo el mejor nivel de bienestar posible.

Fuente de imagen: mabnegocios.com

 

 

 

Ensayo sobre la motivación

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: