Interjecciones propias o primarias

Entre los distintos tipos de Interjecciones se encuentran las Interjecciones propias. Sin embargo, previo a abordar una explicación sobre ellas, se revisarán algunas definiciones, que de seguro permitirán entender esta clase de partículas en su justo contexto lingüístico.

También te puede interesar:

Definiciones fundamentales

Por consiguiente, se decidirá igualmente delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: Palabras e Interjecciones, por encontrarse directamente relacionadas con la clase de palabras, que se estudiará posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

Las palabras

De esta manera, podrá comenzarse por decir que las Palabras han sido explicadas, por los diferentes autores, como una de las principales clases de partículas lingüísticas. Sin embargo, para tener una visión mucho más profunda de ella, será necesario tomar en consideración también las definiciones particulares que han ofrecido sobre la Palabra las diferentes disciplinas lingüísticas.

En este sentido, se tendrá por ejemplo que la Morfología –materia que estudia las partículas desde su constitución- considera que las Palabras han de ser vistas como una estructura morfológica, la cual se encuentra conformada por una combinación coherente de Lexemas –unidades lingüísticas que aportan a la palabra su sentido léxico- y los Morfemas –unidades lingüísticas que se unen a los lexemas, con el fin de complementarlos, aportando información léxica o gramatical.

Por otro lado, la Semántica –área de la Lingüística que estudia los significados- considera que las Palabras deben ser vistas entonces como un tipo de partícula lingüística, con sentido propio, la cual hace vida entre dos silencios que tienen lugar en un texto.

Al respecto, es necesario acotar igualmente que siempre que en la disciplina lingüística se hable del concepto “texto” se hará para referirse al “texto oral”, y nunca al escrito, en tanto que para esta disciplina su objeto de estudio es el Lenguaje, al cual considera como un sistema de signos lingüísticos, vivo y dinámico, el cual reside en la Lengua y se materializa en el Habla, mientras que a la Escritura la ve tan solo como un sistema secundario e impreciso de registro de este sistema.

Finalmente, la Sintaxis –disciplina que prefiere estudiar las partículas según su posición y función- considera que las Palabras han de ser vistas como el núcleo mismo de la oración, así también como cada uno de los eslabones que la conforman.

Desde un punto de vista que vaya entonces de lo micro a lo macro, una combinación coherente de lexemas y morfemas produce palabras, mientras que una disposición lógica de palabras genera oraciones, y posteriormente un orden coherente y cohesionado de oraciones produce textos.

Las interjecciones

De igual forma, será necesario tomar un momento para pasar revista sobre el concepto de Interjecciones, las cuales han sido explicadas en primer momento como uno de los principales tipos de palabras, que pueden encontrarse en la mayoría de las lenguas naturales.

Desde una perspectiva mucho más particular, será necesario señalar que las Interjecciones han sido explicadas desde el punto de vista sintáctico como una oración completa, lo cual ocurre debido a que esta clase de palabra puede encerrar un sentido completo, sin necesitar entonces la presencia de ninguna otra partícula para expresarse.

Por otro lado, la Semántica ha señalado que las Interjecciones pueden ser consideradas como una clase de partícula lingüística, que cumple con la tarea expresar sentimientos bastante vivos, como por ejemplo alegría, dolor, tristeza, asombro, admiración, asco, angustia, emoción.

Para la Morfología, en cambio, las Interjecciones son entendidas como palabras invariables, en tanto que no presentan modificaciones en sus formas, puesto que estas son fijas. Igualmente, las Interjecciones se caracterizan por estar siempre encerradas entre signos de admiración, los cuales vienen a enfatizar la emoción trasmitida por la interjección.

Interjecciones propias

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, quizás ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre las Interjecciones propias, o Interjecciones primarias, las cuales en principio son señaladas como uno de los siete distintos tipos de interjecciones, que pueden considerarse al menos en el Español.

De forma mucho más precisa, las Interjecciones propias han sido explicadas por la Semántica como aquellas partículas lingüísticas, que cumplen con la tarea de expresar emociones puras, o incluso bastante primarias.

No obstante, es la definición de la Morfología la que sirve realmente para clasificar este tipo de partícula, puesto que las Interjecciones primarias serán aquellas que se caractericen por no provenir o derivarse de ninguna otra palabra, sino que constituyen partículas fijas, que han surgido desde el inicio como una interjección como tal.

De acuerdo a lo que señalan las distintas fuentes, en el Español, las Interjecciones propias cuentan con las siguientes formas:

¡Ah!
¡Ay!
¡Oh!
¡Ey!
¡Eh!
¡Hey!
¡Guay!
¡Uy!
¿Eh?
¿Ah?
¡Uf!
¡Puaj!
¡Guau!
¡Bah!
¡Buah!
¡Hala!

Desde el punto de vista sintáctico, este tipo de palabras, es decir, las Interjecciones propias o primarias pueden establecerse como una oración en sí misma, puesto que expresan un sentido completo, por lo que pueden aparecer solas en un contexto determinado, o también presentarse junto a otra oración independiente, como por ejemplo:

¡Uy! ¡Qué caro!

Imagen: pixabay.com

Interjecciones propias o primarias
junio 12, 2019
Se habla de:                 


Ver más Artículo al azar