La denotación

Quizás lo más conveniente, previo a abordar una explicación sobre la Denotación, sea tener en cuenta algunas definiciones, que de seguro permitirán entender esta acción lingüística, dentro de su justo contexto.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que sea entonces conveniente delimitar esta revisión a tres nociones específicas: El carácter dicotómico del lenguaje, el Significante y Significado, y las Relaciones sintagmáticas y paradigmáticas, por encontrarse directamente relacionadas con la naturaleza de la Connotación. A continuación, cada una de estas cuestiones:

Carácter dicotómico del Lenguaje

Por consiguiente, se comenzará por decir que el Lenguaje, de acuerdo a la definición establecida por el padre de la Lingüística, el lingüista suizo Ferdinand de Saussure, puede ser entendido como un sistema de signos, que tiene un carácter dicotómico, es decir, que se encuentra compuesto por dos entidades o planos, que pese a resultar contrarios, se requieren de forma constante, estos son reconocidos como Lengua y Habla.

En este sentido, Saussure señalaba que cada una de estas entidades contaba con sus propias naturalezas y características, definiéndolos a cada uno de ellos, de la siguiente manera:

Lengua: esta entidad será concebida como la dimensión del Lenguaje en donde residen las reglas por las cuales se rige este sistema de signos. De acuerdo a lo que señala la Lingüística, la Lengua podrá ser entendida como un sistema de normas y reglas, que cuenta con las siguientes características:

  • Es inmutable, esto sin embargo no quiere decir que no puede cambiar, sino que sufre cambios de manera muy lenta, por lo que pareciera que en realidad no cambia. No obstante, la Lengua que verdaderamente deja de cambiar pasa a ser considerada por la Lingüística como una Lengua muerta.
  • Es colectiva, lo cual puede ser interpretado como que la Lengua es un ente que les pertenece a todos por igual, y del cual no puede adueñarse un solo hablante.
  • Es diacrónica, esto quiere decir que se produce a lo largo de la historia, como un bien cultural que se va nutriendo a lo largo de las generaciones.
  • Es no dinámica, al no cambiar de forma frecuente, la Lengua es considerada también como una entidad no dinámica, puesto que casi no sufre modificaciones en el tiempo.
  • Es intangible, al ser una dimensión conformada por reglas, y residente en una dimensión colectiva de la comunidad lingüística que la posee, la Lengua no es algo concreto, que pueda tocarse o medirse.

Habla: por su lado, el Habla será concebida como una dimensión del Lenguaje, residente en la realización física que hace el hablante de la Lengua que posee, o a la que él pertenece. Esta entidad cuenta también con sus respectivas características, las cuales pueden ser descritas de la siguiente forma:

  • Es mutable, de esta forma, el Habla –a diferencia de la Lengua- es un ente que sufre importantes cambios, tanto a lo largo de la vida del hablante, como de la historia de la comunidad lingüística que la ejerce.
  • Es individual, puesto que más allá de que el Hablante realice por medio del Habla una Lengua colectiva, la forma de hablar de cada individuo es único, por esto se dice que la Lengua es individual.
  • Es sincrónica, lo cual quiere decir que el hablante habla en un momento que se inserta en la historia.
  • Es dinámica, precisamente la gran cantidad de cambios que va sufriendo el Habla, hacen que esta entidad pueda considerarse entonces una dimensión dinámica, puesto que muta, cambia y se renueva. Este carácter mutable, poco a poco va permeando la Lengua, produciendo cambios, que a la larga terminan por garantizar su permanencia en el tiempo.
  • Es tangible, siendo una realización física de la Lengua, por medio del acto del habla, se considera entonces tangible, puesto que se convierte en una realidad física medible y registrable, manifestada en la voz y las oraciones y palabras del Hablante.

Significante y Significado

Así como el Lenguaje es dicotómico, el Signo lingüístico también lo es, o en otras palabras, se encuentra conformado por dos entidades, contrarias, que se requieren mutuamente. En este sentido, el Significante estaría conformado por la huella lingüística que sirve para referir a una idea, el cual sería reconocido como Significado. Para poder hacerlo más gráfico, el Signo lingüístico estaría conformado por los siguientes entes:

Así mismo, la Lingüística resalta el carácter arbitrario del lenguaje, puesto que en verdad no existe una razón por la que el significante /kása/ se encuentre relacionada a la estructura de cuatro paredes y un techo, pese a que así se ha establecido dentro de la comunidad lingüística del Español.

