La inteligencia en los animales

Al consultar el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, se puede encontrar una entrada para la palabra “inteligencia”, la cual cuenta con aproximadamente ocho distintas acepciones, siendo la primera de ellas la que define a esta cualidad del pensamiento como la “capacidad de entender o comprender”.


Lo más reciente:

Distintas acepciones de “inteligencia”

Así mismo, el Diccionario sigue mostrando definiciones para esta palabra, calificándola también como la “capacidad de resolver problemas”, al igual que un sinónimo de “conocimiento, comprensión” y acto de entendimiento. De esta forma, según estas definiciones, se podría inferir entonces que todo ser vivo con la cualidad de ser consciente de su situación, entenderla y usar procesos de razonamiento para resolver una situación dada puede tomarse como un ser dotado de un nivel de inteligencia.

Inteligencia según Piaget

En este sentido, la Psicología –como ciencia que estudia el comportamiento humano- se ha preocupado desde hace bastante tiempo y a profundidad en estudiar y definir el concepto de “inteligencia”. Un ejemplo de ello lo constituye Jean Piaget, psicólogo que además de investigar las etapas de desarrollo cognitivo durante las primeras etapas de la infancia, basó sus estudios también en tratar de definir el concepto, adquisición, desarrollo y características de la inteligencia, a la que definió como la cualidad que tiene un individuo para adaptarse a las diferentes circunstancias que se le presentan en la vida.

De esta forma, según el concepto de Piaget, todo ser vivo que ante un cambio de circunstancias en su ahora, busque modificar comportamientos, tomar decisiones y asumir acciones emprendidas a conseguir un proceso de adaptación ante las nuevos escenarios que le plantea su realidad es un ser que puede considerarse como poseedor de un nivel de inteligencia cognitivo.

Inteligencia animal

Aun cuando siempre se ha usado la “inteligencia” y la “razón” como banderas de la raza humana, para diferenciarse de los animales, al analizar los conceptos aportados por el Diccionario de la RAE, así como por el psicólogo Jean Piaget se puede, y viendo la capacidad de adaptación que tienen algunos animales como por ejemplo las ratas o las cucarachas, se puede señalar entonces que los seres vivos, no humanos, sí poseen un nivel de inteligencia, aunque diferente y tal vez menor, que el hombre.

La diferencia –de acuerdo a lo que aportan algunas fuentes de la Psicología- es que el humano es dueño de la capacidad de inteligencia abstracta, es decir, de imaginar, evocar, construir lenguaje y concebir y razonar conceptos abstractos, mientras que los animales (en menor o mayor medida) tienen una inteligencia que apunta a lo concreto, es decir, a su cualidad de analizar su entorno, resolver según sus necesidades y adaptarse de acuerdo a las nuevas circunstancias.

Bajo este contexto, también se puede traer a colación entonces la teoría evolutiva de Charles Darwin, quien planteaba en su momento que la inteligencia humana, la cual para este importante científico debió ir evolucionando a partir de seres más simples. De esta forma, Darwin también asumía la existencia de una inteligencia –más básica y menos desarrollada- en los animales más simples, puesto que según él indicaba, todos y cada uno de los seres vivos deben contar con la capacidad de interpretar su mundo y lograr resolver las circunstancias que se le presenten, para así poder conseguir comida, refugio, así como reproducirse y sobrevivir.

¿Cómo se estudia la inteligencia animal?

En algún momento, para la Ciencia era inconcebible hablar de inteligencia animal, puesto que esta cualidad se consideraba inherente y única del ser humano. No obstante, con el tiempo, la Ciencia fue asumiendo la noción evolutiva propuesta por Darwin, comenzando a ver al animal como poseedor de una inteligencia propia, aun cuando más concreta y simple que la del hombre. En la actualidad, es la Psicología, así como la Biología, la Etología y la Antropología las principales ciencias que se encargan del estudio de la inteligencia en los animales.

La forma en que se realizan los estudios sobre esta materia básicamente va encaminada a estudiar y registrar el comportamiento de los animales en su hábitat natural. Así mismo, disciplinas como la Psicología aplican los mismos exámenes que se usan para medir la inteligencia humana, encargándose entonces de medir en el comportamiento animal capacidades de percepción, lenguaje, memoria, entre otros.

Animales inteligentes

De esta forma, a través del estudio detallado del comportamiento animal, se ha podido identificar y clasificar algunos de los animales más inteligentes que existen en el planeta, los cuales casi siempre –lo cual parece estar explicado en términos evolutivos- suelen ser mamíferos. A continuación, algunos de ellos:

Delfines: considerados unos de los mamíferos más inteligentes, los delfines son capaces de comunicarse entre ellos, a través de un lenguaje, que ha sido estudiado por los científicos, quienes se han asombrado ante el nivel de complejidad que presenta. Así mismo, estos animales cuentan con el sentido de ecolocación, lo cual les permite ubicarse en el agua. En cautiverio, estos animales han sido capaces de aprender instrucciones complejas por parte de sus entrenadores. Igualmente, se tiene registro de que manejan la capacidad imitativa.

Perro: llamado el mejor amigo del hombre, el perro ha logrado desarrollar durante los siglos de convivencia con el humano la capacidad de entender al hombre. En este sentido, es capaz de estudiar y descifrar sus comportamientos, incluso algunas de sus palabras, aprendiendo comandos y respondiendo a ellos. Así mismo, es un animal que resuelve situaciones, aprende rutinas y se va adaptando a los cambios que presenta el ambiente. Desarrolla lazos afectivos con su dueño y sabe medir situaciones de peligro, e incluso ir en recate de su amo y otros seres humanos.

Primates superiores: así también, los científicos han logrado comprobar un grado de inteligencia importante en los chimpancés, gorilas y orangutanes, los cuales son capaces de mantener sociedades complejas, usar herramientas, adaptarse al medio ambiente y aprender tareas complejas. Así mismo, se ha visto en ciertas especies la capacidad de mentir, cuando por ejemplo los miembros débiles de la manada esconden la comida del macho alfa, para que les quede más a escondidas de este, lo cual es considerado como un grado importante de inteligencia, aun cuando los propios científicos señalen que la inteligencia de estos animales puede tender también a lo concreto.

Otros animales que son considerados como animales bastante inteligentes son las ratas, con capacidad de adaptación increíble, las gaviotas, las cucarachas, los pulpos, los gatos, las vacas y los elefantes, los cuales son capaces de recordar y reconocer lugares a través de décadas de existencia. Así, de una manera u otra, la lucha por la supervivencia es –para la Ciencia- una clara señal de inteligencia animal.

Imagen: pixabay.com

La inteligencia en los animales
julio 1, 2016
Se habla de:                                 

Ver más Artículo al azar