Interjecciones formularias

Ampliar este tema:

Antes de abordar una explicación sobre las Interjecciones formularias, se revisarán algunas definiciones, que de seguro permitirán entender esta clase de partícula lingüística en su justo contexto.

Definiciones fundamentales

En este sentido, también se tomará la decisión de limitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: Palabra e Interjecciones, por encontrarse directamente relacionadas con la clase de interjección que se estudiará posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

La palabra

De esta manera, se comenzará por decir que la Palabra ha sido explicada, por las distintas fuentes, como una de las principales partículas lingüísticas, que pueden encontrarse en las Lenguas naturales. Sin embargo, si se deseara tener una visión mucho más integral sobre ella, entonces se deberá tener en cuenta igualmente las definiciones específicas que han promulgado sobre la Palabra las diferentes disciplinas de la Lingüística.

Por consiguiente, se tendrá que por ejemplo para la Morfología –materia que se enfoca en estudiar las partículas lingüísticas según su constitución- considera que la Palabra ha de ser vista como una estructura morfológica, que se forma gracias a la combinación de unidades lingüísticas más pequeñas, como lo son los Lexemas, unidades cuya función específica es la de aportar a la palabra su sentido léxico, y los Morfemas, unidades que se anexan a los Lexemas, con el fin de complementarlo, aportando información léxica o semántica.

Así también, la Semántica –disciplina que se encarga de estudiar los significados- considera que las palabras han de ser explicadas como partículas lingüísticas, con sentido propio, las cuales hacen vida entre dos silencios, que ocurren en un texto.

En este punto, es importante señalar que siempre que en Lingüística se hable de la noción “texto”, se hará para referirse al “texto oral”, en tanto que para esta disciplina su objeto de estudio es el Lenguaje, considerado como un sistema de signos lingüístico vivo, dinámico y dicotómico, el cual reside en la Lengua, al tiempo que se realiza en el Habla, mientras que la Escritura queda relegada a un sistema de registro secundario de la realidad del Lenguaje.

Por último, la Sintaxis –área de la Lingüística que estudia las partículas según su función y posición- entiende la Palabra como el núcleo mismo de la oración, así también como cada una de las partículas o eslabones que se unen para construir esta cadena superior de conocimiento.

En consecuencia, si se tuviera una visión que fuese desde lo micro hasta lo macro, se podría tener entonces que una combinación de Lexemas y Morfemas crea palabras, una organización coherente de palabras genera oraciones, y finalmente una disposición coherente y cohesionada de oraciones producirá textos.

Interjecciones

Igualmente, será necesario lanzar luces sobre el concepto de Interjecciones, las cuales han sido explicadas en primer momento como uno de los principales tipos de palabras, que existen en las Lenguas naturales, incluidas el Español.

Desde una perspectiva mucho más específica, las Interjecciones han sido explicadas por la Semántica como aquellas palabras, que cumplen con la tarea de expresar emociones, propias de la condición humana, como por ejemplo la Alegría, Admiración, Sorpresa, Rabia, Asombro, Saludo, Bienvenida, Dolor, Miedo, Felicidad).

Por otro lado, la Sintaxis señala que las Interjecciones, debido a que son palabras que expresan ideas completas, entonces pueden ser vistas igualmente como oraciones independientes, en tanto que se bastan a sí mismas, es decir, que no necesitan de otra palabra, construcción u oración para completar su sentido.

Para la Morfología, en cambio, las Interjecciones son entendidas como palabras del tipo invariable, ya que cuentan con una fórmula fija, sin que en ella se presenten cambios. Así mismo, las Interjecciones deberán ir siempre anotadas entre signos de admiración, con el fin de enfatizar la emoción que intentan transmitir.

Interjecciones formularias

Toda vez se han revisado estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse a una noción sobre las Interjecciones formularias, las cuales han sido explicadas, en primer momento, como uno de los siete distintos tipos de Interjecciones que existen en las lenguas naturales, así como una de las diferentes clases de palabras que se encuentran en ellas.

Desde el punto de vista semántico, las Interjecciones formularias han sido explicadas por las distintas fuentes como aquellas palabras, que cumplen con la tarea de dar la bienvenida o despedir al hablante o hablantes con quienes se establece el acto comunicativo. Por ende, las Interjecciones formularias son empleadas para conformar fórmulas de saludo o despedida.

Para la Sintaxis, este tipo de palabras, siendo interjecciones al fin, son entendidas igualmente como oraciones independientes, mientras que la Morfología considera las Interjecciones formularias como palabras invariables.

Ejemplos de Interjecciones formularias

Sin embargo, la forma más eficiente de cerrar una explicación sobre las Interjecciones formularias será a través de la exposición de algunos ejemplos de las distintas formas que estas Interjecciones pueden tener en el Español. A continuación, algunos de ellos:

¡Hola!
¡Qué hubo!
¿Cómo estás?
¡Qué gusto!
¡Bienvenido!
¡Hasta luego!
¡Adiós!
¡Chao!
¡Hasta luegito!
¡Que estés bien!

Imagen: pixabay.com

Interjecciones formularias

Bibliografía ►

Se habla de:                 


Ver más Artículo al azar