Relaciones sintagmáticas y paradigmáticas

Por otro lado, será igualmente conveniente lanzar luces sobre este tipo de relaciones, establecidas en el Habla por las palabras. De esta manera, se tendrá que cada una de ellas refiere a lo siguiente:

  • Relaciones sintagmáticas: ocurren en el plano tangible del Lenguaje, es decir, en el Habla. Estas relaciones dan cuenta de los nexos que establece cada una de las palabras, con las que les anteceden y le siguen. En este sentido, se señala que al ser una realidad física, el Habla debe montarse en una línea del tiempo, para poder ser entendido, y que hace que él también adquiera una disposición lineal, es decir, que se encuentre una palabra detrás de otra, para poder comprenderse.
  • Relaciones paradigmáticas: sin embargo, cuando un hablante pronuncia una palabra, esta no solo crea relaciones con las palabras con las que tiene contacto en la oración, sino que a su vez –en la dimensión paradigmática- crea nexos con otras ideas, las cuales ocurren de forma simultánea, sin necesidad de insertarse en la línea del tiempo a la que obliga la sintaxis.

Denotación

Una vez se han explicado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse a una explicación sobre la Denotación, la cual ha sido definida por las diferentes fuentes como la relación objetiva, universal y directa que establece el Significante –o huella lingüística- con el Significado al cual refiere.

Es decir, para explicarlo en otras palabras, la Denotación implica que cuando el hablante menciona la palabra “casa” se refiera directamente al lugar de cuatro paredes y un techo, en donde viven individuos, y no a otros sentimientos que pudieran surgir por medio de las relaciones paradigmáticas de este significante, que podrían evocar en el hablante, de forma simultánea, también la idea de “hogar”, “refugio”, “tranquilidad”, “seguridad”, entre otros.

Por consiguiente, se dice que una palabra denota cuando al ser usada por el Hablante esta refiere o nombra la idea u objeto, que la comunidad lingüística en la que ha surgido, ha decido por convención, que sea señalada por esta palabra, y no por otra. En tal sentido, la Denotación será la palabra literal o directa con la que se nombra una entidad.

Ejemplos de denotación

Sin embargo, puede que la mejor forma de cerrar una explicación sobre la Denotación, sea a través de la exposición de ejemplos concretos, en donde pueda verse cómo funciona esta relación lingüística en el Español. A continuación, algunos de ellos:

Las flores están sobre la mesa

Al evaluar esta oración se puede interpretar cómo la palabra “flores”, en el contexto en donde está siendo usado, refiere de forma literal y directa al objeto natural “flores”, por lo que entonces se puede decir que entre este significante y su significado hay una relación de denotación, pues se menciona para referirse justamente al ente que ha sido bautizado de esta forma por la comunidad lingüística.

En la noche el faro guía a los barcos

En este otro ejemplo puede verse también una relación de denotación en cuanto al uso de la palabra “faro”, puesto que en este contexto puede verse entonces cómo esta palabra ciertamente sirve para referirse, de forma literal, universal y directa, al objeto por medio del cual se alumbra el mar para guiar los barcos, en medio de la noche, en los puntos costeros. En consecuencia, al usarse la palabra que ha sido escogida por convención por la comunidad lingüística para esta entidad, se está realizando una acción de denotación.

Mi perro fue al veterinario ayer

Así mismo, en esta oración también podrá verse un ejemplo de denotación, si se observa el uso de la palabra “perro”, la cual efectivamente está siendo usada para nombrar al animal mamífero de cuatro patas, que ejerce como mascota doméstica, y que puede ser considerado perteneciente al género canino. En consecuencia, siendo usada la palabra perro para referir a este tipo de animal, el cual ha sido nombrado de esta manera, es decir, como perro, por la comunidad lingüística entonces se puede tomar igualmente como un ejemplo de Denotación.

Anoche no dejaba de sonar el teléfono

Por último, el uso de la palabra “teléfono” en este contexto puede ser igualmente asumido como un ejemplo de denotación, puesto que estaría siendo usado para referir de forma directa, universal y literal para nombrar el objeto de telecomunicaciones, por medio del cual se pueden hacer llamadas en casa. En consecuencia, esta palabra está siendo usada con el objetivo por el que fue concebida por la comunidad lingüística que la concibió, por ende se encuentra denotando.

 Imagen: pixabay.com

La denotación
octubre 21, 2018
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar