La verdadera historia de Mafalda

Mafalda debutó en Argentina, en una tira cómica para  la revista «Primera Plana», el 29 de Septiembre de 1964.

También te puede interesar:

Quino, su autor

Fue un invento creativo de Joaquín Salvador Lavado, mejor conocido en la farándula como Quino, quien cuenta que en realidad su dibujo iba a ser la marca de Mansfield, una empresa argentina de electrodomésticos, pero finalmente el negocio no se efectuó y un año más tarde, la lanzó como la historieta que hoy se conoce. Para ese objetivo, contribuyó considerablemente el editor de ‘Primera Plana’, Julián Delgado.

Al pasar de los años, la historieta fue tomando tanta popularidad que fue comprada por el diario El Mundo, desde 1965 hasta 1967. Sus argumentos han sido traducidos a más de 25 idiomas y se ha consolidado como un símbolo de la batalla contra la inequidad social.

Pero no solo Mafalda es popular, sino que los otros personajes son también muy aceptados por los lectores. Manolito, por ejemplo, es conocido por ser un buen vendedor; Susanita, una niña con mucha hipocresía; Felipito, un ciudadano consciente y Miguelito, un briboncito intelectual.

 

El final de Mafalda

El tiempo fue trascurriendo y Mafalda se volvió como un miembro de la familia de los argentinos. Pero la dicha no duró mucho, pues en el 73 Quino decidió sacar la última historieta cómica, expuesta en el semanario Siete Días. Según el autor, resultaba muy difícil no caer en la repetición con el argumento de cada uno de los personajes, cuando ya han pasado varios años.

A pesar de ello, el éxito del personaje continuó y se siguen reproduciendo sus tiras cómicas en varios medios de comunicación a lo largo del mundo, además de grandes cantidades de objetos en alusión a ella, como muñecas, accesorios, vasos, camisetas y demás. Este hecho ha permitido que casi 40 años después de haber sido descontinuada, sea en la actualidad mundialmente conocida.

Fuente de imagen: photopin.com

La verdadera historia de Mafalda
octubre 30, 2015
Se habla de:         


Ver más Artículo al azar