Interfijos antihiáticos

Tal vez lo más recomendable, previo a abordar una definición sobre los Interfijos antihiáticos, sea revisar algunas definiciones, que de seguro permitirán entender este subtipo de partícula morfológica, dentro de su contexto preciso.

También te puede interesar:

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también resulte conveniente delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: la primera de ellas, el propio concepto de Monemas, a fin de entender en qué tipo de unidad morfológica puede ser clasificado, de forma global, el Interfijo antihiático. Así también, será necesario pasar revista sobre los conceptos de Morfemas, Morfemas dependientes derivativos e Interfijos. A continuación, cada una de estas definiciones:

Monemas

De esta manera, se comenzará por decir que los Monemas han sido explicados por la Morfología como uno de los dos distintos tipos de unidades, en base a las cuales se forma una palabra. Por ende, los Monemas podrán ser considerados también como partículas morfológicas pertenecientes a la Primera articulación, según la teoría de la Doble articulación del Lenguaje, promulgada por el lingüista francés André Martinet.

Por igual, de una forma mucho más específica, los Monemas serán entendidos como aquellas partículas morfológicas, que constituyen unidades indivisibles y con sentido, bien sea léxico, gramatical o fonológico, las cuales se combinan entre sí, formando nuevas palabras, y conformando la estructura interna de este tipo de partículas. En consecuencia, los Monemas serán entendidos también como el principal objeto de estudio de la Morfología.

Morfemas dependientes derivativos

En segunda instancia, será igualmente necesario lanzar luces sobre el concepto de Morfemas dependientes derivativos. Para esto, se analizará en primer lugar la definición misma de Morfema, el cual ha sido visto por la Morfología como uno de los dos principales tipos de Monemas que existen en las Lenguas naturales, y que constituyen unidades indivisibles y portadoras de información gramatical o fonológica.

Con respecto a los Morfemas dependientes, la Lingüística ha señalado que estos podrán ser considerados como aquellos morfemas indivisibles y portadores de información gramáticas, que no pueden hacer vida en las lenguas naturales de forma autónoma, sino que necesitarán estar en todo momento unidas al lexema, para complementarlo o agregar información gramatical referente a este.

Sin embargo, dentro de los Morfemas dependientes, es decir, de aquellos que necesitan unirse al lexema para funcionar dentro de las Lenguas naturales, se encontrará también los Morfemas dependientes derivativos, los cuales se unen en algún momento del lexema, para generar con estas partículas léxicas, nuevas palabras, siempre a través del proceso de Derivación, y caracterizadas por contar con plena independencia semántica, frente a las partículas de las cuales se ha derivado.

Interfijos

Por último, será igualmente necesario tomar un momento para revisar el concepto que ha dado la Morfología respecto a los Interfijos, los cuales serán entendidos entonces en primer lugar como un Morfema dependiente derivativo, es decir, que es una partícula morfológica que necesita unirse a un lexema, para complementarlo, creando con él nuevas e independientes palabras, siempre a través de la Derivación, proceso morfológico definido a su vez como la unión productiva de un afijo derivativo y un lexema.

Así mismo, de forma mucho más precisa, la Morfología ha descrito los Interfijos como aquellos morfemas de naturaleza átona, que se insertan en algún punto interno del lexema, para agregar información fonológica, siendo esta la principal característica que los hace diferenciarse de los otros Morfemas dependientes derivativos (prefijos y sufijos) los cuales se unen al lexema, para agregar información gramatical.

Interfijo antihiático

Una vez se han revisado cada uno de estos conceptos puede que ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse a una definición del Interfijo antihiático, el cual será comprendido, en primera instancia, como uno de los dos distintos tipos de Interfijo que existen, es decir, que Morfológicamente podrá ser clasificado como un subtipo de Morfema dependiente derivativo, es decir, tomando en cuenta la estructura interna de la palabra, como un tipo de Monema.

De igual forma, el Interfijo antihiático ha sido explicado por la Morfología como aquel morfema de tipo átono, que se inserta en algún lugar de la palabra, con el fin de romper con el hiato que existe en la forma original de la partícula, de ahí su nombre de antihiático, puesto que este tipo de Interfijo agrega información fonológica extra, que permite romper con el hiato. Entre algunos de los ejemplos que pueden existir sobre Interfijos antihiáticos, se encuentran los siguientes:

  • En la palabra “cafecito”, la partícula “c” (cafe-c-ito) se inserta en la forma “cafeito” para romper el hiato que se crea entre la e y la i, para esto agrega entonces información fonológica, alargando el sonido. Al mismo tiempo, como todo Interfijo se inserta entre el lexema y el sufijo, sirviendo de nexo entre estas dos partículas morfológicas.
  • Otro ejemplo de este tipo de Interfijos podrá observarse en la palabra “bebecito”, en donde también la partícula “c” se introduce para servir de nexo entre el lexema y el sufijo, al tiempo que rompe el hiato que existe en la forma “bebeito”.

Imagen: pixabay.com

Interfijos antihiáticos
julio 23, 2018
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar